Qué le pasa a una cerradura inteligente cuando se va la luz y no hay Wi-Fi: estas son las soluciones de los fabricantes

Qué le pasa a una cerradura inteligente cuando se va la luz y no hay Wi-Fi: estas son las soluciones de los fabricantes
Sin comentarios

Dentro de la domótica, una cerradura inteligente es probablemente uno de los dispositivos más controvertidos. Y es que aunque ofrecen unas cuantas ventajas que hacen interesante su instalación, que sea el gadget encargado de actuar como intermediario entre tu hogar y posibles allanadores de morada hace que muchas personas se lo piensen dos veces. Seguridad al margen, hay dudas relativas a su funcionamiento que también despiertan suspicacias. Y es que si hay un percance eléctrico en tu casa y se va la luz, no funcionará ni tu router ni un enchufe inteligente pero, ¿qué pasa si tienes una cerradura inteligente? ¿Te quedas en la calle?

Para resolver estas preguntas espinosas (que debemos hacernos y resolver antes de comprar una cerradura "smart") hemos acudido a la documentación de la marca, que debería ser claro en cuestiones tan importantes como esta. En cualquier caso y si tienes dudas antes de dar el salto a las cerraduras inteligentes que han quedado sin resolver, consulta al fabricante o proveedor.

Ojo a la instalación

La primera respuesta podemos obtenerla directamente de su forma de instalación. Y es que existen dos formas de colocar una cerradura inteligente: o bien reemplazando nuestra cerradura anterior o como complemento de esta, siempre y cuando sea compatible.

Esta segunda opción simplemente añade una capa de conectividad a tu cerradura, ampliando las formas de acceder al hogar pero manteniendo la llave.

Esta segunda forma supone una ventaja ante posibles incidencias, ya sea eléctricas o de otro tipo, ya que tu cerradura "inteligente" seguirá siendo útil como cerradura "tonta".

Como verás a lo largo de este artículo, la instalación de una cerradura inteligente manteniendo la opción de la llave es lo más recomendado.

La clave está en la conectividad y los accesos

La siguiente cuestión tiene que ver con la propia cerradura inteligente: no se alimenta de la instalación eléctrica (dispone de su propia fuente de energía), por lo que no le afectaría un potencial apagón a su suministro energético y su conectividad.

Grosso modo existen tres protocolos principales de conectividad Bluetooth, Wi-Fi o Z-Wave (aunque también hay algún que otro modelo con NFC):

  • Con el Bluetooth la cerradura se conecta a tu teléfono directamente, independientemente del estado eléctrico de tu casa. Los dispositivos con esta conectividad consumen poca energía y están más limitados en funciones y alcance.

  • Aquellas compatibles con el protocolo cerrado Z-Wave se conectarán al router a través de un hub, por lo que una caída eléctrica sí que le afectaría. Entre sus ventajas, un mayor alcance y menor saturación frente a las que se conectan al Wi-Fi directamente.

  • Obviamente las que se conectan al Wi-Fi sí que sufrirían ante un potencial apagón que cortase esa comunicación. Entre las ventajas, que puedes integrarlas en las rutinas de tu hogar inteligente, por ejemplo, para que Alexa cierre la puerta a cierta hora. Lo bueno es que suele tratarse de una conectividad opcional que podemos dotar a nuestra cerradura comprando un accesorio (o en los modelos más premium, que venga ya incluido). Es el caso de la Yale Linus Smart Lock, con Bluetooth de serie pero con opción de Wi-Fi al adquirir la Yale Connect Wi-Fi Bridge.

Captura De Pantalla 2023 01 13 A Las 10 24 23

En resumen: la mayoría de fabricantes de cerraduras inteligentes y sus respectivos modelos, como por ejemplo Yale y sus Linus Smart Lock y Assure Lock 2, la SwitchBot Lock, Aqara y sus Smart Lock, Nuki y sus Smart Locks, Xiaomi y sus cerraduras inteligentes, Tedee y sus cerraduras conectadas... todos los casos disponen de una conectividad inalámbrica de corto alcance, generalmente Bluetooth (algunas también con NFC) para burlar las incidencias del Wi-Fi.

Así, la idea es que puedas abrir y cerrar la puerta de diferentes formas: con la aplicación instalada en el móvil o simplemente detectando que tu teléfono está cerca del radio de alcance, con paneles táctiles, mediante sistemas biométricos, con geolocalización, desde la web, etc.

El recurso de acceder desde la página web se considera de emergencia ante otro posible caso: que tu teléfono no esté disponible, puede ser porque lo hayas perdido o te lo hayan robado o por algo tan mundano como quedarte sin batería.

Los problemas no se acaban aquí: ¿y si la cerradura inteligente se queda sin batería? Es cierto que disponen de una autonomía elevada y que recibirás avisos antes, pero podría pasar. ¿Y si falla el protocolo de conexión? La documentación del fabricante no siempre detalla la resolución de estos percances, pero en general, la respuesta suele ser o bien recurrir a la llave, el acceso desde la página web y en última instancia, acudir al soporte técnico.

Temas
Inicio