Compartir
Publicidad
Samsung ya ofrece en España sus nuevos televisores con resolución 8K y sí, son impresionantes y muy exclusivos
Televisores

Samsung ya ofrece en España sus nuevos televisores con resolución 8K y sí, son impresionantes y muy exclusivos

Publicidad
Publicidad

Ya lo vimos en su momento. Los televisores 8K han llegado este 2018 pisando fuerte con una oferta que ya es real y se puede tocar, se puede palpar en el mercado. Los primeros modelos han llegado a algunos países y ahora le toca el turno a España, que da la bienvenida a los televisores QLED 8K de Samsung.

Si estás pensando en dar el salto a un televisor 8K y no te importa el que la tecnología aún ofrece precios muy exclusivos, atento a la gama con la que el fabricante coreano debuta en el mercado patrio. Son tres modelos con precios y diagonales sólo aptos para los gustos más exquisitos.

Los nuevos modelos llegan con tamaños de pantalla de 65, 75 y 85 pulgadas. Gran diagonal, unas medidas que vemos cómo dan un pequeño salto en centímetros con cada aumento de resolución. Qué lejos quedan ya aquellas diagonales de cuarenta y pico pulgadas en los modelos Full HD.

Una resolución a prueba de los ojos más experimentados ofrecida por una pantalla con la tecnología Quantum Dot que logra hasta 16 veces más resolución que la tecnología Full HD, ahí es nada. Al final se cumple lo que pronosticaron desde Samsung. Hemos visto antes televisores QLED 8K que modelos con pantallas MicroLED

8K

El interior de estos televisores está gestionado por un SoC que han decidido llamar Quantum Processor 8K, un desarrollo pensado para mover imágenes con semejante resolución pero sobre todo para reescalar señales de resolución inferior, ya sea SD, HD, FullHD o 4K.

La mejora en la imagen se completa con la adopción de la tecnología 8K Upscaling, potenciada por el uso de la Inteligencia Artificial. Una IA que también tendrá sentido al hablar del audio, pues gracias a la potencia de procesado del Samsung Q900R QLED 8K, se puede analizar el sonido que hay en cada momento optimizándolo en tiempo real para que ofrezca la mayor calidad posible.

Y es que este es el verdadero problema de estos televisores. Más allá del precio, que es cuestión de euros que algunos se podrán permitir... el handicap es que no hay casi contenido en 8K nativo. Esta ausencia casi total nos obliga a reescalar desde resoluciones inferiores y aunque el procesador haga muy bien su trabajo y mejore la calidad de la imagen todo lo que pueda, hay un límite. Nunca será igual que ver algo en 8K nativos.

Imaginemos lo difícil que es encontrar algo en 4K si nos salimos de Netflix, YouTube o el mercado del Blu-ray UHD... así que ni pensamos en el 8K.

Volviendo a los nuevos modelos, en cuanto a prestaciones ofrecen un brillo máximo de 4000 nits, así como compatibilidad con el estándar HDR10+, del cual ya hemos hablado en otros artículos y que mejora lo ofrecido con el HDR10. Además ,ofrece HDR10, HLG e incluso un puerto HMDI 2.1 que soporta vídeo de 8K a una velocidad de fotogramas de 30fps. La conectividad viene servida por 4 entradas HDMI, 3 puertos USB, una toma Ethernet y salida de audio digital óptica.

 Precio y disponibilidad

Y dicho todo esto hay que hablar de los precios. Si para ti el futuro es ya, puedes ir preparando la cartera. El estar a la última nunca ha sido barato y esta vez no va a ser uan excepción. Los nuevos modelos en diagonales de 65, 75 y 85 pulgadas llegan con precios de 4.999, 6.999 y 14.999 euros para cada uno de ellos.

Más información | Samsung

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio