Compartir
Publicidad
No queremos televisores con una obsolescencia del software de un año
Televisores

No queremos televisores con una obsolescencia del software de un año

Publicidad
Publicidad

¿Tienen los televisores Smart TV un problema de obsolescencia en temas de software? Como ya hemos podido ver en estos meses anteriores, el 2015 nos traerá importantes apuestas a nivel de software para los televisores. Tenemos que Samsung, LG, Panasonic, Sony, Philips o Sharp entre otros apostarán por soluciones como Tizen, WebOS 2.0. Firefox OS o Android TV.

Y está genial, las nuevas plataformas smart tv solucionan problemas que hasta ahora habíamos sufrido. Para empezar disfrutan de una interfaz de usuario más intuitiva y amigable, con diseños más minimalistas y acertados. También mejoran en rendimiento y conseguimos algo que hasta ahora lastraba la experiencia de uso: los tiempos de carga entre menús y transiciones. Pero sobre todo, las nuevas plataformas abrirán un nuevo mundo al desarrollo de aplicaciones con SDK mucho más sencillos para los programadores.

Pero no todo es perfecto, y si hemos comprado un televisor recientemente no podremos actualizar. En el caso de las apuestas por Android TV, Tizen o Firefox OS se puede entender pero los que tengan un televisor LG con WebOS igual andan más mosqueados. Y es que no podrán actualizar a la versión 2.0 ni siendo gama alta.

Claro que intentemos ver los motivos. Partamos de la base que necesitan un hardware más potente y que no se encuentra en los modelos anteriores. Perfecto, se acepta pero ¿qué pasará el próximo año? Hasta ahora no habíamos prestado atención a que nunca pudimos actualizar una plataforma Smart TV a una versión más reciente a menos que comprásemos nueva tele o los “famosos” Evolution Kit de Samsung. Pero ya se empieza a mirar más con lupa ese tema y son nuestros teléfonos uno de los responsables.

Nuestro smartphone tiene un ciclo de vida útil de uno o dos años, aunque se pueda estirar alguno más. No hablaré de gama baja y sí me centraré en la alta. Los LG G3, Galaxy S5, Xperia Z3 o el último iPhone nos garantizan en estos momentos la actualización a Android 5.0. De modo que sabemos que podremos seguir usando y disfrutando de las posibilidades del sistema.

En televisores no es igual pero sin embargo nos están vendiendo ya una serie de servicios extras como los juegos que llegarán a Android TV o el juego vía streaming de PlayCast. Luego, si unimos que la inversión de un televisor debe ser de 5 o 10 años de uso mínimo (es el tiempo que solemos tardar en cambiar de televisor), no queremos que de un año para otro ya no podamos disfrutar porque sacan nueva versión del SO pero ya no podemos instalarlo.

Tal vez me esté adelantando y lo tengan todo bien planificado, pero si no es así puede que muchos usuarios terminen descartando marcas por esa obsolescencia clara en software. Y sobre todo lo digo por Samsung y LG que ahora mismo gozan de una buena cuota de mercado. Pero si los tiros en temas de actualizaciones garantizadas van por apostar por Android TV puede que Sony, Philips y Sharp ganen protagonismo en un mercado que cedieron a los coreanos desde hace unos años. Sin olvidar que Roku, Amazon, Apple o cualquier fabricante que lance un set top box con Android TV podrían estar ya frotándose las manos.

En Xataka Smart Home | Samsung sigue «on fire», sus Smart TV muestran anuncios pop up sin avisar e interrumpiéndonos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio