Por qué prefiero una Raspberry Pi antes que Chromecast u otro dispositivo para ampliar las funciones Smart TV del televisor

Por qué prefiero una Raspberry Pi antes que Chromecast u otro dispositivo para ampliar las funciones Smart TV del televisor
Sin comentarios

La mayoría de los usuarios se conforman con las funciones de Smart TV que incluye su televisor. Otros tantos hacen uso de un dongle como Chromecast o Fire TV Stick para ampliar sus posibilidades y rendimiento, además de las TV boxes que normalmente son superiores en especificaciones. Sin embargo, existe otra opción para los más exigentes que combina la experiencia de un PC y una Smart TV en uno, pudiendo contar con un ordenador en un tamaño minúsculo y preparado para lo que sea. Hablamos de la Raspberry Pi.

Si bien hay infinidad de proyectos que se benefician de la electrónica que ofrece este curioso aparato, también hay quienes lo utilizan como si fuera un TV Box, mediante la instalación de un sistema operativo. En este artículo hemos repasado todas las ventajas que ofrece este dispositivo a la hora de crear un sistema Smart TV para ayudarte a dar el salto si te lo habías planteado alguna vez.

¿Qué es una Raspberry Pi?

raspberry pi

Una Raspberry Pi no es más que un ordenador en formato reducido, agrupando todos sus componentes en una pequeña placa en la que encontraremos también diversos puertos para conectar dispositivos externos. Su modelo más actual ofrece hasta 8GB de SDRAM, un procesador Quad core Cortex-A72 de 1,5 GHz, Ethernet y conexión Gigabit, Bluetooth, puertos USB y HDMI, e incluso cuenta con la posibilidad de decodificar contenido en H.265 y H.264 en hasta 4K y 60fps.

La potencia que ofrece en este reducido tamaño es aprovechada en multitud de proyectos, entre ellos el de reproductor multimedia inteligente para nuestro televisor. Bajo estas líneas os dejamos con los beneficios más destacados de adquirir una de estas placas para nuestra TV.

Podemos instalar el sistema operativo que queramos

Openelec

La Raspberry Pi 4 Modelo B ofrece la posibilidad de instalar tarjetas microSD para que pueda cargar el contenido introducido en ellas. Nosotros podemos equipar estas tarjetas con cualquier sistema operativo que soporte la Raspberry Pi, y desde aquí ya avisamos que hay un amplio abanico.

En este miniordenador podemos instalar Windows, e incluso distribuciones de Linux personalizadas, el verdadero jugo de este dispositivo. Como recomendación, siempre podemos tener una SD con Windows, y otra destinada a un ecosistema personalizado para nuestra Smart TV basado en Linux, como KDE Plasma, u openELEC, los cuales cuentan con integraciones de KODI. De esta manera, podemos transformar nuestro televisor, aunque no sea Smart TV, en un avanzado reproductor multimedia inteligente. Podemos incluso personalizar el estilo a Android TV o Apple TV. Las posibilidades son infinitas.

Variedad de puertos

raspberry pi

La placa cuenta con una gran variedad de puertos y conexiones. Podemos reproducir contenido de dispositivos externos a través de sus puertos USB, conectar mandos a distancia o para jugar vía USB o Bluetooth, o incluso tener conexión directa con nuestro router a través del puerto Ethernet con velocidades de Gigabit.

Esta variedad de puertos transforma la Raspberry Pi en un dispositivo tremendamente versátil y escalable, ya sea para reproducir contenido a través de nuestras aplicaciones favoritas, jugar a videojuegos, o incluso controlar cualquier dispositivo inteligente en el hogar.

El streaming de contenido es pan comido para la Raspberry Pi

Durante los últimos años la tendencia del ocio y el entretenimiento audiovisual pasa por el streaming, y hoy en día contamos con múltiples servicios y plataformas para la reproducción de contenido por medio de esta técnica. Netflix, HBO Max, Disney+, Prime Video, y compañía, no serán problema para una Raspberry Pi.

Junto a ello, también es posible configurar un servidor de Plex, KODI, o plataforma similar, para disfrutar de nuestro contenido en cualquier dispositivo. Con los pluggins y herramientas adecuadas podemos convertir nuestra Raspberry Pi en un potente servidor para todo tipo de contenido.

Compatible con los códecs H.265 y H.264

La compatibilidad con los códecs actuales es algo que cada vez va cobrando más importancia, sobre todo en cuanto a técnicas de compresión se refiere. La Raspberry Pi 4 Modelo B incluye compatibilidad con multitud de códecs, entre ellos H.264 y H.265 para la decodificación de vídeo.

El soporte de múltiples formatos hace que la Raspberry Pi sea un reproductor altamente capacitado, pudiendo así disfrutar de infinidad de contenido.

Jugar a títulos de PC en hasta 4K y 60fps vía streaming

Streaming

Debido a que estamos hablando de un ordenador hecho y derecho, éste también ofrece compatibilidad con el streaming de juegos, siendo un equipo más capaz incluso que una NVIDIA Shield. De esta manera, con las herramientas idóneas es posible reproducir nuestros juegos de PC en gran calidad y resolución.

Para esto podemos utilizar herramientas como Moonlight, Steam Link, Parsec, o cualquier otra aplicación similar. Si además de ello, tenemos conectada la Raspberry Pi a Internet a través del puerto Ethernet, disminuiremos la latencia de la imagen. También podemos conectar mandos vía Bluetooth, pudiendo jugar prácticamente sin cables a nuestros juegos favoritos.

Transformar la Raspberry Pi en un competente streamer de música

Para los más audiófilos, también existe la posibilidad de transformar una Raspberry Pi en un streamer de audio de alta fidelidad. De esta manera, podemos reproducir de manera inalámbrica los archivos FLAC y sin pérdida que tengamos almacenados en nuestro PC o servidor. De hecho, nuestra Raspberry Pi también puede hacer de NAS, pudiendo almacenar todo tipo de archivos y gestionarlos desde otros dispositivos y equipos.

Para transformar la Raspberry Pi en un streamer de música nos podemos valer de herramientas como la que nos ofrece Volumio o moOde Audio. Podéis saber más a través de este artículo.

La emulación, principal razón por la que muchos optan por una Raspberry Pi

Son muchos los usuarios que desean adquirir una Raspberry Pi para transformarla en una consola retro. Dada su versatilidad y especificaciones, es posible también disfrutar de videojuegos retro gracias a la emulación. Además, también es posible comprar carcasas personalizadas, pudiendo enclaustrar este dispositivo en una caja que simule el aspecto de una NES, SNES, o cualquier otra consola.

En la red existen multitud de herramientas para ello, incluso sistemas operativos específicos para darle el toque necesario a nuestra consola retro personalizada.

Raspberry Pi cuenta con una enorme comunidad detrás

raspberry pi

Debido a su carácter abierto, podemos encontrar infinidad de herramientas, aplicaciones, y sistemas desarrollados por la comunidad, además de guías de todo tipo para llevar a cabo infinidad de proyectos.

Transformar una Raspberry Pi en un reproductor multimedia inteligente nos llevará tan solo unos minutos, ya que tan solo tenemos que escoger el sistema operativo que deseamos utilizar y un medio de almacenamiento para nuestros archivos. Su facilidad de uso, versatilidad y reducido tamaño son los aspectos clave por los que muchos se decantan por esta opción por encima de un TV Box, dongle, o software incorporado en la Smart TV.

Temas
Inicio
Inicio