Convertir las paredes de casa en altavoces con cancelación activa del ruido es lo que promete este espectacular invento del MIT

Convertir las paredes de casa en altavoces con cancelación activa del ruido es lo que promete este espectacular invento del MIT
Sin comentarios

La cancelación activa del ruido es una tecnología que se ha vuelto muy popular en los últimos años en dispositivos como auriculares, aunque sus posibilidades podrían extenderse a otros dispositivos como televisores inteligentes y, por qué no, a otros elementos de decoración y equipos en los hogares del futuro.

Esta es una de las propuestas del nuevo invento del MIT, un altavoz en forma laminar que puede convertir cualquier superficie donde lo coloquemos en una fuente de sonido activa más eficiente que los altavoces convencionales que conocemos.

Se trata de un altavoz basado en tecnología de efecto piezoeléctrico con el aspecto de una hoja de papel o cartulina gruesa que ha sido microperforada con diferentes orificios de 15 micras de diámetro que vibran de forma individual y son precisamente los responsables de generar el sonido cuando aplicamos la señal sonora por medio de una corriente eléctrica.

Según afirman los ingenieros responsables del invento, pueden pegarse a cualquier superficie rígida, como por ejemplo una pared, techo o un mueble de madera, y producir sonido haciendo vibrar los agujeros consumiendo una fracción de la energía que requeriría un altavoz convencional.

Por ejemplo, las primeras pruebas apuntan a que a frecuencias de 1 KHz bastarían con 25 voltios para producir sonido a 66 dB, presión sonora que se incrementa hasta los 86 dB en el caso de señales a 10 KHz. Es decir, este tipo de altavoz superficial necesitaría unos 100mW por metro cuadrado mientras que su equivalente construido con una membrana tradicional tendría un consumo de 1W para producir una presión sonora similar.

Cancelación activa del ruido y verdadero sonido envolvente

¿Para qué se puede usar este tipo de tecnología? Pues todavía es necesario implementar aplicaciones concretas, pero los propios responsables del invento apuntan a nuevos sistemas de cancelación activa del ruido por ejemplo en las paredes de casa, techos o superficies internas de medios de transporte como aviones y coches.

Pero también sería posible empapelar paredes total o parcialmente con este tipo de altavoces para crear una superficie de sonido multicanal y ofrecer así verdadero sonido envolvente sin llenar la sala de enormes altavoces, ya que las finas láminas pasarían casi desapercibidas.

Además, al consumir tan relativamente poca energía es una tecnología que puede usarse en equipos del hogar conectado que funcionen a baterías donde la capacidad de suministrar potencia eléctrica es limitada.

Más información | MIT

Temas
Inicio