Más volumen no significa mejor sonido: por qué ya no pongo el home cinema con las pelis de superhéroes
A fondo

Más volumen no significa mejor sonido: por qué ya no pongo el home cinema con las pelis de superhéroes

Una de las cosas que más me ha gustado siempre del cine ha sido el sonido. Al ver una película por supuesto me deslumbran los novedosos efectos especiales, la trama, en menor medida la forma de actuar de los actores, pero sobre todo el sonido, tanto la música de la banda sonora como los efectos, el audio envolvente y que todo quede correctamente empastado.

Es algo de lo que ya hemos hablado en otras ocasiones con múltiples ejemplos que podéis ver en nuestra sección de "Películas para impresionar", donde no siempre el mejor sonido es el de grandes superproducciones, ya que hay veces que incluso una más modesta como esta de 'Jack Reacher' o unos simples títulos de crédito pueden ofrecer una calidad sonora espectacular.

Con todas estas películas de gran calidad sonora es una delicia encender el sistema de cine en casa que tengamos en casa, ya sea una barra de sonido o una pareja de altavoces estéreo, un sistema de home cinema en kit, un receptor más altavoces, etc. para disfrutar al máximo.

escena Secuencia final de 'Jack Reacher': En mi opinión, la escena de tiroteo con la mejor calidad sonora de la historia del cine

Pero en los últimos años hay una tendencia que está haciendo que cada vez use con menos frecuencia mi sistema de altavoces 5.1 con receptor AV y enorme subwoofer: algunas películas están optando más por subir el volumen de sus efectos y música que por una calidad sonora sobresaliente.

Y no, tener más volumen no significa tener un mejor sonido, incluso yo diría que puede llegar a ser contraproducente. Es algo que en su día me hizo huir de algunas salas de cine cercanas a mi casa, ya que al final, después de una película de dos horas salía con dolor de cabeza, y yo no era el único espectador con este efecto secundario.

De ahí en parte que me interesase por montar un cine en casa con cierta calidad para poder tener todo ajustado a mi gusto, un sistema que hemos disfrutado mucho, aunque desde hace un tiempo miramos con lupa qué películas reproducimos en él.

Los superhéroes son cada vez más super-estridentes

superhéroes

No tengo nada en contra de las pelis de superhéroes, suelen ser entretenidas una vez te olvidas de la realidad y te sumerges en el universo de los cómics. Incluso en otras ocasiones hemos puesto como ejemplo de buen sonido algunas de ellas, como la primera de los 'Vengadores', que sin ser sobresaliente si era destacable, o algunas escenas de la primera de 'Thor' y de 'Iron Man 2', con un tiroteo robótico digno de demo.

Pero en los últimos años cada vez me gusta menos el sonido que ofrecen este tipo de películas. ¿El motivo? Se abusa de un volumen alto para todos los elementos de la misma, tanto para los efectos especiales como para la música, las voces y demás elementos sonoros. Todo suena a mucho volumen y se entremezcla entre sí.

thor

Es cierto que son títulos donde la acción es prácticamente constante, no hay un momento de respiro, pero con tanta pelea, explosiones, entrada en mundos mentales, magia, hechizos, realidades alternativas y demás situaciones extrañas, el sonido puede llegar a ser en muchos momentos de lo más estridente haciendo que quieras bajar el volumen, reducir el del subwoofer o incluso apagar el equipo de cine en casa y verlo todo con los altavoces de mucha peor calidad de la tele.

Esta tendencia de saturar toda la película con gran volumen y efectos de sonido es algo que he podido probar recientemente en títulos como 'Spider-Man: No Way Home', 'Morbius' o 'Doctor Strange: el multiverso de la locura', pero que también está presente en otras pelis de superhéroes de los últimos años.

Las películas de terror y monstruos asustan por su alto ruido

Godzilla

Y los títulos de héroes planetarios no son las únicas que abusan de este tipo de sonido. Las pelis de terror y las de monstruos gigantes tipo 'Gozilla' son también grandes candidatas a producirte fatiga auditiva.

Cada vez que se acerca un fantasma, un zombi, alienígena, una niebla misteriosa o un bicho gigante se hace notar mediante una subida en el volumen general de la banda sonora y especialmente del subwoofer que puede resultar de lo más molesto.

El problema no es este volumen más elevado que te pone en situación, sino que muchas veces parece hacerse sin medida, bajando demasiado en frecuencia para dar esa sensación de agobio que ofrecen las ultra bajas frecuencias (por debajo de 40 Hz) y de forma casi constante en toda la película.

Un Lugar

De todas las que he visto en los últimos años y que recopilábamos en este artículo de Halloween, solo se salvan un par de ellas, especialmente las de 'Un lugar tranquilo' que saben jugar y aprovechar muy bien el sonido como elemento narrativo de la película.

El resto, tienen algunas escenas aisladas destacables, con buenas secuencias para los altavoces envolventes, pero en general ofrecen un sonido que acaba agotando al espectador si lo escuchamos con un equipo de audio potente a un nivel de volumen medio.

Dar un respiro al espectador es fundamental

cañon

Una de las claves para poder disfrutar de una película sin fatiga auditiva durante dos horas está en usar con proporción y medida los efectos, ruidos y nivel de la banda sonora. No hay por qué prescindir de altos niveles de volumen y secuencias con gran pegada, pero hay que distribuirlas con moderación.

Si desde el minuto uno hasta el 120 tenemos todo a tope de potencia sonora, al final tenemos fatiga auditiva y percibimos que la calidad sonora es inferior a la que realmente pueda estar ofreciendo el título. Tener escenas de relajación sonora es fundamental, algo que hacen muy bien pelis de acción como la antes citada de 'Jack Reacher', las últimas de 'Misión imposible', 'La Jungla 4.0' a pesar de sus años, 'Oblivion', 'Terminator: destino oscuro', 'Sin tiempo para morir' e incluso algunas que dan "terror argumental" como 'Alien Covenant'.

sonido

Si todo son efectos superfuertes, un subwoofer usado constantemente sin pausa ni medida y agudos muy potentes que aparecen frecuentemente en escena, probablemente nos cansaremos a los diez minutos de empezar a ver la película y la sensación de calidad sonora descenderá.

Si por el contrario como en los títulos antes citados hay escenas de relajación sonora, efectos potentes pero aislados, escenas incluso donde la música desaparece en favor de unos golpes y disparos más precisos y localizados, la sensación de estar ante un título de referencia se incrementa al tiempo que nuestra fatiga auditiva se reduce.

Temas
Inicio