Publicidad

Así pruebo los equipos Hi-Fi que caen en mis manos para intentar que rindan al 100%
Altavoces

Así pruebo los equipos Hi-Fi que caen en mis manos para intentar que rindan al 100%

Publicidad

Publicidad

Analizar un componente o un equipo de alta fidelidad no es sencillo. Y no lo es, en mi opinión, por dos razones contundentes. La primera consiste en que no es nada fácil conseguir que dé lo mejor de sí mismo, sobre todo debido a la influencia determinante de la acústica de la habitación en la que lo vamos a escuchar. Y la segunda es muy evidente: también es difícil que el análisis no quede desvirtuado por nuestra inevitable valoración subjetiva.

Este último problema puede minimizarse a medida que vamos acumulando horas de audición, afinando nuestro oído, y, sobre todo, si utilizamos una metodología de escucha sólida, como cualquiera de las que os propuse hace tiempo en este otro post. Y, en lo que concierne a la dificultad que representa conseguir que un equipo nos dé lo mejor de sí mismo, esta es la estrategia que a mí, y me consta que también a muchos otros audiófilos, me ha ofrecido los mejores resultados:

  • Si es posible lo pruebo en mi propia sala de audiciones porque sus características acústicas permiten a los equipos «expresarse» sin trabas. No es demasiado absorbente. Ni refleja en exceso las ondas sonoras. Y está libre de «bolas de graves», ondas estacionarias y otros parásitos.
  • Realizo un rodaje prolongado de los componentes con elementos mecánicos. Muchos audiófilos y fabricantes defienden que incluso los cables se benefician de las horas de rodaje, pero, sinceramente, yo no lo tengo claro. Pero sí creo que el rendimiento de los componentes con elementos mecánicos, y, especialmente, el de las cajas acústicas, mejora cuando cuentan con varias decenas de horas de reproducción sobre sus espaldas.
  • Bw1

  • Antes de iniciar la audición crítica dejo que los componentes del equipo alcancen su temperatura óptima de funcionamiento, especialmente si utilizan válvulas de vacío. En mi opinión, este «precalentamiento» beneficia mucho a las secciones de preamplificación, amplificación, y también a las cajas acústicas porque «desentumece» la suspensión de los transductores.
  • Utilizo temas musicales que conozco muy bien y que he escuchado en decenas de equipos. Todos ellos están muy bien grabados, tienen una calidad sonora excepcional y me resultan de gran ayuda para apreciar las sutilezas que a menudo permiten distinguir dos equipos de gran nivel.
  • Espero que esta metodología os resulte útil cuando os veáis en la tesitura de tener que comparar el rendimiento de varios componentes, o incluso de varios equipos de alta fidelidad, antes de decidir cuál será vuestra próxima adquisición.

    En Xataka Smart Home | Diez temas musicales de referencia que utilizamos para probar equipos de alta fidelidad

    Temas

    Publicidad

    Comentarios cerrados

    Publicidad

    Publicidad

    Inicio
    Compartir