Compartir
Publicidad

La Raspberry Pi cumple dos años

La Raspberry Pi cumple dos años
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parece mentira cómo pasa el tiempo. La Raspberry Pi acaba de celebrar su segundo cumpleaños. Dos años que han dado muchísimo de sí. Muchos niños han aprendido a programar en ellas, su principal razón para salir al mercado. Pero también numerosos proyectos han visto la luz, muchos productos se han aprovechado de un hardware barato y todos nosotros nos hemos favorecido de este pequeño ordenador.

Podemos tener cajas tan vistosas como esta de Adafruit para cuidar de nuestra Raspberry Pi

La Raspberry Pi, ese pequeño ordenador del que todo el mundo ha hablado en estos dos años

A poco que hayáis leído blogs de tecnología, o leido periódicos o visto la televisión, habréis tenido oportunidad de oir hablar sobre la Raspberry Pi. Y es que este minúsculo ordenador, cuyo rendimiento equivaldría a la de un 80386 pero con mayor potencia gráfica es todo un "chollo" a la hora de tener un ordenador barato y de bajo consumo.

¿Qué ordenadores conocéis que puedan servir como centro multimedia gracias a las distintas distribuciones (Raspbmc, Openelec, Xbian) que han ido saliendo y que cuesten menos de 30 euros? ¿Cuántos pueden presumir de consumir tan sólo 3,5 vatios y poder alimentarse de un puerto USB o bien de un cargador de móvil? ¿Y qué ordenadores están preparados para conectarles varios dispositivos como una cámara barata o un display LCD táctil o un display USB?

La minúscula cámara de la Raspberry Pi

El 29 de febrero de 2012 la fundación Raspberry Pi empezó a aceptar órdenes de compra del modelo B. Es el modelo más popular de la Raspberry Pi y cuenta con un chip Broadcom BCM2835, que contiene un procesador central (CPU) ARM1176JZF-S a 700 MHz, aunque puede subirse su frecuencia hasta 900 MHz o más, un procesador gráfico (GPU) VideoCore IV, y 512 MB de memoria RAM, aunque las primeras unidades contaban con la mitad de memoria.

El 4 de febrero de 2013, casi un año después, salía el modelo A que sacrificaba una de las conexiones USB y el puerto de red, así como la mitad de la memoria para tener una versión más barata y que además consume menos que el modelo estrella. La salida tuvo tanto éxito que los primeros compradores tuvieron que esperar meses para hacerse con una. Se calcula que el número de Raspberry Pi en estos dos años supera los dos millones y medio de unidades vendidas, fabricadas tanto en la fábrica de China como en la que se encuentra en el Reino Unido.

Caja con montura VESA para la Raspberry Pi, así podemos colgarla detrás de nuestro monitor o televisor

La Raspberry Pi y su ecosistema

Alrededor de la Raspberry Pi han salido infinidad de accesorios, periféricos y productos que han lanzado a muchísimas compañías nuevas. Vamos, que ha sido un motor de negocio tanto propio como de terceros, que se han beneficiado del éxito de la Raspberry Pi. Cajas, fuentes de alimentación, dispositivos USB como son los convertidores a Wi-Fi, discos duros, Tarjetas de memoria y adaptadores, ... todo un negocio floreciente para completar lo que ya de por sí ofrece la Raspberry Pi.

También hay que hablar de los proyectos que han buscado financiación a través de Kickstarter o Indiegogo y que han cumplido sus sueños. En la siguiente imagen podéis ver a BrickPi, un proyecto que vió la luz gracias a Crowdfunding y que permite hacer pequeños robots gracias a la Raspberry Pi y a piezas de Lego Mindstorms.

BrickPi, un proyecto que vió la luz gracias a Crowdfunding

Aprendiendo a programar con la Raspberry Pi

Pero volvamos a los orígenes de la Raspberry Pi. Su creador, Eben Upton, buscaba un ordenador barato y que permitiera a los niños volver a los orígenes de la informática en los colegios. Un ordenador pequeño y que no tuviera una gran potencia, pero que permitiera su uso como ordenador y que facilitase tanto a profesores como a estudiantes el tener una plataforma de desarrollo asequible.

