Lavo quiere acercar las pilas de combustible de hidrógeno a los hogares ofreciendo un sistema de hasta 40 KWh

Lavo quiere acercar las pilas de combustible de hidrógeno a los hogares ofreciendo un sistema de hasta 40 KWh
Sin comentarios

La energía solar es una estupenda opción para usar durante el día, mientras la luz incide sobre nuestros paneles y podemos extraer todo su potencial. Sin embargo, si queremos poder aprovecharla cuando es de noche o está nublado debemos recurrir a la instalación de baterías que almacenen esta electricidad cuando se está produciendo, siendo hasta ahora las más avanzadas las de litio.

¿No hay más opciones? Pues la compañía australiana Lavo piensa que sí y para ello han creado el Lavo Green Energy Storage System, un sistema de almacenamiento de energía eléctrica basado en las pilas de combustible y más concretamente en las de hidrógeno, que pretenden llevar a los hogares en lugar de las clásicas baterías de litio.

Lavo

El primer modelo comercial que han sacado tiene la forma de un armario de 1.680 x 1.240 x 400 mm y 196 kilos de peso y para su funcionamiento deberemos tener ya instaladas en casa las placas solares, a cuyo inversor de salida se conecta Lavo junto a una toma de agua corriente.

El exceso de energía eléctrica que captan los paneles solares se envía al equipo de Lavo donde esta energía se utiliza para realizar el proceso de hidrólisis del agua, liberando el oxígeno y guardando el hidrógeno en un sistema de almacenamiento con forma de esponja a una presión de 30 bares.

Lavo

Este hidrógeno a presión se canaliza posteriormente hacia la pila de combustible, donde se añade el oxígeno del aire ambiental para producir electricidad cuando sea necesario, obteniendo como producto residual agua. Según sus responsables, el sistema es capaz de almacenar el equivalente a un equipo de 40 KWh, más que suficiente como para alimentar a una vivienda "típica australiana" durante dos días.

Además, se incluye una batería de litio clásica de 5 KWh que sirve como almacenamiento temporal actuando de buffer para poder proporcionar potencia instantánea sin tener que esperar a que se produzca todo el proceso citado anteriormente.

Por supuesto contamos con WiFi y una aplicación para móviles desde la que controlar el equipo y si necesitamos más potencia podemos recurrir a la instalación en paralelo de varios de estos sistemas.

Ventajas e inconvenientes

Según la empresa responsable del equipo una de sus principales ventajas es que el sistema tiene una vida media útil de 30 años, lo que duplica al de las baterías de litio más avanzadas ahora mismo del mercado. Además no hay productos tóxicos ni químicos y el único residuo que produce es agua pura.

Lavo

Sin embargo, no todo es positivo, ya que su principal problema es la eficiencia que no permite alcanzar realmente esos 40 KWh de energía almacenada, sino que más bien se sitúa alrededor del 50% de ella. ¿Por qué? Pues porque el proceso de almacenar el hidrógeno mediante la hidrólisis pierde alrededor del 20% de la energía y luego para recuperar la electricidad partiendo de ese hidrógeno almacenado se pierde otro tanto de la energía originalmente almacenada. Con ello, el sistema en condiciones de uso real sería el equivalente a una batería de litio capaz de ofrecer algo más de 20 KWh, que tampoco está nada mal.

Precio y disponibilidad

La idea de acercar las pilas de combustible a los hogares resulta prometedora, pero nos encontramos con el problema de siempre que sale una nueva tecnología al mercado, su altísimo precio, y Lavo no es una excepción, ya que este primer modelo disponible de momento solo en Australia cuesta unos 21.000 al cambio, aunque esperan producir unidades por unos 17.000 euros que comenzarán a distribuir en todo el mundo a finales de 2022.

Más información | Lavo

Temas
Comentarios cerrados
Inicio