Calentar la casa con una estufa de leña o pellets ya no es un chollo: esto es lo que cuesta hacerlo con los precios actuales
Iluminación y energía

Calentar la casa con una estufa de leña o pellets ya no es un chollo: esto es lo que cuesta hacerlo con los precios actuales

Con el precio de la electricidad disparado, el del gas y el gasoil por las nubes y sin previsiones de descender en el corto plazo, los sistemas de calefacción tradicionales como las estufas de leña o incluso las más modernas de pellets han ido creciendo en popularidad desde finales del verano y comienzos de otoño.

Para muchos usuarios representan una alternativa más asequible a la hora de calentar sus viviendas, sobre todo si ya tienen el hogar adaptado a estos métodos de calefacción y lo único que han de hacer es comprar la materia prima combustible.

Sin embargo, la principal ventaja económica de usar leña para calentar la casa se ha ido perdiendo progresivamente en los últimos meses a medida que crecía la demanda, subían los precios del transporte para llevarla a nuestras viviendas y disminuía la disponibilidad de materia prima. ¿Ya no es tan rentable como antes usar la estufa de toda la vida?

Precios de la materia prima que suben más del 60%

pellets

La realidad es que no, que ya no sale tan barato calentar la casa utilizando este tipo de materiales combustibles. Por ejemplo, como comentan desde la OCU, el precio medio de los pellets y del hueso de aceituna se ha incrementado en hasta un 67% en solo un año, pasando a costar el kilo de pellets de menos de 0,30 euros en 2021 a más de 0,50 euros en muchas zonas de España.

Esto supone que cada saco de 15 kilos (capacidad habitual para este combustible), ronda ya los 7,5 euros, según AVEBIOM, la Asociación Española de la Biomasa, frente a los poco más de 4,5 euros que costaba el año pasado, y siendo conservadores, ya que dependiendo de dónde vivamos y en qué tienda compremos este precio puede ser considerablemente superior.

Evolucion Precio Evolución precio pellets elaborado por la OCU

Con la leña ha sucedido algo similar y el importe a pagar se ha encarecido más del 30% con respecto a años anteriores, y mucho más si lo comparamos con hace cinco o seis años. Por ejemplo, en mi zona, hace un lustro te podían servir leña por entre 0,12-0,14 euros el kilo, llevada a casa en un par de semanas y colocada.

leña

Ahora el precio mínimo que puedo conseguir ronda los 0,20-0,22 por kilo con tiempos de espera de varias semanas y dependiendo del distribuidor hay precios que pueden subir de los 0,24 euros por kilo.

Y esto considerando además que tengamos espacio en casa para que toda la leña nos la traigan de una sola vez logrando así precios más económicos en la compra de un solo porte. Si tenemos que ir a comprarla o pedirla poco a poco durante el invierno los precios serán aún más caros, por el propio precio del transporte en sí y porque la curva de precios probablemente seguirá subiendo.

pellets

En el caso de la biomasa, como los pellets o las clásicas briquetas de grandes dimensiones para estufas, la situación se complica todavía más, ya que para su fabricación se requiere de la utilización de máquinas que desmenuzan la leña, en este caso materia prima de fabricación, y la compactan para generar esos minibloques que echamos a la estufa.

Como dichas máquinas funcionan con electricidad o combustibles fósiles, su uso hace que los costes de producción se disparen cada vez más repercutiéndose al precio final del producto.

Calculando un ejemplo práctico

estufa

¿Qué implica todo esto? Pues vamos a hacer unos cálculos rápidos comentando mi experiencia concreta. Para calentar una vivienda de unos 100 metros cuadrados durante 4 meses (noviembre, diciembre, enero y febrero) usando una estufa leña de unos 11 kW veníamos gastando entre 3.000 y 4.000 kilos, dependiendo del año, de si hacía más o menos frío y del tiempo que estábamos en casa.

Esta cantidad también dependía de si utilizábamos además otros sistemas de calefacción complementarios, como radiadores eléctricos y aire acondicionado durante los días de menos frío.

Si suponemos que gastamos el máximo (4.000 kilos) que hace un par de años podíamos comprar con un precio de 0,14 euros, nos costaba algo menos de 560 euros pasar el otoño-invierno, o lo que es lo mismo unos 140 euros por mes.

Ahora mismo, suponiendo un precio de 0,22 euros esa misma cantidad de leña nos saldría por 880 euros, lo que supone 220 euros al mes, es decir 80 euros más cada mes, precio que se aproxima cada vez más a lo que gastaríamos usando un sistema de bomba de calor suponiendo que el precio de la luz no siga subiendo, claro.

En cuanto a los pellets, no los hemos usado en casa, pero si hacemos caso de las cifras medias marcadas por este estudio de la OCU, el consumo se sitúa entre 1 kilo y 2 kilos de material a la hora (dependiendo de la temperatura y capacidad de la estufa), lo que implica entre 50 y 100 sacos de 15 kilos para pasar toda la temporada.

Si tomamos como referencia estos 100 sacos que hace un año costaban 4,5 euros cada uno teníamos un coste de 450 euros para pasar el año. Sin embargo, ahora la misma cantidad de combustible nos costará unos 750 euros, es decir 300 euros más.

Precio y disponibilidad

El brasero para pellets puede adquirirse en la página web de la empresa con un precio que parte de los 310 euros.

Super ofertas disponibles hoy

Monitor LG LED IPS UltraWide FullHD

LG 34WL500-B 34" LED IPS UltraWide FullHD HDR FreeSync

Ordenador portátil ASUS ROG Strix G15

ASUS ROG Strix G15 G513RM-HQ012 AMD Ryzen 7 6800H/16GB/1TB SSD/RTX3060/15.6"

Tarjeta gráfica MSI GeForce RTX 3060 VENTUS 2X

MSI GeForce RTX 3060 VENTUS 2X OC LHR 12GB GDDR6

Vía | Ecoinventos
Más información | BFC

Temas
Inicio