Aprendiendo a programar con la Raspberry Pi

Raspbian, la distribución Linux más popular incluye Scratch, un tutorial de programación gráfica con el que los más pequeños pueden dar sus primeros pasos a la hora de hacer sus propias aplicaciones. También Python, el lenguaje de programación y scripting es uno de los pilares a la hora de crear código en la Raspberry Pi e interactuar de forma sencilla con los elementos hardware de la Raspberry Pi.

Proyectos y más proyectos

Sólo tenemos que irnos a la web de Raspberry Pi, a Hackaday, a Instructables o a webs españolas como Misapuntesde para descubrir muchísimas posibilidades.

En Xataka Home la hemos usado como mediacenter y hemos comparado las distintas distribuciones que nos traen con muy poco esfuerzo XBMC a la Raspberry Pi (Raspbmc, Xbian, Openelec), hemos hecho nuestro propio ordenador portátil con ella y un Lapdock de Motorola, la hemos usado como servidor y reproductor musical. También la hemos usado como máquina de videojuegos retro y hemos dado pistas de cómo usarla como asistente personal. Y también hemos dado un montón de ideas y recomendaciones para su uso.

El proyecto de portátil del que os hablamos en Xataka Home, un portátil por 150 euros

A diario surgen nuevas ideas y proyectos para la Raspberry Pi, y en Xataka Home seguiremos haciéndonos eco de los mejores y creando los nuestros.

¿Qué nos traerá la Raspberry Pi en el futuro?

Antes de continuar, la Raspberry Pi no tiene como objetivo ser un ordenador potente. Eben Upton dijo el año pasado que no habría nueva Raspberry Pi en 2013 y parece ser que en 2014 tampoco tendremos Raspberry Pi nueva, si nos atenemos a la última entrevista que han publicado en Make.

La carrera por tener procesadores en los móviles, con un consumo bajo pero exprimiendo toda la potencia hace que los precios de estos componentes bajen. Esto puede facilitar que la próxima generación de la Raspberry Pi lleve algún procesador más moderno como el Allwinner A20 de la Cubieboard 2, con varios núcleos y que multiplique su potencia por poco dinero.

Eben Upton, el creador de la Raspberry Pi

Otra posibilidad es que ya incorpore Wi-Fi de serie, sin necesidad de ocupar uno de los dos puertos USB con los que cuenta el modelo B. Y, hablando de comunicaciones, un puerto Gigabit en cuanto a la conexión de red no le vendría tampoco nada mal para proyectos más complejos como son los cluster y las granjas de computación.

Como los chips todo-en-uno ya incorporan más memoria, es posible que podamos tener más capacidad de almacenamiento y desarrollar aplicaciones más complejas y disfrutar de distribuciones linux más completas. Sería bueno que las conexiones de propósito general en el interfaz de la Raspberry Pi se mantuvieran y que contase con un segundo conector, de forma que todos los dispositivos que ya han salido siguieran siendo compatibles, pero probablemente esto será todo un reto a la hora de diseñar la placa. Pero como os digo tendremos que esperar a disfrutar de una nueva algún tiempo.

Tenemos mucha Raspberry Pi todavía que disfrutar, entre otras cosas gracias a las nuevas librerías y también a aceleradores gráficos como Wayland que prometen tener aplicaciones con buen rendimiento gráfico. También podemos disfrutar de Epiphanym, un navegador web que está mejorando cada día y pretende soportar HTML5.

En Xataka Home seguiremos haciéndonos eco de los mejores proyectos y creando los nuestros

La Raspberry Pi ha supuesto tanto un empujón a la hora de enseñar informática a la vieja usanza, como a la internet de las cosas, ofreciendo un ordenador barato pero grande en posibilidades. ¡Muchas Felicidades! Esperemos que cumplas muchos años y que nosotros podamos usarte en muchísimos proyectos más.

Más información | Raspberry Pi En Xataka Smart Home | Raspberry Pi

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio