Compartir
Publicidad
"El límite es la imaginación". Entrevistamos a los responsables de LEON3D, expertos en impresión 3D
Trucos y bricolaje smart

"El límite es la imaginación". Entrevistamos a los responsables de LEON3D, expertos en impresión 3D

Publicidad
Publicidad

En Xataka Smart Home hemos hablado sobre impresión en 3D, hemos probado algunas impresoras y hemos hablado también de sus posibilidades, desde imprimir casas enteras a imprimir comida. Y todo ello no es más que la punta del iceberg. En esta entrada vamos a entrevistar a Jose Ángel Castaño y a Jesús Fernández, expertos en impresión 3D y creadores de la empresa española para impresión tridimensional LEON3D.

José Ángel Castaño, informático, y Jesús Fernández, ingeniero, se conocieron hace menos de dos años y mostraron su interés en construir una impresora 3D 'casera'. Entre los dos fueron fraguando un equipo a la hora de fabricar sus máquinas y se dieron cuenta de que había mucha más gente interesada, ya que les pedían piezas para construir sus impresoras.

Su primera tienda, 'PrusaShop', se colapsó en una semana con más de cincuenta pedidos. Dada la demanda se embarcaron con LEON3D para crear una de las primeras empresas de Ingeniería y Desarrollo de Tecnología para impresión 3D en España. En poco más de un año han conseguido pasar de los kits que siguen vendiendo, a impresoras listas para abrir y usar en casa tanto de plástico como de resina, y generar seis puestos de trabajo, lo que hoy en día es algo más que meritorio.

LEON3D es una de las primeras empresas de Ingeniería y Desarrollo de Tecnología para impresión 3D en España

¿Qué movimientos hay sobre la impresión en 3D en España y qué aporta cada uno? ¿En cuáles estáis involucrados?

El movimiento más importante sobre la impresión 3D en España es el popular, el de aficionados, el de las impresoras autorreproducibles o 'RepRap' y su facción 'Clone Wars' porque muchas impresoras nacieron de otras, ya que hay una serie de piezas que se imprimen para unir los motores y las varillas en este tipo de máquinas. De este movimiento de aficionados han surgido varias empresas, entre ellas la nuestra, y bastante gente ha conseguido trabajo en otras que se han sumado al incipiente pero pujante sector español. Hay que tener en cuenta que 'Clone Wars' es un movimiento de Conocimiento Abierto, y el que nosotros aportamos nuestro granito de arena haciendo Colaboraciones, y apostando por proyectos relacionados con la Impresión 3D ya que algunos han salido de la propia comunidad, ademas es una forma de demostrar que se puede hacer negocio colaborando.

También están los FabLab y los espacios de Fabricación Digital, donde varias personas han comenzado a evolucionar sistemas de impresión 3D muy interesantes como las de alimentos. En Cataluña existen varias empresas muy punteras en este tipo de impresión 3D con otros materiales distintos al plástico.

¿Cómo está el mercado de productos de impresión 3D en nuestro país?

Posiblemente el mercado, aunque aumenta con cierta velocidad, aún está en sus primeros estadios, ya que ha de llegar a más sectores de población para que se consolide. En España somos muy buenos fabricando kits de impresoras para montar uno mismo, las tipo RepRap además hay muchas variaciones aportadas todas por la comunidad o las mismas empresas que empiezan a desarrollar sus propias mejoras. En cuanto a impresoras domésticas, vamos muy por delante tecnologicamente en cuanto a mecánica y a electrónica lo que nos hace ser rápidos y precisos, Nuestros desarrollos tanto nuestra impresora LION3D, o la de resina, 'LionCrewer' van en esa dirección.

Hablemos de vuestra empresa. ¿Qué productos tenéis que sean innovadores?

Lo primero es nuestra filosofía de trabajo colaborativo. Contactan o contactamos con las personas que están desarrollando productos y les facilitamos que éste llegue a ser realidad, lo estudiamos, aportamos, lo fabricamos y lo distribuimos, Leon3D intenta tambien ser una lanzadera con productos innovadores, además de promocionar el producto en los medios de comunicación. Hasta tal punto nuestra forma de pensar ha llamado tanto la atención que este año fuimos finalistas del premio al Mejor Negocio de Conocimiento Abierto de la Open Knowledge Foundation España, cosa de la que nos sentimos muy orgullosos.

Controladora para impresoras 3D Lionheart 3D
Controladora para impresoras 3D Lionheart 3D

Sobre productos concretos de nuestra empresa, la controladora electrónica 'LionHeart', la primeras electronica dedicada específicamente a las impresoras 3D desarrollada por F. Malpartida, también la impresora doméstica LION3D, que permite iniciarse en este mundo desde que la conectas, la impresora de fotopolimeración de resina 'LionCrewer' que esta a punto de salir al mercado siendo uno de nuestros productos estrella que surge de la necesidad, la laca fijadora '3DLac' que se vende en mas de 15 paises del mundo y que permite consolidar las primeras capas para que no se muevan y estropeen la impresión desde el principio.

¿Cómo de fácil es llevar en paralelo una actividad empresarial con la participación en los movimientos maker? ¿Qué puertas se os abren con ello?

En España no es que sea fácil o difícil de llevar, es que es fundamental, requisito imprescindible para estar al día y conocer quiénes están efectuando mejoras interesantes en la tecnología. Además, por ahora el movimiento Maker es una gran parte del mercado. Las puertas que se nos abren compartiendo nuestra filosofía de trabajo y nuestros avances son imprescindibles para que LEON3D pueda seguir avanzando. Está claro que los 'Makers' son multitud y además gente con una pasión increíble, con lo cual es evidente que los desarrollos tecnológicos que mejoren las máquinas surgen de ellos. Incluso no existiría el mercado de la Impresión 3D en España sin ellos, por eso no tenemos la más mínima duda de apostar por su forma de hacer las cosas que, en verdad, es algo increíble. El conocimiento colaborativo avanza a una velocidad muchísimo mayor que cualquier otro y si sumas la máxima del “hacer” de los Makers, puedes tener a la venta producto en pocos meses. Para LEON3D no hay otra forma de trabajo que estar dentro de este mundo, conocer gente, ayudarles, apoyarles, permitir que sus ideas se hagan realidad. No seríamos quienes somos sin ellos y sin compartir su forma de hacer las cosas.

impresora3d.jpg

¿Qué le falta a la impresión 3D para ser un auténtico bombazo?

Como todo, tiempo. Quizás menos tiempo que cualquier otro sector, ya que desde que nacieron las impresoras RepRap no han pasado ni diez años. En España podría decirse que el sector no tiene ni tres años, ni dos desde que nacieron las primeras empresas que comenzaron a introducir en el mercado los kits de impresión 3D a precios muy baratos. Pero aún queda mucho trabajo por hacer en diversos sectores tanto de la gente que hace cosas, como los que prototipan piezas, como los diseñadores industriales y, sobre todo, en el sector de la Formación.

Y, no podemos negarlo, en la precisión a la hora de generar las piezas para sectores más profesionales; pero se avanza rápidamente en ello: nuestra LionCrewer que puede imprimir con una resolución inferior a 0,02 milímetros es un ejemplo de lo que se puede conseguir con conocimiento colaborativo abaratando como diez veces la máquina para tener tolerancias mucho más cercanas a un acabado muy bueno. En poco tiempo veremos impresoras 3D muy asequibles que permitirán a los profesionales acortar sus márgenes de costes con acabados adecuados a un resultado competitivo y ahí, en ese momento, el 'boom' se producirá y debemos estar preparados para ello.

Por otra parte tenemos que tener en cuenta que el sector, al nacer en la nueva economía colaborativa, avanza a una velocidad impresionante; debemos ser capaces de cambiar el 'chip' ya que el producto que hace seis meses era puntero queda obsoleto. ¿Una forma de evitarlo? Pues la LION3D es un ejemplo de ello: la hemos diseñado para que sea perfectamente reconfigurable y adaptable a todas las innovaciones que pudieran surgir. Es la única del mercado que está preparada para evolucionar con facilidad, con lo que intentamos que la primera inversión, ya económica de por sí, sea para mucho tiempo. Así evitamos que se pueda convertir en un trasto viejo, querido, pero obsoleto y sin uso como pasa con otras máquinas.

¿No creéis que el fallo no es tanto el hardware de impresión sino en el modelado por software y la replicación para que cualquier usuario pueda crear un objeto?

El modelado por Software es fundamental, pero no es tan poco asequible. Existen muchos programas, pero incluso con páginas web súperfáciles (que están creadas para niños) como TinkerCad puedes aprender los rudimentos básicos del modelado en CAD. Y si necesitas piezas hechas o para “arreglar” tienes muchos archivos para descargar e imprimir gratuitos, por ejemplo, en Thingiverse y otras similares. Tener objetos para imprimir es algo que hoy en día no es problema por todo ésto. Pero es que además existen escáneres que te permiten un primer modelado en ordenador en 3D virtual. No vemos el modelado por software como un problema sino como un aliado porque esta tecnología permite aprendizajes fundamentales para que la gente pueda comenzar a diseñar “cualquier cosa” y producirla en casa. ¡Es alucinante lo que esto puede llegar a permitir!



Sobre la replicación, si nos referimos a las patentes industriales y la propiedad intelectual, hay que tener en cuenta dos cosas: una, que si es para consumo propio y no se vende, no debería haber problemas siempre que elijas piezas gratuitas o que hayas retocado suficientemente, como ocurre con la fotografía; dos, que también puedes optar por comprar diseños, a precios tan asequibles como una App de un móvil. También están surgiendo páginas de este tipo, de compraventa de diseños. El caso es que hay diversas posibilidades y la replicación en sí no es problemática... sí lo sería la venta del trabajo de otros como quien dice, pero por ello debemos fijarnos en el trabajo del movimiento del Conocimiento Abierto que tiene gran experiencia en el Software Libre y Abierto. No deja de ser la Impresión 3D el paso de los bits a los átomos, y los átomos juntos, que son ideas hechas objeto, pueden tener perfectamente el mismo traramiento que un programa informático. Aunque parezca lo contrario, la replicación ya tiene el camino abierto gracias a gente como la Open Knowledge Foundation y su experiencia en este tipo de productos formados por bits; los átomos no deberían tratarse distinto y su experiencia es vital para conseguir evitar problemas que ya han tenido anteriormente. Sólo hay que tomar ejemplo de su forma de hacer las cosas.

Mobiliario, casas, objetos, comida, piezas metálicas para maquinaria, ... ¿Hay algún límite en cuanto a la impresión en 3D?

No. Sólo la imaginación. Es evidente que con las mejoras no sólo en hardware de impresión, uso de materiales (metal, maderas, plástico, resinas, cementos y todo aquello que pueda ser aglutinable y que luego endurezca), software, diseños y el conocimiento compartido entre toda la red de FabLabs, MakeSpaces y movimientos populares como 'Clone Wars' todo es posible dependiendo de la escala. Fabricar casas era un concepto muy interesante hace un año y ya es realidad en China. Es bastante probable que la Impresión 3D sea fundamental para la carrera espacial y la conquista de otros planetas, ya que enviando una serie de robots es posible que se construyan los refugios para los colonos en la Luna y Marte antes de enviarlos allí (con un ahorro de costes increíble); o que las reparaciones se puedan efectuar fabricando las piezas que fallen en el momento, sin tener que esperar a un envío desde la tierra. Por no hablar de la impresión tridimensional de órganos humanos para transplantes con una base de proteínas a la que, sumando células madre, conseguimos que sea una reproducción total de cada individuo evitando los rechazos y la medicación para toda la vida. ¿Si pensamos en la lógica tan simple de esto que acabamos de decir, qué no se podrá llegar a hacer aquí en la Tierra?

Algo que espero que ocurra y que no sé si al final veremos: ir a una tienda de deportes, y que nos escaneen en 3D los pies y poder imprimir el modelo de zapatilla ajustado a nuestras necesidades y llevárnosla puesta. ¿Cómo lo veis?

Que es posible, pero también hay que tener en cuenta si será rentable. Hoy en día puedes entrar en una página web de una industria automovilística y pedir el coche a medida. El problema es que tarda en llegar. ¿Una zapatilla de deporte con todos los materiales que incluye puede realizarse con impresión en tres dimensiones con unos costes asequibles o con un plazo de entrega cercano? La Impresión 3D permite cosas increíbles, pero tampoco es, a día de hoy, un competidor con la industria de productos de masa. Lo que preguntas ya se hace con los deportistas de alta competición, pero tiene unos costes que muchos veríamos inasumibles. ¿Qué quiere decir ésto? ¿Que la Impresión 3D no puede competir? Pues sí, pero en pequeñas cosas. Quizás el poder imprimirte una plantilla dedicada a tus pies, que tendrá que diseñar un podólogo que sabe de ésto, y cambiar la que viene de fábrica es una opción rentable que te da lo que quieres sin necesidad de imprimir el calzado completo.

Vemos, que hay mercado para la Impresión 3D, por el prototipado, por los productos “dedicados” o ajustados a tus necesidades, por los repuestos imposibles, por las piezas limitadas de poca producción o por los diseños para cosas de casa (que habría que ver si compiten con los de plástico extruido de los chinos, por poner un ejemplo). También puede ser por los 'caprichos', por lo de que uno se haga sus propias cosas a medida. La impresión aditiva no tiene que sustituir completamente a la industrial. ¿Pero alguien se da cuenta de que lo que no sea producción estandarizada es ya un mercado enorme? Las impresoras 3D son una herramienta más que ofrecerá resultados impresionantes. Incluso para generar mercados nuevos que complementen los existentes; mira la idea que acabamos de dar a los podólogos, que en vez de contratar la creación de plantillas puedan tenerlas en su gabinete y el cliente pueda observar cómo se generan capa a capa. Materiales flexibles para ello ya existen en el mercado.

Las impresoras 3D son herramientas de generación de mercados nuevos que complementen a los ya existentes

¿Cómo creéis que va a evolucionar la impresión en 3D?

Queda mucho por trabajar. Sobre todo en la precisión final. Cuando se evite la visión de las capas de impresión en el producto los profesionales se lanzarán a tener máquinas de este tipo. Y entonces se producirá ese 'boom' del que hemos hablado. Aumento en ventas que será silencioso, no con tanto ruido como se está generando ahora con las expectativas. Lo primero es que la gente que fabrica y que manufactura se dé cuenta de las posibilidades de negocio personal con la Impresión 3D y superen el miedo a los programas de modelaje. Cuando la resolución de las piezas sea prácticamente impercentible las cosas serán casi imposibles de diferenciar y el cliente final no sabrá que está impresa en 3D o con extrusión. Y ahí el mercado se convertirá en algo habitual sin tanto ruido pero con mucha más efectividad, como ocurre con los protésicos dentales, que llevan usando la tecnología de impresión 3D varios años sin que nadie se dé cuenta.

Los diseñadores industriales, los 'customizadores' y los 'manitas' serán los grandes creadores. Volverán tiendas similares al tornero de la esquina que permitirán tener productos imposibles que permitan reparar objetos viejos. Uno de los efectos probables del advenimiento del sector es que se abaraten los precios de los productos o que éstos duren más al permitirse reparaciones no previstas, lo que unido a la pérdida de poder adquisitivo de la gente que se está produciendo ahora puede ser una defensa para disponer de tecnología útil a bajo coste y destinar el gasto familiar a lo que importa. Es una revolución en muchos sentidos y veremos cómo se consolida.

Por último, ya que nos ponemos: ¿cuando se junten la impresión 3D, la biotecnología, la genética y las nanotecnologías en una... qué impedirá que se puedan crear androides o replicantes o todo tipo de cosas? Nada. Pero aunque suene muy bonito, no cabe duda de que hay que trabajar muchísimo en este tipo de cosas y es muy probable que sean nuestros nietos quienes disfruten de un porcentaje grande de las posibilidades que permiten estas tecnologías de impresión tridimensional. Nosotros veremos unas cuantas, pero es difícil que podamos acceder a las más increíbles para beneficio nuestro. Las posibilidades son enormes en casa, infinitas, pero no olvidemos que las aprovecharán más los 'manitas' aunque los ciudadanos tendrán objetos más útiles y dedicados; pero en las tecnologías avanzadas se harán cosas increíbles, pero no al alcance de todos. Lo que sí es posible, muy posible, es que en el futuro las únicas patentes que existan sean de biotecnología, genética y nanotecnología, ya que la impresión 3D haga obsoletas muchas de las demás, pero esto, como todo, no deja de ser ciencia ficción. La Impresión 3D accesible al individuo y no sólo a la industria ha venido para quedarse y no hay vuelta atrás; lo que viene de cara al futuro es ver cómo se implanta y en qué condiciones, pero beneficios va a aportar seguro a todo el mundo.


Los responsables de LEON3D con su impresora LION3D

Agradecemos a Jose Ángel Castaño y Jesús Fernández su tiempo para contestar nuestras preguntas y les deseamos muchos éxitos en la impresión 3D.

Más información | LEON3D

En Xataka Smart Home | Impresión 3D

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio