Si confías en la domótica cuando te vas de vacaciones, ten cuidado: consejos para no llevarte un susto imprevisto

Si confías en la domótica cuando te vas de vacaciones, ten cuidado: consejos para no llevarte un susto imprevisto

Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Relax

Llega el momento de partir de vacaciones y tienes un aliado a destacar si de dejar la casa controlada se trata. Es la domótica y la posibilidad que ofrece a la hora de controlar a distancia todo lo que sucede en nuestro hogar. Sin embargo, pese a todo lo bueno que sobre el papel ofrece, hay algunos aspectos a tener en cuenta para evitar posibles problemas y sustos innecesarios.

Que las ganas de salir de vacaciones y los nervios no te jueguen una mala pasada a la hora de dejar tu hogar. Por eso vamos a ver cómo puedes evitar sorpresas desagradables durante tu ausencia pese a que has dejado el hogar bajo control.

Conocer lo que vas a comprar

Marcas Conocidas

De entrada, es importante considerar  algunos factores antes de invertir en domótica, especialmente si planeas utilizarla mientras estás fuera de casa. Siempre es recomendable investigar y elegir productos de calidad que cumplan con los estándares de seguridad y funcionamiento adecuados para proteger tu hogar y proporcionar una experiencia confiable.

Por eso es importante que investigues sobre la marca del producto que estás considerando. Busca comentarios y reseñas de otros usuarios para tener una idea de la calidad de los productos que ofrecen. Las marcas establecidas y reconocidas tienden a ofrecer productos más confiables y duraderos.

Configurando tu hogar domótico

Bombilla

Asegúrate de configurar notificaciones y alertas en tu sistema domótico para recibir actualizaciones sobre cualquier actividad sospechosa o eventos inesperados en tu hogar. Esto te permitirá estar al tanto de lo que está sucediendo y tomar medidas rápidas si es necesario.

Asegúrate de que los dispositivos domóticos que vas a comprar o que quieres usar en casa, ofrezcan las funcionalidades luego vas a exigirles. Verifica si son compatibles con otros dispositivos o con sistemas como Amazon Alexa, Google Home o Apple HomeKit, para que puedas integrarlos fácilmente en tu configuración existente.

La seguridad es fundamental en la domótica y por eso debes asegurarte que los dispositivos que vas a usar cuenten con medidas de seguridad sólidas, como encriptación de datos y autenticación de usuarios.

Eso por no decir que es conveniente que antes de abandonar tu casa, pruebes algunas veces si esos aparatos van a funcionar de la forma esperada y para eso nada mejor que hacer unas cuentas pruebas o "simulaciones" (imagina un enchufe que cuando salta, ha perdido las programaciones).

Comprueba que esos sistemas permiten crear escenarios de forma que puedas usarlas para programar luces y persianas para que se enciendan y apaguen en momentos específicos del día. Esto ayudará a crear la ilusión de que alguien está en casa, disuadiendo a posibles intrusos.

Si por ejemplo, tienes un enchufe conectado a la tele, comprueba que en caso de corte de luz, cuando vuelve la corriente respeta las automatizaciones de forma que no deja la tele encendida. Que sí, que puedes comprobarlo a distancia, pero no vas a estar siempre mirando el móvil.

Otras medidas extra

Luces

Además, y relacionado con lo anterior, investiga si el fabricante de ese aparato ofrece  actualizaciones de firmware regulares para corregir posibles vulnerabilidades de seguridad y que de esta forma no sea un producto de usar y tirar.

Por otro lado, antes de irte, asegúrate de que todos los dispositivos y sistemas de tu domótica estén actualizados con las últimas versiones de firmware y parches de seguridad. Esto ayudará a mitigar posibles vulnerabilidades y garantizará un funcionamiento más seguro.

Sustos innecesarios

Alexa

Y es que apostar por un accesorio barato, puede provocarte sustos innecesarios. Mientras estamos en casa quizás no tienen la mayor importancia, pero en unos encía prolongada podemos encontrarnos con una situación incómoda.

Si por ejemplo, optamos por un enchufe conectado, podemos encontrarnos con situaciones bastante delicadas. Puede darse el caso de que ante un corte de suministro eléctrico, cuando vuelva la electricidad, se hayan perdido las programaciones o incluso que directamente habilite la corriente... o la corte.

Si por ejemplo, lo tenemos conectado a un frigorífico para medir el consumo, un fallo en la programación puede dar al traste con toda la comida que hemos dejado almacenada y que a nuestra vuelta no tengamos más remedio que tirar a la basura los alimentos que se han estropeado.

Lo mimo puede ocurrir con una cámara web, que el enchufe puede desconectar en el momento más inoportuno dejando el hogar totalmente a oscuras en cuanto a vigilancia se refiere.

Pero la domótica es mucho más que enchufes y así por ejemplo, usar una bombilla inteligente puede acarrear problemas. Es el caso de aquellas que se dejan programadas para simular nuestra presencia en el hogar mientras estamos ausentes durante las vacaciones. Un fallo puede provocar que estén permanentemente encendidas o que el horario que hemos establecido no se corresponda con el que realmente se está ejecutando.

Igualmente podemos encontrarnos con fallos similares en caso de tener persianas automatizadas, toldos o cortinas. Los puedes controlar a distancia, es cierto, pero un fallo en el sistema o un simple corte de luz, en caso de dispositivos baratos, puede provocar que toda la escena montada no sirva.

Toldo

Si por ejemplo hemos programado que las persianas bajen al reanimo tiempo que los toldos y las cortinas se cierre en los momentos de más luz, un fallo que impide el funcionamiento del sistema, puede convertir la casa en un invernadero durante nuestra ausencia. Y nosotros sin saberlo.

Si tienes cerraduras inteligentes, asegúrate de que estén correctamente configuradas y funcionando correctamente. Aunque tienen distintos sistemas de seguridad, un fallo puede provocar que no puedas acceder al piso o incluso peor, que cualquiera pueda entrar.

Considera otorgar acceso temporal a una persona de confianza, como un vecino o familiar, para que pueda ingresar a tu hogar en caso de ser necesario. Se trata de no dejar tu hogar vendido en el momento más inoportuno.

Otros consejos prácticos

Cerradura

Busca dispositivos con una interfaz intuitiva, que sean fáciles de usar, de forma que más de un miembro de la familia pueda en un momento dado, hacerse cargo de la situación, ya sea a través de la aplicación del móvil o un panel de control.

Si no necesitas que ciertas funciones de tu domótica estén activas mientras estás fuera, como controlar los electrodomésticos o dispositivos específicos, desactívalas temporalmente. Esto reducirá los riesgos potenciales y el consumo de energía innecesario.

Informa a alguien de confianza de forma que un vecino, amigo o familiar de fiar sepa que estarás fuera y que vas a usar un sistema domótico. Proporciona sus datos de contacto para que puedan comunicarse contigo en caso de emergencia.

En Xataka SmartHome |
Así programo mis bombillas inteligentes cuando me voy de vacaciones para fingir que hay alguien en casa

Inicio