Estos puntos básicos te dicen si el router que te regala tu operadora es bueno o malo
Redes locales

Estos puntos básicos te dicen si el router que te regala tu operadora es bueno o malo

Los routers que ofrecen las operadoras en forma de cesión o de regalo, son un tema controvertido. Y es que no son pocas las dudas que muchas veces suscita la calidad de los mismos. Por eso, vamos a intentar aclarar si es posible conocer la calidad del router que tenemos en casa.

Se trata de estudiar las características que ofrecen en determinados apartados para conocer si cumple con las prestaciones que vamos a necesitar o si por el contrario será interesante hacernos con un router extra que sea el que gestione la red de casa, tanto por cable como Wi-Fi.

Wi-Fi soportado

Router 2

Lo primero es estudiar las especificaciones técnicas para conocer al detalle lo que ofrece y lo que puede dar de sí. Para ello lo más rápido es leer el manual de instrucciones o de usuario que viene en la caja o buscar en Internet en foros especializados o en la página de la operadora o el fabricante.

Con independencia de si lo usamos con una conexión de fibra o de ADSL, en las especificaciones podemos encontrar desde el tipo de redes que soporta, el nivel de seguridad que puede ofrecer, los puertos que posee...

Router

Los modelo más habituales del mercado son los compatibles con la doble banda de 2,4 GHz y 5 GHz. Routers con WiFi 5, justo los anteriores al WiFi 6 que ya está empezando a circular en casos puntuales o incluso al WiFi 6E.

No obstante, en estos dos casos, hay que tener en cuenta que para aprovechar este tipo de redes en casa hay que contar con aparatos compatibles, ya sean teléfonos, ordenadores, televisores... Así que si tu router no es WiFi 6 no hay que montar ningún drama. Lo que si debemos considerar es que tenga al menos WiFi 5.

Puertos

Usb

Otro punto a estudiar son los puertos. Que tenga más o menos puertos no quiere decir que sea mejor o peor, pero sí que puede servir para indicar si se ajusta o no a nuestras necesidades.

Si sólo te interesa la conexión Wi-Fi este punto sobra. Pero si el cable es tu aliado fiel debes buscar un modelo que incluya el mayor número de puertos, en los que además debes conocer su tipo.

Hay que tener en cuenta que el cable es el único método de conexión que te permite aprovechar todo el potencial de tu router, pues no ofrece pérdida de velocidad, lag o interferencias.

Lo normal es que los modelos que nos regala la operadora de turno posean entre dos y cuatro entradas LAN Ethernet con capacidad de conectarse a una velocidad de hasta 1 Gbps. Basta con mirar en la trasera o en el libro de instrucciones. En algunos modelos más avanzados se pueden encontrar incluso tomas especiales que soportan hasta 10 Gbps.

Además hay routers que cuentan con puertos USB y ya hemos visto todo el juego que pueden dar. Estos puertos USB pueden ser del tipo 2.0 o 3.0, puertos M2 e incluso algunos pueden contar con puertos para leer tarjetas SD. Las posibilidades que ofrecen son enormes, pues permiten conectar el router a otros equipos como impresoras, servidores u otros periféricos y tener acceso a todos en la misma red.

Antenas y cobertura

Router

Un punto fundamental, pues determina la calidad de la cobertura Wi-Fi en toda la casa. A no ser que cuentes con un sistema de red en malla o redes Mesh, es interesante un router que lleve la señal lo más lejos posible y con la máxima estabilidad.

La doble banda, de 2,4 GHz y 5 GHz lo hacen posible. La primera ofreciendo potencia y estabilidad y la segunda velocidad y menos interferencias. Y para ello no está de más conocer el número y orientación de las antenas que posee.

Ya sean internas o externas, estas son las encargadas de llevar la cobertura a todos los rincones de la casa. No obstante, aunque este es trabajo suyo, no está de más "echar un cable" colocando el router en la posición y lugar más adecuado para encontrar el menor número de obstáculos posible.

Y si aún así, tienes problemas de cobertura, puedes optar por soluciones tan dispares como extensores de red, repetidores Wi-Fi, PLC's, usar redes en malla...

Interfaz de usuario

Interfaz

Un punto complejo que dejamos para el final es el referido a la Interfaz de usuario. Y es que aquí encontramos también un apartado subjetivo que depende en parte de los gustos de cada persona. El diseño de la Interfaz más allá de ser mejor o peor, se adapta más o menos a cada uno.

Lo que si debemos tener en cuenta es que esta Interfaz, clave para configurar todos los parámetros del router, cuente con unos aspectos mínimos. Que admita un mínimo de opciones de forma clara, sin complicaciones, pero que a la vez pueda tener un menú más "pro" opcional para el que quiera contar con opciones más avanzadas es un punto importante.

Como más que la estética. prima la funcionalidad y eficacia, es importante que la interfaz sea intuitiva. El que sea atractiva es un plus, pero no es lo básico. Debe ofrecer acceso a todas las funciones y hacerlo sin liar al usuario, tanto si se hace por medio de una aplicación para móviles o por medio del acceso web.

Cómo puedes ver todo el resumen, todo lo que hay que estudiar, se concentra en cuatro apartados. Estos son los que esconden las claves que determinan si el router que te ha regalado la operadora es, no bueno o malo, sino aquel que necesitas.

Temas
Inicio