Quería renovar la segunda tele de casa para tener una Smart TV y al final he terminado comprando un aparato de 60 euros
Centro multimedia

Quería renovar la segunda tele de casa para tener una Smart TV y al final he terminado comprando un aparato de 60 euros

Hace poco ha surgido la duda en casa: había que cambiar del apartamento para el verano, y no porque fallase sino simplemente para encontrar y comprar una más actual. La tele que ahora mismo tenemos, es un modelo de Sony, con más de 10 años y uno de los primeros Smart TV que pude probar.

"Smart TV" pero ojo, con sistema propietario de Sony, por lo que el uso es muy limitado o casi nulo. Era lo que había en aquella época. Lo cierto es que buscando un televisor que ofreciera acceso a todo tipo de aplicaciones, nos encontramos con precios de todo tipo y ante la duda, al final terminamos cogiendo el camino más inesperado. Comprar un complemento de unos 60 euros (aunque podía haber sido mucho menos) y no cambiar de tele.

Gastar poco para tener más

Fire

El problema es que el televisor que ahora mismo tenemos en la casa, aunque funciona perfectamente, no ofrece acceso a las aplicaciones que todos tenemos en mente. Netflix, Disney+, HBO Max... todas esas que imaginas. Es un modelo plano con conexión HDMI y resolución 1080p, un punto este último que no me preocupaba en exceso, tanto por el uso que se le iba dar como por la limitación de espacio. Es de 40 pulgadas y en esa diagonal queríamos seguir.

Con todos estos ingredientes en la batidora, decidimos acudir a distintos comercios para comparar televisores y con los precios ya en mente, ver online las alternativas que podíamos encontrar. Y al final terminamos optando por una decisión que en un principio no teníamos en mente.

Tele

Tras ver los precios de los diferentes modelos que nos interesaban, las posibilidades que ofrecían y los tamaños en los que estaban disponibles, valoramos la experiencia que tenemos con el televisor que tenemos en la casa en la ciudad. Una Sony AF8 que compramos en 2018 y con la que estamos muy contentos pero que, tras pagar una importante cantidad de dinero, se ha quedado sin soporte y sin acceso a algunas aplicaciones (¿dónde estás Apple TV+?).

Con ese modelo estamos muy contentos con la calidad de imagen, sonido y demás, pero no contar con soporte o la falta de apps que sí que han llegado a otros modelos similares, no es algo que nos resultase agradable tras pagar tanto dinero. Una especie de obsolesencia programada.

De hecho, soy suscriptor de Apple One y entre los servicios aparece Apple TV+, una plataforma que no cuenta con la aplicación para mi televisor (para modelos posteriores si que ya está disponible) y a la que tengo que acceder por medio de un Amazon Fire TV Stick 4K Max. Si instalo el archivo .APK directamente en la tele, la imagen se pixela a los segundos de funcionar.

Y he aquí la clave del asunto: tras valorar la compra de un televisor, el uso que le vamos a dar y viendo el resultado que con el paso del tiempo hemos obtenido con el televisor principal, vimos que era mejor ir a comprar un complemento. Dudamos entre el Chromecast con Google TV (otro más) un Fire TV de Amazon (otro más también) y al final nos quedamos con este último.

Fire TV Stick Lite con mando por voz Alexa | Lite (sin controles del TV), streaming HD

Fire TV Stick 4K Max con Wi-Fi 6 y mando por voz Alexa (incluye controles para el televisor)

Fire TV Stick 4K con mando por voz Alexa (incluye controles para el televisor)

Pese a la propaganda y publicidad que encontramos en un Fire TV, nos libramos de los problemas de almacenamiento de los que sí que adolece el Chromecast. Además optamos por el modelo 4K Max frente al modelo HD, aunque nuestro televisor solo se queda en 1080p. No vamos a aprovechar la resolución máxima, pero compramos de cara a un posible futuro en el que sí que tengamos una tele con resolución 4K.

De esta forma hemos transformado un televisor antiguo, sin acceso a aplicaciones, en un moderno Smart TV, de prestaciones ajustadas y con acceso a cualquier servicio del mercado, y todo con un desembolso mucho menor de lo inicialmente previsto.

Temas
Inicio
Inicio