Poner la lavadora ahorrando en la factura de la luz: estas son las claves para conseguirlo
A fondo

Poner la lavadora ahorrando en la factura de la luz: estas son las claves para conseguirlo

A la hora de ahorrar en nuestra factura de la luz muchos son los trucos y consejos que podemos aplicar para tratar de bajar el consumo eléctrico y al mismo tiempo que cada vatio gastado nos salga más barato, como vimos en su día en este artículo, aunque también es cierto que no todos son igual de efectivos y no siempre funcionan.

Sin embargo, tomando unas mínimas precauciones y siendo cuidadosos podemos rebajar notablemente el gasto a final de mes debido al uso de algunos de los electrodomésticos que más consumen en casa, como por ejemplo radiadores, lavajillas o incluso de las lavadoras.

Si hace unos días veíamos cómo rebajar el gasto al usar nuestros queridos lavavajillas, hoy vamos a hacer lo propio con la lavadora, pieza clave de muchos hogares y que nos ayuda enormemente en la tarea de llevar siempre nuestras prendas impecables. ¿Qué podemos hacer para rebajar su impacto a final de mes en nuestras facturas eléctricas?

Elegir bien cuándo la encendemos

horas Diferencia del coste de la electricidad en hora punta (rojo) y en el horario más barato (verde) para cada día del mes

La principal precaución que conviene tomar al usar la lavadora en casa es elegir bien cuál es el momento ideal para encenderla, ya que este electrodoméstico es responsable de cerca del 7,3% del gasto energético en los hogares.

Elegir cuál es el mejor horario para encenderla cada día puede llegar a suponer un importante ahorro al terminar el año, y más aún si consideramos toda la vida útil del aparato, que puede alcanzar una media de 11 años, o incluso más dependiendo de las marcas y modelos concretos.

ahorro luz

Y sí, hay mucha diferencia entre ponerla a cualquier hora sin pararse a pensar en el precio que tiene la luz en ese momento o bien consultar a diario el precio del kilovatio y esperar al momento más propicio, algo que pudimos calcular en su día con unas más que notables diferencias sobre todo si ponemos la lavadora varias veces por semana.

No hay una hora mágica que sea siempre la más barata, aunque como pudimos analizar en este artículo, en general a partir de las 00:00 de la noche y de 14:00 a 17:00 horas suelen ser los horarios en los que el precio de la luz suele estar en media más económico, costando en algunos casos hasta 3 o 4 veces menos que en hora punta.

Elegir una temperatura de lavado óptima

lavadora

La mayor parte del consumo eléctrico de la lavadora es debido al proceso de calentamiento del agua para el lavado, de ahí que elegir una temperatura muy elevada pueda hacer que nuestro gasto se dispare.

Por ello, siempre que podamos y que la colada no esté muy sucia, conviene elegir modos de lavado de baja temperatura. De hecho, según la OCU, lavando a 30 grados o menos es posible ahorrar hasta un 60% de energía en el proceso, aunque no tendremos la misma eficacia en la limpieza de prendas complicadas.

No obstante, con temperaturas por debajo de 50 grados debería ser más que suficiente para la mayoría de casos teniendo unos consumo medios eléctricos aceptables, algo que se dispara si seleccionamos modos por encima de esos 50 grados.

Además, también podemos ahorrar rebajando las revoluciones de la máquina a la hora de centrifugar la ropa. Seleccionando valores de entre 500 y 600 rpm si lo permite nuestro modelo lograremos un importante ahorro aunque la ropa saldrá más húmeda al finalizar el ciclo, por lo que es una medida que conviene tomar sobre todo en regiones donde suela hacer calor para que no haya exceso de humedad en los tejidos y puedan producirse malos olores.

Elegir el modo ECO y llenar el tambor

Aunque no sea el modo que mejor lava ni el que menos tarda en hacerlo, siempre que podamos conviene elegir alguno de los modos ECO en las lavadoras. Esto nos permitirá abaratar el consumo eléctrico de forma notable, algo que podremos ver fácilmente en el manual de la máquina donde suelen mostrarse los kilovatios que necesitan cada uno de los modos.

lavadora

Sin embargo, estos modos de bajo consumo tienen un importante inconveniente: los tiempos de lavado pueden dispararse en algunos modelos hasta más de 4 horas, algo que ya comentamos en su día y que puede resultar molesto si por ejemplo la queremos dejar encendida por la noche.

Por último, hay que tener en cuenta que en general, salvo modelos con algún sistema de detección inteligente de peso o tipo de ropa, tu lavadora va a consumir prácticamente la misma energía tanto si la llenas al máximo de su capacidad como si la dejas a medias. Por este motivo conviene que la encendamos cuando tengamos lista colada suficiente como para aprovechar al máximo el volumen de carga del tambor.

Imagen portada | Emily Chung

Temas
Inicio