La AEMET avisa de que llega la primera ola de frío polar de 2023: cómo prepararnos para estar calentitos y ahorrar energía
A fondo

La AEMET avisa de que llega la primera ola de frío polar de 2023: cómo prepararnos para estar calentitos y ahorrar energía

Aunque ya llevamos casi un mes de invierno, las cálidas temperaturas de las últimas semanas han hecho que en muchos casos nos olvidemos de las antaño tradicionales heladas, nieblas y en general bajas temperaturas típicas de estas fechas, algo que va a cambiar en los próximos días.

Según ha alertado la AEMET (Agencia Estatal de Meteorología para el tiempo y el clima) en sus redes sociales, este próximo domingo 15 de enero de 2023 llega un cambio de tiempo muy importante, con ambiente según afirman "más propio del invierno" gracias a una masa de aire marítima polar que hará que descienda las temperaturas de forma notable.

La previsión de la Agencia es de vientos fuertes, mal estado de la mar, lluvias sobre todo en el norte peninsular, nieve en las montañas y frío, mucho frío, algo que obligará a encender o subir nuestros equipos de calefacción para afrontar estos días con una buena temperatura confortable en casa. ¿Qué podemos hacer para superar esta ola polar sin gastar una fortuna en calefacción?

Fmqioprxeaar Wm

Calefacción pasiva: abrigo y aislamiento térmico

Puede parecer obvio, pero el principal consejo cuando hace frío y queremos ahorrar calefacción es abrigarnos. Sin embargo no es una tarea tan sencilla como ponernos encima lo primero que encontremos por nuestra casa. Como nuestro objetivo es mantenernos a una temperatura constante, cuando nos abriguemos es siempre preferible hacerlo añadiendo poco a poco capas de ropa.

Esto nos permitirá reducir los cambios bruscos de temperatura y también conseguimos atrapar finas capas de aire caliente entre ellas que actuarán como aislante térmico. También es importante no dejarnos zonas del cuerpo al descubierto, como por ejemplo los pies y la cabeza, principal punto corporal por el que perdemos calor casi sin darnos cuenta.

Mesas

Y si es importante que nos abriguemos nosotros, también lo es hacer lo propio con la vivienda. Por ejemplo, con el uso de alfombras se mitiga el frío que transmite el suelo de la casa y se logra una mayor calidez. De igual modo las cortinas son nuestras grandes aliadas para mantener a raya el frío que entra por las ventanas.

Aunque perdamos algo de luz al tapar los cristales, si nuestras ventanas no tienen un buen aislamiento cerrando las cortinas probablemente nos resultará más barato tener que encender una bombilla LED más horas al día que dejar pasar frío de fuera y tener que subir la calefacción para mantener una temperatura agradable.

Si contamos con unos cierres de puertas y ventanas que no tienen un buen aislamiento tampoco está de más instalar burletes en ellos para reducir por un lado las fugas de aire caliente y por otro para evitar que entren corrientes de aire frío desde fuera.

burlete

Por supuesto, conviene aprovechar al máximo la luz natural del sol que pueda entrar en casa en las horas centrales del día, ya que aunque haga frío en el exterior esta luz será capaz de calentar el aire dentro de la vivienda reduciendo el gasto en calefacción.

Preparar nuestros equipos de calefacción

Puede que durante el otoño y en lo que llevamos de invierno no nos haya hecho falta encender el sistema de calefacción principal de la casa o que para ahorrar nos hayamos ido apañando con alguno secundario. Pero ahora probablemente estos días tengamos que ponerlo en marcha y conviene que esté listo.

Si tenemos radiadores en casa, hay que prepararlos antes de usarlos par que funcionen de forma eficiente, algo que podemos hacer purgándolos. Además, si es posible conviene realizar una revisión de la caldera comprobando que cuenta con un nivel de presión adecuado. Bien sea por medio de un manómetro mecánico o uno digital en la pantalla, veremos la presión, tanto cuando estamos usando agua caliente sanitaria, calefacción o cuando simplemente está parada.

caldera

Si lo que tenemos es una estufa o radiador eléctrico, casi no precisan mantenimiento, aunque tras un tiempo parados es habitual que acumulen polvo y suciedad. Basta con eliminarlos con una pequeña brocha o con aire a presión y siempre con la estufa desenchufada. Además, cable de corriente no debe presentar magulladuras, roces y rotos que puedan provocar un cortocircuito y el enchufe debe tener las patillas de toma de corriente derechas, sin presentar signos de quemazón o de estar dobladas.

En el caso de las estufas de gas, las conocidas como "estufas de butano", conviene comprobar que la goma que lleva el gas de la bombona al aparato no esté caducada. Esta información aparece impresa en la misma goma, de color naranja, con letras en negro. Pese a que presente una buena apariencia, es importante cambiarla si está caducada para evitar defectos o roturas.

estufa

Si tenemos una estufa de leña o pellets conviene hacer una limpieza general antes de ponerla en marcha revisando el tiro y quitando la ceniza acumulada que pudiera tener de usos anteriores.

Y si lo que tenemos son equipos de aire acondicionado con bomba de calor, lo ideal es antes de encenderlos limpiar bien los filtros que llevan incorporados los splits para mejorar la circulación del aire al eliminar polvo y partículas y de esta forma hacer que la bomba de calor no tenga que trabajar más de lo necesario.

Comprobar que tenemos suficiente combustible

leña

Si no lo hemos hecho ya en el otoño, o si lo hemos ido gastando en los últimos meses, ahora es buen momento antes de que entre por completo la ola de frío polar para hacer acopio del combustible que vayamos a necesitar para nuestras calefacciones.

Si usamos una estufa de butano o propano conviene asegurarnos de que tenemos una bombona con suficiente cantidad para usarla durante estos días. Algo similar hay que hacer en el caso de que nuestra estufa sea de pellets o de leña convencional, materiales que han subido notablemente de precio esta temporada pero que será necesario tener en casa para mantener una temperatura confortable.

De igual modo, si tenemos estufa de leña conviene comprobar no solo que contamos con suficiente carga de este material, sino que además tenemos cerillas, mecheros que funcionen, astillas, pastillas de encender, etc.

Tampoco está de más comprobar que el sistema de calefacción funciona bien poniéndolo en marcha unos días antes de que llegue el verdadero frío para que luego no nos llevemos sorpresas y tengamos que estar llamando a un servicio técnico que probablemente estará saturado en cuanto llegue el temporal.

Imagen portada | Clint Patterson

Temas
Inicio