Publicidad

Quiero montar un cine en casa, ¿merece la pena apostar por un proyector o es más recomendable una tele de gran formato?
Televisores

Quiero montar un cine en casa, ¿merece la pena apostar por un proyector o es más recomendable una tele de gran formato?

A la hora de montar un cine en casa una de las primeras dudas que nos surgen son las relativas al dispositivo de visualización: ¿es mejor un proyector o tal vez conviene más un televisor de gran diagonal?

Hace unos años cuando las teles apenas llegaban a las 60 pulgadas, las diferencias en sensación de inmersión que daba un proyector de gama media con su enorme pantalla estaba claramente por encima del televisor, aunque sus defectos también eran muchos. ¿Continúa esta situación en pleno 2020 o se han igualado las fuerzas?

Lo primero que tenemos que considerar es el tipo de uso que vamos a dar a los equipos. Al hablar de cine en casa o home cinema lo habitual es que nos estemos refiriendo a un sistema pensado casi en exclusiva para la reproducción de películas y series, aunque cada vez hay más usuarios que lo utilizan para juegos, deportes e incluso programación convencional.

De ahí que la principal restricción de los proyectores con respecto a un televisor durante años haya sido la de necesitar una sala dedicada o semidedicada con control absoluto de la luz ambiental. ¿Sigue siendo esto así?

Tv Oled 1366

Problemas clásicos de los proyectores que ya están casi resueltos

Vamos a empezar a comentar algunos de los motivos más habituales que nos echaban para atrás al comprar un proyector hace años y que poco a poco han ido solucionándose o por lo menos disimulándose hasta el punto de que ya no suponen un problema grave.

En primer lugar tenemos la duración de las lámparas emisoras de luz, generalmente un recambio bastante caro que hace décadas apenas sobrepasaban las 1.000 o 2.000 horas reales de uso, obligándonos a escatimar tiempo de disfrute con el proyector o a gastar más dinero en este consumible a los pocos años, si es que todavía estaban a la venta en alguna tienda.

Proyector 5 1366

Afortunadamente la situación ha cambiado considerablemente y las lámparas clásicas ya ofrecen tiempos de vida media superiores a las 5.000 horas (incluso algunas tienen modos especiales que extienden este tiempo por encima de las 10.000). Pero es que además en los últimos años han llegado al mercado proyectores con sistemas de iluminación basados en LEDs o láser con tiempos de vida que rondan las 20.000 o 30.000 horas.

Otro de los problemas más clásicos de los proyectores ha sido el "efecto rejilla" o la visualización de la estructura de los píxeles a distancias cortas y medias. Con los modelos HD-Ready e incluso algunos Full HD esta situación podía echarnos para atrás hace años, pero con las nuevas tecnologías, los modernos equipos DLP y las mejoras en la resolución con modelos 4K (ya sean reales o por desplazamiento de píxel) esto ya no es un problema.

El uso del proyector con luz ambiental también ha sido un inconveniente durante años. Sin embargo cada vez es más frecuente que los fabricantes (ya hemos visto por aquí modelos de Epson o Hisense) pongan a la venta sistemas completos con pantallas de rechazo a la luz ambiente que permiten la utilización del proyector sin tener que estar completamente a oscuras y manteniendo un estupendo contraste, algo a lo que también ayuda la iluminación láser con mayor potencia lumínica que las lámparas clásicas.

TV OLED

Ventajas todavía insuperables de los televisores

A pesar del láser y las pantallas de rechazo a la luz ambiental los televisores son todavía los reyes de la potencia luminosa. Si queremos usar la pantalla en una habitación con ventanas que no podemos tapar, de día y con luz, los proyectores siguen siendo una opción no recomendable y deberemos optar por un televisor de gran formato.

Incluso en situaciones de baja luz donde los proyectores pueden funcionar relativamente bien, los televisores nos ofrecerán mejor contraste y sobre todo una mayor calidad en el alto rango dinámico o HDR si optamos por un modelo OLED y LCD FALD con muchas zonas de control.

Los proyectores de última generación prometen duraciones de hasta 30.000 horas, pero es que los televisores superan ampliamente esta cifra que algunos fabricantes sitúan en las 100.000 horas (o por lo menos en lo que al panel se refiere, ya que pueden fallar por otros motivos), lo que debería garantizar décadas de uso con buen nivel de luminosidad.

Proyector 1366

Ventajas todavía insuperables de los proyectores

Muy bien, entonces el televisor parece mejor opción. Pues depende. Si buscamos una diagonal por encima de las 90 pulgadas nuestra elección seguirá estando limitada a los proyectores, salvo que contemos con un enorme presupuesto y podamos optar por tecnologías como Micro-LED que deberían empezar a llegar al mercado doméstico este año.

Además, en general los proyectores siguen ofreciendo la mejor relación tamaño de diagonal-precio con respecto a los televisores. Una tele de más de 75 pulgadas incrementa considerable su precio obligándonos a optar por una gama más baja si nos queremos gastar una fortuna

Por último tenemos el factor de sensación de inmersión en la película que consigue darnos un proyector con respecto a un televisor, aunque sea de gran formato. Es claramente superior pero no solo por el mayor tamaño, sino porque la luz nos llega de forma indirecta, reflejada en la pantalla, resultando para muchos usuarios más natural y produciendo menor fatiga visual que la ofrecida por los televisores.

Pantall Paredes1366

No seas tacaño, un proyector necesita una buena pantalla

Relacionado con este último factor de las pantallas y su capacidad para reflejar la luz debemos de dar un par de apuntes sobre los proyectores si queremos poder compararlos de forma realista con los televisores: un proyector debe ir acompañado de una buena pantalla si queremos extraer todo su potencial.

Las sábanas, estores, cortinas y la mayoría de tejidos que tengamos en casa no son una buena opción si queremos que nuestro proyector muestre toda su calidad, ya que aparte de ser translúcidas tendrán texturas y/o colores o pliegues que empeorarán la calidad de imagen y puede que no reflejen la luz en el ángulo correcto ofreciendo pobres contrastes.

Tampoco suele ser recomendable usar cualquier pared sin tratar que tengamos en casa. Es una solución rápida pero si queremos optar por esta solución necesitaremos que sea lisa, sin defectos, texturas, gotelé o similar, y por supuesto debe estar pintada uniformemente de un tono blanco o gris.

Además, hay que tener en cuenta que pintar la pared para usarla con el proyector no es tan sencillo como si lo hacemos para decorar el salón. Es necesario no dejar rastro del rodillo o brocha (mejor usar pistola si podemos) y darle un acabado muy uniforme. De lo contrario la luz se reflejará de forma desigual y tendremos manchas de tonalidad en la imagen o bandas que empeorarán la calidad percibida.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios