Por qué nunca me compraría un televisor OLED de la exposición de una tienda y qué mirar en los reacondicionados
Televisores

Por qué nunca me compraría un televisor OLED de la exposición de una tienda y qué mirar en los reacondicionados

A la hora de comprar un nuevo televisor para casa muchas son las opciones que tenemos disponibles, tanto de modelos nuevos como en el mercado de segunda mano, estos últimos evidentemente más baratos.

En esta categoría se engloban tanto los equipos que han sido utilizados por otros usuarios en sus domicilios como los reacondicionados y procedentes de las exposiciones de las tiendas que quieren liquidar su stock para empezar a vender los modelos de la nueva temporada, con tecnologías LCD y OLED.

Es aquí donde puede surgirnos la duda: ¿merece la pena comprar uno de estos televisores que han estado en exposición aunque me ofrezcan garantía? La respuesta es compleja y depende sobre todo del tipo de tecnología que tenga el televisor, ya que mientras que en los modelos LCD no suele haber ningún problema, con los OLED la cosa es muy distinta.

Televisores OLED: cuidando del panel

OLED

Las siglas OLED (Organic Light-Emitting Diode) hacen referencia a “diodo orgánico emisor de luz” y suponen una considerable evolución en la tecnología de paneles para televisores de gama alta que destaca por la capacidad de autoiluminación de cada uno de los píxeles.

A diferencia de las pantallas LCD, en OLED no es necesario contar con una luz trasera que ilumine hacia delante las diferentes capas del panel, lo que permite que no haya luces residuales de fondo que produzcan problemas de blooming o halos alrededor de imágenes brillantes sobre fondos oscuros y además obtenemos unos negros más profundos y puros.

Además, como hemos visto en otras ocasiones, los televisores OLED ofrecen unos ángulos de visualización muy cercanos a los 180 grados prácticamente sin degradación en los colores, pérdida de contraste, brillo o nitidez y su tiempo de respuesta es espectacular, casi instantáneo, situándose muy por debajo de 1 ms, lo que se traduce en transiciones de imagen muy rápidas sin rastros, estelas, figuras borrosas y demás problemas de la tecnología LCD.

Sin embargo, no todo en OLED son ventajas. La tecnología, que ha mejorado considerablemente en los últimos dos o tres años, presenta ciertos inconvenientes como una menor capacidad de luminosidad con respecto a LCD y posibles retenciones y/o quemados de la imagen que pueden echar para atrás a algunos usuarios.

Aunque la situación ha mejorado mucho desde las primeras teles que se vendieron hasta 2016-2017 y los fabricantes han implementado mejoras en los paneles con estructuras de subpíxeles más resistentes y algoritmos para el control de la estabilidad de los píxeles.

OLED

Sin embargo, todas estas medidas funcionan con un uso "normal" de la tele, algo que no se da habitualmente en los modelos de exposición de las tiendas que funcionan durante todo el día y muchas veces se apagan directamente desde una regleta o interruptor general impidiendo que estos procesos de restauración de los píxeles entren en funcionamiento.

Además, cuando sacan una nueva tele de su caja en una tienda suelen instalarla en modo "tienda" y con todo el brillo del panel al máximo, en modo "vívido" para que se vea bien en la exposición a plena luz, repitiendo una y otra vez, hasta el infinito, el mismo vídeo todo el día. Esto, junto con el punto anterior, hace que los marcados que en casa nunca llegarían a aparecer o tardarían muchos años, aquí si se produzcan y luego cuando la compremos nosotros, por muy ganga que sea nos llevaremos una desilusión.

Cómo saber si la tele ha sido usada en exceso

Aquí pueden darse varias situaciones que harán que este riesgo de tener un panel gastado por algunas zonas sea más o menos acentuado. Por ejemplo están las horas de uso de la tele. No es lo mismo una que haya sido usada 100 horas que una que lleve 3.000 horas funcionando al máximo de sus posibilidades.

Tampoco es lo mismo ni tendrá la misma influencia en el panel la configuración que se haya usado habitualmente como modo cine, juegos, vívido, etc.

Telegram Cloud Photo Size 4 5938027853247526786 Y
Ejemplo de menú avanzado del televisor LG OLED65C9 donde muestra un tiempo de uso de 1694 horas

Por ello, siempre que sea posible hacerlo, conviene echar un vistazo al tiempo de uso del panel, algo que podemos lograr entrando en los menús ocultos de muchos televisores y de lo que hablamos en profundidad en este artículo.

De este modo podemos hacernos una idea de si la tele ha estado funcionando durante meses en la estantería de una tienda o por ejemplo ha estado apagada, procede de otro tipo de reacondicionado por algún defecto secundario como un arañazo, problema con el empaquetado, etc.

Algo que podemos hacer para ver el estado del panel es reproducir algún vídeo especializado en dicha tarea, como por ejemplo el que os pongo sobre estas líneas. La idea es reproducir unos patrones de colores concretos por toda la pantalla y si hay zonas con píxeles quemados veremos como una especie de sombras con las figuras de los logotipos marcados en el panel.

Si no notamos nada extraño esto quiere decir que, por el momento, nuestro panel está libre de este problema, aunque aún así no podemos saber si ya ha sufrido algún tipo de degradación en algún píxel, puesto que ésta es acumulativa.

Temas
Inicio