Por qué tu conexión a Internet sufre de cortes y problemas de inestabilidad en televisores y dispositivos conectados

Por qué tu conexión a Internet sufre de cortes y problemas de inestabilidad en televisores y dispositivos conectados
Sin comentarios

Estamos en el salón disfrutando de una película en nuestro servicio de streaming favorito, y de repente la imagen se congela, o se corta la conexión, apareciendo una notificación de que el televisor se ha desconectado del WiFi. Esto, al igual que en cualquier otro dispositivo inteligente o equipo informático, es una experiencia que hemos vivido todos nosotros, ya sea por tener una conexión inestable, o por mil otras razones.

Tras el fallo de conexión, el siguiente movimiento que realizamos suele ser apagar el router y volverlo a encender, y todo vuelve a la normalidad. Pero, ¿y si el problema persiste? En este artículo hemos querido dar solución a algunos de los problemas típicos relacionados con la conexión a Internet de nuestros dispositivos inteligentes del hogar, para así ahorraros la molesta llamada a la compañía con la que tengáis contratado vuestro Internet.

Detectar de dónde puede venir el fallo

Por lo general, en casa solemos tener un buen número de dispositivos conectados a Internet. conforme avanza la tecnología, más dispositivos inteligentes surgen y aparecen nuevas formas de gestionar la conexión de nuestro hogar. A veces esta congestión del tráfico de red puede ser la causa de nuestros problemas, teniendo que actualizar nuestra conexión con un mayor ancho de banda o un nuevo router. No obstante, no nos aventuremos aún a ello, ya que el motivo de los problemas pueden surgir desde muchos frentes.

wifi
Imagen: wcvt.com

Existen muchísimas situaciones que nos van a hacer sospechar de que nuestra conexión no va lo bien que debiera, algunas de ellas más sutiles de lo normal. Que una página web tarde en cargar, que nuestro e-mail no se actualice, que tengamos un ping o latencia elevada a la hora de jugar a un videojuego, que se entrecorten los vídeos... Todos hemos tenido alguna vez un problema similar.

Hoy día encontramos múltiples sitios web que nos realizan un test de nuestra conexión para conocer qué velocidades estamos obteniendo de subida y bajada, y qué cifras de latencia estamos manejando. Aunque son útiles en determinadas ocasiones, no nos servirán de mucho si el problema lo tenemos en casa. Es por ello que lo primero de todo es conocer de dónde proviene el fallo, si se trata de un problema de la operadora, o si la anomalía la tenemos en casa.

Los problemas de conexión provienen de nuestra casa

Quizás reiniciar el router o nuestro dispositivo pueda solucionar el fallo que tuviéramos en ese momento, pero si el problema es constante y ocurre en intervalos prolongados, es ahí cuando será recomendable conocer la causa del problema. Lo más básico que podemos hacer antes de entrar en materia es ir al router y ver si todo funciona con normalidad, o si hay algún LED parpadeando de otro color o actuando de una forma distinta a la habitual.

Cobertura

Otra comprobación que podemos realizar es conocer a qué distancia se encuentra el dispositivo del router, ya que si nos estamos enfrentando a un problema de cobertura, quizás debamos mejorarla situándonos más cerca del mismo, o contar con extensores, PLCs, o configurar una red Mesh para mejorar la cobertura de la red.

cobertura

Problema con el dispositivo que está intentando acceder a Internet

También puede suceder que tengamos conexión a Internet, pero sea el dispositivo con el que estamos accediendo a la red el causante. Si el problema surge en una Smart TV, quizás tengamos que comprobar los ajustes de conexión en el menú de configuración u optar por conectar un cable Ethernet al router. En caso de que el problema provenga de algún otro dispositivo inteligente, también será recomendable revisar la configuración de red.

Comprobar el ping o retardo de la conexión

Ping

Como punto de partida, podemos comprobar el retardo de conexión entre el dispositivo que estamos usando y el router. Para ello basta con acceder a la consola o terminal de cualquier sistema operativo (CMD en Windows y Terminal en Linux y macOS) y escribir el comando 'ping' seguido de la dirección de nuestra puerta de enlace. Ejemplo:

ping 192.168.1.1

Tras escribir el comando, nuestro retardo no debería ser superior a 1ms o 2ms. Esto quiere decir que se está estableciendo una conexión entre el dispositivo y el router. En caso de que no sea así, habrá que revisar el cableado y la conexión entre ambos dispositivos. Si nuestra conexión depende de un adaptador WiFi o PLC, puede que éste haya dejado de funcionar, o que se encuentre saturado ante las numerosas peticiones de conexión al router.

Acceder al menú de configuración de nuestro router

Si tenemos algún problema en nuestra conexión de red, también es esencial conocer la configuración de nuestro router y ver que todo está en orden. Para acceder a ella de la manera más fácil posible, tendremos que ir al ordenador y en la barra de direcciones de nuestro navegador escribir la puerta de enlace '192.168.1.1' o '192.168.0.1'. Si no es ninguna de estas, prueba con la URL que nos indican en la etiqueta del router o en su manual. En caso de entrar correctamente sabremos que hay conexión entre nuestro router y el dispositivo usado para entrar al menú de configuración.

internet

Al entrar, seguramente nos pidan un nombre de usuario y contraseña. De normal suele ser 'admin' y '1234' de contraseña, pero en caso de que no sean esas las credenciales de acceso, las podemos obtener también en la etiqueta del router ofrecido por nuestro ISP, o en el propio manual. Cada compañía suele usar una combinación distinta, así que con una rápida búsqueda en Internet también podemos obtener las credenciales por defecto.

Una vez en el menú de configuración del router tendremos que comprobar que tanto la conexión, como los dispositivos que tengamos conectados, funcionan correctamente. Si nuestro problema es debido a una congestión del tráfico ocasionada por los múltiples dispositivos conectados o a un canal de frecuencia saturado, siempre podemos optar a cambiar el canal de nuestra banda y así tener menos interferencias. Hay algunos routers, sobre todo los más antiguos, que no cambian de canal automáticamente para encontrar el menos saturado. Es en estos routers cuando será recomendable cambiar el canal de nuestra frecuencia, algo que podemos hacer siguiendo este sencillo tutorial.

Si el problema no es de casa, solo toca esperar

Si tras comprobar la red interna de casa, el estado del router y los diferentes complementos de red como adaptadores y extensores de cobertura todo parece funcionar correctamente, entonces probablemente el fallo sea de nuestra operadora y habrá poco que podamos hacer al respecto. En este caso, lo único que podemos hacer es esperar a que solucionen el problema y comprobar si esta situación la están viviendo más personas en nuestra localidad o país a través de una búsqueda en Internet o en Twitter.

Podemos dar parte de ello contactando con el servicio técnico de nuestra operadora con la que tengamos contratados nuestros servicios de Internet y preguntar si la avería es cosa nuestra o si hay algún problema en sus sistemas.

Temas
Inicio