Compartir
Publicidad

El 8K ya está aquí pero al parecer aún no nos enamora: la previsión de ventas se sitúa muy por debajo de lo esperado inicialmente

El 8K ya está aquí pero al parecer aún no nos enamora: la previsión de ventas se sitúa muy por debajo de lo esperado inicialmente
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este año hemos asistido al nacimiento, al menos al nivel más comercial, de los primeros televisores 8K en el mercado. Modelos que salen del mercado puramente experimental y llegan al mercado para aquellos compradores que quieran tener lo último en tecnología y a los que no les importe pagar el precio por ser los primeros en tener lo último.

Se trata de una tecnología que puede hacer pensar si ha llegado el momento de abandonar nuestro viejo televisor y plantear el salto a la nueva resolución. Y al parecer, los consumidores no estamos por la labor de dar el salto al 8K, al menos por ahora.

Es la conclusión que se desprende del estudio de la empresa de análisis IHS Markit, la cual ha establecido una importante rebaja en lo que se refiere a las ventas de los modelos con resolución 8K. Tanto es así que las previsiones se han recortado en casi un 80% para 2018. Si esperaban vender 85.000 unidades, la cifra final se rebaja hasta las 18.000 unidades.

Si miramos de cara al año venidero, para 2019, la previsión de ventas disminuye en un 50% frente a las cifras que esperaba la industria. El año que viene se espera que se vendan 430.000 televisores, una cifra muy por debajo de las 905.000 que se barajaban en un principio.

Por lo tanto, para que esta tecnología se asiente, aún tendremos que esperar. En el año 2020 se espera que las ventas lleguen a los 1,89 millones, cifra que ya en 2022 subiría hasta los 5,4 millones.

Motivos para no elegir el 8K

8K

¿Cual es el motivo para esta acogida tan fría del 8K? El motivo según los expertos sería por un lado la falta de contenido adaptado a esta resolución y que permita aprovechar todo el potencial de las nuevas pantallas. Si ya hay poco contenido en 4K, no pensemos siquiera en buscar contenido en 8K.

Además, los usuarios prefieren que los modelos que ahora están disponibles de marcas cómo Samsung o Sharp, rebajen el precio y de paso mejoren en prestaciones. En este sentido se antoja fundamental la llegada del soporte para HDMI 2.1, un tipo de conectividad que será la que sí que permita enviar vídeo 8K sin pérdidas. Un tipo de conexión que permitirá trabajar con resoluciones 8K y 10K, la posibilidad de alcanzar tasas de refresco de 100 y 120 Hz o la compatibilidad con eARC (Enhanced Audio Return Channel) para quienes quieran montarse un sistema de sonido multicanal conectado.

Vía | Flatpanels
Fuente | Korea Herald

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio