"Una TV que no es una TV": así es posible transformar en una Smart TV este panel 4K con ayuda de una Raspberry Pi

"Una TV que no es una TV": así es posible transformar en una Smart TV este panel 4K con ayuda de una Raspberry Pi
Sin comentarios

En Xataka Home pudimos hablar recientemente de las ventajas que nos puede ofrecer una Raspberry Pi y algo de imaginación. Sin embargo, nuestro proyecto con una de estas placas puede escalar hasta lo que ofrecen compañías como Sharp NEC. Y es que lo que veis en la imagen no se trata de un televisor.

Lo que aparece en la imagen no es nada más y nada menos que una pantalla utilizada para fines comerciales. Una pantalla de gran tamaño que admite placas como la Raspberry Pi, pudiendo transformarla en toda una Smart TV funcional.

Una pantalla con capacidad para conectarle una Raspberry Pi

El módulo que ofrece el fabricante contiene una Raspberry Pi 4 modificada con un disipador para poder acoplarse al panel 4K UHD de Sharp NEC, un panel preparado para estar encendido 24/7. Lo interesante de todo es la facilidad con la que es posible acoplar el módulo al panel, ya que tan solo tenemos que insertarlo en uno de los acoplamientos posteriores del panel.

Nec Cm4 Carrier Ports

El creador de contenido Jeff Geerling ha ahondado más en el tema a través de un vídeo de YouTube. Aquí ha comentado el funcionamiento del módulo Pi en el panel, algo que nos permitirá, dada su naturaleza, instalar todo tipo de sistemas operativos para disfrutar de aplicaciones, juegos, o contenido multimedia. La placa cuenta con conexión Ethernet, luego puede conectarse a Internet para realizar todo tipo de tareas.

Sistemas operativos como RetroPie, LibreELEC con Kodi, o el propio Raspberry OS, entre muchos otros, son compatibles con el módulo, por lo que las posibilidades son infinitas.

Otra de las virtudes es la adición de puertos USB o el uso de la propia memoria eMMC para el almacenamiento. De esta forma, es posible reproducir vídeos, música y otro tipo de archivos a través de una memoria USB o disco duro externo.

Optar por esta alternativa nos puede librar completamente de los sistemas operativos cerrados de cada televisor y de las técnicas de las compañías para ofrecernos recomendaciones personales mientras hacen un uso cuestionable de nuestros datos. Sin embargo, el hecho de que el panel cueste 1.659 dólares, más los 199 dólares del módulo puede ser un gran obstáculo para muchos.

Más información | Jeff Geerling

Temas
Inicio