Unos pocos euros y un cable, pueden ser clave para que tu conexión a Internet funcione mejor o peor en casa

Unos pocos euros y un cable, pueden ser clave para que tu conexión a Internet funcione mejor o peor en casa
Sin comentarios

Hace unos días vimos dónde podían estar los problemas cuando la velocidad de conexión caía de forma puntual y casi inexplicable. Y a todo lo anterior, hay que sumar la importancia de un elemento fundamental para aprovechar nuestra conexión de red como es el cable de red.

El cable de red o lo que es lo mismo, el cable Ethernet o RJ45, es un componente fundamental a la hora de aprovechar la conexión a Internet que tenemos contratada con nuestra operadora. La calidad del cable puede incidir, de manera fundamental en que nos llegue más o menos velocidad al dispositivo que tenemos conectado.

Un buen cable afecta también al Wi-Fi

Cable de red

Y es que dejando a un lado los colores de los cables, pese a que en apariencia todos son iguales, hay profundas diferencias que hay que conocer antes de hacerse con un cable de red. Sólo optando por un cable de calidad vamos a poder aprovechar todo el potencial de nuestra conexión.

Además, **no hay que pensar en un cable de red cómo exclusivo para conectar dispositivos a modo de ordenador, televisor... Sirven de ejemplo aquellos routers de operadora que no tienen la toma de fibra integrada de forma que el ONT, un elemento del que ya hemos hablado, tendrá que estar conectado al router por un cable de red. De esta forma, contar con un buen cable de red, no solo afecta a los dispositivos que tenemos conectados con la toma RJ45, puesto que al router llegará más capacidad para luego distribuirla mediante Wi-Fi.

A la hora de encontrar el mejor cable de red o cable Ethernet debemos fijarnos sobre todo en las categorías. Este tipo de cable está catalogado y clasificado en categorías y en función de la elegida vamos a obtener mayores prestaciones.

Y es que, pese a que lo más habitual es conectar un dispositivo mediante la conexión Wi-Fi, un cable de red ofrece una mayor estabilidad en la conexión, más velocidad, y menos latencia que cualquier WiFi. Por eso debemos fijarnos en la categoría.

Si por ejemplo, tienes contratada con tu operadora, una tarifa que ofrece velocidad de 1 Gbps, no podrás aprovechar todo ese potencial si no tienes un cable de red con la categoría adecuada, puesto que te llegará una velocidad menor. Cada una ofrece unas prestaciones distintas, así que vamos a repasarlas.

Categoría

Velocidad

Frecuencia

Velocidad de descarga

Ethernet CAT 5

100 Mbps

100 MHz

15,5 MB/s

Ethernet CAT 5E

1.000 Mbps

100 MHz

150,5 MB/s

Ethernet CAT 6

1.000 Mbps

250 MHz

150,5 MB/s

Ethernet CAT 6A

10.000 Mbps

500 MHz

1.250 MB/s o 1,25 GB/s

Ethernet CAT 7

10.000 Mbps

600 MHz

1,25 GB/s

Ethernet CAT 7A

10.000 Mbps

1.000 MHz

1,25 GB/s

Ethernet CAT 8

40.000 Mbps

2.000 MHz

5 GB/s

En este sentido, incluso, aunque la conexión no sea de una velocidad enorme, siempre puede resultar interesante contar con un cable de altas capacidades. Si la diferencia de elegir un cable, te ofrezca más o menos prestaciones en comparación con una inferior categoría, puede estar en unos escasos 5 euros.

Si eliges un cable de categoría superior, te vas a asegurar una velocidad de conexión óptima, tanto la que llega desde el router al dispositivo que está conectado, como la que transfiere el ONT al router. Es la forma de no encontrarte con ningún cuello de botella.

Además, aunque muchas veces los routers vienen ya con un cable de red en la caja, éste suele ser de calidad media, por lo que, si queremos aprovechar mejor nuestra conexión, es aconsejable hacerse con un cable nuevo de una categoría, lo más alta posible y de esta forma mejorar la calidad de la señal y la velocidad que llega a todos los dispositivos de casa.

Temas
Inicio