Compartir
Publicidad

Raspberry Pi: reproductor, receptor y servidor de música de calidad. Proyecto Pi (I)

Raspberry Pi: reproductor, receptor y servidor de música de calidad. Proyecto Pi (I)
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta semana comenzamos un nuevo "Proyecto Pi". Un proyecto muy sencillo en cuanto a la integración de los componentes necesarios, y que puede resultar realmente interesante para todo aquel al que le guste escuchar música, es decir, a prácticamente todo el mundo. Pues bien, por poco dinero y con sólo configurar los programas por nuestra parte vamos a conseguir amortizar con creces el coste de la Raspberry Pi para disfrutar de la música.

La Raspberry Pi como reproductor, receptor y servidor de música

Imaginaos que queremos escuchar música procedente de internet de una emisora de Radio o de Spotify, o que tenemos grabada música en la tarjeta SD de la Raspberry Pi y nos apetece escucharla. A lo mejor nos apetece organizar una fiesta y que la gente venga con Pendrives cargados de música y remezclas para bailar. Imaginad también que queremos escuchar esa música en nuestro smartphone o en nuestra tablet, o incluso en otro ordenador, utilizando la Raspberry Pi como fuente de música por streaming.

Detalle de la batería para poder llevarnos la Raspberry Pi a cualquier parte

También sería genial poder escuchar música que tengamos en nuestro Mac, iPhone o iPad a traves de la Raspberry Pi por AirPlay, bien sea desde su salida analógica de audio, o a través de una tarjeta de sonido o de un DAC conectado a uno de los puertos USB. O, en lugar de llevarnos un iPod a algún sitio con gente amiga de lo ajeno, nos llevamos nuestra Raspberry Pi en una lata disimulada y escuchamos música sin preocuparnos en exceso de lo que le pueda pasar.

O bien rehabilitar la radio del desván de madera, dándole nueva vida y cargarla de funciones, conectando a la misma un display LCD para mostrar información de lo que estamos escuchando.

vista superior de la Raspberry Pi. El cable de alimentación viene incluido con la batería

Y ahora pensad que todo ello funciona gracias a la Raspberry Pi, y que podemos controlar todo desde nuestro móvil, ordenador o desde nuestro tablet. Y que también podemos configurar remotamente todas las salidas, la analógica, la salida por USB y la posibilidad de emitir música por streaming, pudiendo incluso tener todas ellas activadas al mismo tiempo. O cambiar de canción, grupo de música o incluso modificar el volumen de forma remota.

Podemos tener un excelente reproductor, receptor de música por internet y servidor de canciones a otros dispositivos con la Raspberry Pi

Qué necesitaremos

En esta entrada nos vamos a centrar en el hardware que necesitaremos para el proyecto. La configuración mínima que necesitaremos es:

  • Raspberry Pi modelo B (mejor que el modelo A, ya que éste tiene sólo un puerto USB y querremos tener un puerto USB libre para conectar pendrives u otros discos duros con alimentación).

  • Tarjeta SD de clase 10, de tamaño generoso si vamos a grabar en la misma música para reproducir (16GB estaría bastante bien) o 4 GB en caso contrario.

  • Adaptador USB a Wi-Fi. Según la imagen que vayamos a utilizar como base, generalmente nos recomendarán uno basado en el chipset RTL8188CUS (Raspify) o bien en el RT5370 (PiFi). Yo tenía un adaptador basado en el chipset rtl8192U, y en principio lo he utilizado sin problemas, aunque no he probado mucho AirPlay que parece ser que es lo que no funciona demasiado bien con adaptadores basados en dicho chip, por lo que si vais a empezar de cero mejor seguir las recomendaciones de las personas que han creado las imágenes. Total, comprar un adaptador USB a Wi-Fi nuevo os costará alrededor de 8 euros. Ahora estoy utilizando un adaptador que me han prestado en Raspipc.es basado en el chipset RT5370 y que funciona bastante bien.

  • Adaptador de corriente. También podemos usar un cable usb a microusb y conectarlo al equipo de música o a cualquier elemento que tenga una salida USB que dé 650 mA para alimentar la Raspberry Pi, o incluso usar una batería portátil, lo que nos permitirá utilizar la Raspberry Pi de forma portátil y llevárnosla a la terraza de casa para seguir escuchando música. Podríamos incluso llevárnosla al coche y utilizarla allí, conectándola al equipo de música si cuenta con una entrada auxiliar y recibir la música por AirPlay desde el iPhone por poner un ejemplo.

Como véis, por muy poco dinero, alrededor de 60 euros, tenemos la configuración mínima. Si queréis darle un poco más de vidilla a vuestro proyecto podéis utilizar los siguientes elementos para una configuración con más funcionalidad y/o con mayor calidad de audio:

  • Convertidor DAC de calidad o tarjeta de sonido USB. La salida analógica de la Raspberry Pi nos sirve para sacar sonido a unos altavoces normalitos, pero se filtrará parte del ruido de la placa y, en general, el sonido no es de alta calidad. Por ello si invertimos desde unos 10 euros en adelante para una tarjeta de sonido USB, o bien nos rascamos más el bolsillo y cogemos un DAC USB, conseguiremos excelentes resultados. El DAC que yo utilizo es un FiiO E17 que ya revisé en Applesfera en esta entrada.
Unos buenos auriculares, un DAC portátil y la Raspberry Pi con archivos FLAC
  • Display LCD. Si queremos visualizar lo que estamos escuchando u otra información tendremos que escoger entre perder un puerto USB, y nos ahorramos tener que soldar, o bien buscar una solución que se acople al GPIO de la Raspberry Pi. La configuración de un display LCD es algo laboriosa y tendremos que tener un poquito de paciencia, pero los resultados pueden ser espectaculares. Nos costará unos 20 o 30 euros.
LCD conectado a la Raspberry Pi

Incluso tenemos displays como este de Adafruit, que incluye algunos botones que nos pueden venir genial para subir o bajar el volumen o cambiar de canción. Tendremos que soldarlo ya que viene en forma de kit y nos costará unos 19 euros.

  • Si nos faltan puertos para conectar discos u otros dispositivos necesitaremos un Hub USB alimentado, que nos costará unos 10 euros y desde el mismo también podremos alimentar la Raspberry Pi. También lo necesitaremos para conectarle un disco externo cargado de canciones.

Así, desde la configuración mínima hasta lo que queramos (o podamos gastarnos) tendrémos un interesante elemento en casa para disfrutar de la música de muchas maneras. Hasta aquí llega lo que necesitaremos para nuestro proyecto. En la siguiente entrada nos centraremos en PiFi, un genial equipo de música creado por James Hildebrandt. Utilizando la distribución de PiFi en nuestra configuración nos permitirá acceder a un montón de funciones interesantes. Ya veréis como vamos a disfrutar de nuestra música o de emisoras de radio a través de internet.

Agradecemos a Raspipc.es el habernos prestado parte del material para hacer esta entrada. Puedes ver la política de relaciones con empresas de Xataka Smart Home aquí.

En Xataka Smart Home | Raspberry Pi

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos