Cómo comprar una tele en el Black Friday y no morir en el intento: recomendaciones y consejos
Televisores

Cómo comprar una tele en el Black Friday y no morir en el intento: recomendaciones y consejos

Los televisores son uno de los productos que más descuentos poseen cuando se acerca el Black Friday. En multitud de tiendas podemos encontrar la tele ideal con una jugosa oferta, como bien solemos publicar en nuestros artículos de 'Cazando Gangas'. Sin embargo, es posible que a mucha gente le abrume toda la oferta que hay, teniendo dudas sobre qué modelo escoger.

En este artículo nos centraremos en repasar todos los aspectos que hay que tener en cuenta para seleccionar el televisor de nuestros sueños, comentando las tecnologías recomendadas según el uso que le demos, dimensiones ideales, o las características a las que renunciamos cuando adquirimos un televisor propio de la gama de entrada, y si éstas merecen la pena.

¿Qué tamaño comprar?

No. Aquí no vale lo de "cuanto más grande, mejor". Y es que dependiendo de las circunstancias del entorno en el que estará situado el televisor, será recomendable escoger un tamaño u otro. Generalmente, es a partir de la distancia donde nos sentamos para ver la tele, cuando podemos hacer una elección del tamaño de la diagonal del panel. Los fabricantes recomiendan una distancia determinada para cada tamaño, dependiendo también de la resolución del panel.

Distancia/Resolución pantalla

Pantallas HD (1366x768)

Pantallas Full HD (1920x1080)

Pantallas UHD (3840x2160)

De 1 a 1,5 metros

Entre 19 y 24 pulgadas

Entre 40 y 46 pulgadas

De 1,5 a 2 metros

19 pulgadas

Entre 26 y 32 pulgadas

Entre 46 y 55 pulgadas

De 2 a 3 metros

Entre 24 y 32 pulgadas

Entre 32 y 46 pulgadas

Entre 60 y 85 pulgadas

De 3 a 4 metros

De 32 a 40 pulgadas

Entre 46 y 55 pulgadas

85 pulgadas o más

Como podéis ver en la tabla, se recomienda una mayor distancia en caso de que el panel sea Full HD, ya que reproduce el contenido con menor detalle que en 4K. No obstante, esta tabla es orientativa, y no tenemos porque cumplirla a rajatabla, aunque viene muy bien como recomendación.

OLED, QLED, ULED, NanoCell, LCD-LED. ¿Con cuál me quedo?

Dependiendo de las tecnologías que equipe el televisor, el precio del mismo variará, evidentemente. La eterna pregunta siempre se ha dirigido hacia qué es mejor, si un televisor OLED, o uno QLED. Ambos pertenecen a la gama alta, y en resumidas cuentas, el OLED proporciona un mayor contraste y negros extremadamente profundos gracias a su tecnología de diodos LED orgánicos, mientras que con el QLED obtenemos un mayor brillo debido a que su panel viene retroiluminado con una matriz de diodos LED siempre encendidos.

La elección viene ya a cuenta de cada uno. Y es que si bien es cierto que la gran mayoría de personas prefieren la tecnología OLED, en determinadas ocasiones quizás es más conveniente el QLED, sobre todo si la sala en la que se encuentra el televisor es muy luminosa.

Bien es cierto recalcar, que aunque el OLED sea el preferido de muchos, existe cierto riesgo de quemado y retención del panel. Esto en parte se debe a la reproducción de imágenes estáticas como las de un logo o HUD durante mucho tiempo, haciendo que los píxeles de esa zona se degraden a un ritmo superior al resto. Aunque no es muy común que pase, sobre todo con las tecnologías presentes en los televisores actuales para evitarlo, el riesgo sigue estando ahí y creemos que al menos merece su mención.

samsung qled

Dentro de los televisores que cuentan con tecnología QLED o LCD-LED, serán más costosos aquellos que ofrezcan un mayor control de su brillo. Es decir, serán más caros si vienen equipados con tecnologías de atenuación local, o disponen de multitud de zonas de atenuación. Así, en situaciones donde el contenido que veamos sea oscuro, el panel gestionará de mejor forma los negros y no dotará a la escena de un brillo excesivo y molesto. También habrá modelos que se deshagan mejor de ese 'efecto halo' que puede aparecer en determinados objetos en pantalla.

Los televisores que cuenten con tecnologías de Full-array Local Dimming (FALD), serán aquellos que dispongan de la mejor retroiluminación posible, ya que cuentan con un gran número de diodos led y de zonas de atenuación local que ofrecen el mejor control de brillo posible. En gamas más bajas, encontraremos televisores que incorporen retroiluminación Edge-LED, es decir, iluminación proveniente únicamente del borde inferior, o Direct-LED, parecidos a los Full-array, pero con una cantidad muy inferior de diodos LED.

Otros términos que encontraremos a la hora de escoger un televisor son ULED o NanoCell. Los primeros hacen referencia a un conjunto de tecnologías patentadas por Hisense, que a groso modo se acercan más a la experiencia del QLED. NanoCell por su parte, está desarrollada por LG y también se podría decir que es el equivalente a las QLED de Samsung. Es una tecnología compuesta por una capa de filtrado de color que tiene por objetivo mostrar la imagen lo más precisa posible.

Aquellos televisores que no posean algunos de los términos mencionados serán directamente LCD-LED, es decir, compuestos por diodos led tradicionales y con una gestión del brillo más pobre mediante zonas de atenuación local. Son los modelos más económicos y apuestan sobre todo por retroiluminación Edge-LED y Direct-LED.

¿Qué hay de la tecnología MiniLED y MicroLED?

Fabricantes tales como Samsung y LG ya comercializan televisores con tecnología MiniLED, que básicamente se trata de utilizar diodos LED más pequeños para lograr una densidad de píxeles mayor, lo que se traduce en un brillo, contraste, resolución y rango dinámico superior.

Neo QLED por parte de Samsung, y QNED en televisores LG, son los nombres comerciales que utilizan ambas firmas para promocionar su tecnología MiniLED. Actualmente son los paneles con diodos LED inorgánicos más avanzados del mercado, y los podemos encontrar en un rango de precios de entre 1.500 y 9.000 euros. Todo depende de la resolución y tamaño que escojamos.

El MicroLED en cambio, es una tecnología aún superior, disminuyendo aún más el tamaño de los píxeles para ofrecer increíbles resoluciones, sobre todo en tamaños de panel que superan las 100 pulgadas. Está previsto que veamos los primeros paneles en ofrecer esta tecnología a finales de este mismo año y en 2022. Sin embargo, el coste de los mismos será altamente excesivo para la mayoría de mortales.

El HDR y la importancia del brillo

La gran mayoría de televisores del mercado disponen de compatibilidad con HDR. Sin embargo, esta tecnología variará dependiendo del estándar que utilicen y el brillo del propio panel.

HDR (Alto Rango Dinámico en español), no es más que una tecnología que corrige la sobreexposición en escenas muy lumínicas (como aquellas en las que se vislumbran los rayos del sol). También hace lo mismo con la subexposición, dotándonos de mayor información en escenas más oscuras.

Los estándares más extendidos actualmente son HDR10, HDR10+, HLG y Dolby Vision. Para proporcionar un buen HDR, el panel debe de disponer de un brillo a la altura. el estándar HDR10+ es el más utilizado, y viene de la colaboración entre Samsung y Amazon, siendo compatible con una profundidad de color de 10 bits y un brillo de hasta 10.000 nits.

hdr

Por su parte, Dolby Vision se ha hecho hueco en la industria como el HDR más avanzado del momento, ofreciendo compatibilidad con paneles de hasta 12 bits y 10.000 nits de brillo. Tanto el HDR10+ como Dolby Vision suponen una ventaja ante el resto: los metadatos dinámicos. Estos permiten ajustar la escena en tiempo real, aplicando una curva de gamma y contraste distinta en cada escena.

En las gamas más premium de televisores también encontramos el HDR10+ Adaptative y Dolby Vision IQ. Estas novedosas tecnologías hacen uso de los sensores de luz de los paneles para incluir esa información en los metadatos dinámicos. De esta manera, el brillo y parámetros de la imagen cambiará también dependiendo de la luminosidad del entorno.

Sistema operativo

El sistema operativo que nos venga en el televisor dependerá del fabricante. Podemos encontrar televisores con Tizen OS en Samsung, webOS en LG, y Android TV en modelos de Sony, TCL, Panasonic, Philips, Xiaomi y más fabricantes. Existen bastantes más, pero a diferencia de Samsung y LG que disponen de sistemas operativos propios, existe una tendencia en el mercado hacia Android TV.

Nuestro interés será el de disfrutar del mayor número de apps y características. Android TV presenta una gran ventaja frente al resto. Y es que es tremendamente versátil, ya que permite personalizar nuestra experiencia de forma más amplia. De esta manera, se trata de la mejor opción para aquellos que busquen una mayor compatibilidad con las aplicaciones y servicios del mercado.

lg c1 webos

Otro aspecto a destacar aquí es que la fluidez del sistema operativo y la interfaz dependerá de la CPU, memoria RAM y optimización de cada televisor. Como viene siendo habitual, aquellos televisores de gama más alta estarán dotados de una mayor fluidez en su sistema debido a sus especificaciones.

Para los más jugones: HDMI 2.1, VRR y 120Hz

Los últimos televisores del mercado ofrecen tecnologías adaptadas a las consolas de nueva generación y al juego en PC. El estándar HDMI 2.1 ofrece señales de hasta 8K y 120Hz, más que suficientes para la tecnología actual en videojuegos.

La tecnología de VRR (Variable Refresh Rate), se encarga de adaptar la tasa de frecuencia del panel a la de fotogramas del juego en cuestión. De esta manera, podremos optar a una experiencia mucho más fluida, con tasas de hasta 120Hz. Los estándares actuales para esta tecnología son el FreeSync de AMD y el G-Sync de NVIDIA.

vrr

Estas tecnologías vienen a ofrecer características similares a los monitores gaming que existen actualmente en el mercado, trasladadas a la gran pantalla de casa. Si vuestro propósito es jugar a videojuegos en el televisor, es recomendable que le echéis un vistazo a estas tecnologías. Aunque todo depende, claro está, del nivel de sibaritismo que tengáis a la hora de jugar.

Al televisor le debe acompañar un buen sonido

El principal hándicap de los televisores de gama media y de entrada es un sistema de sonido algo más mediocre, un sacrificio que sirve para incorporar un panel de mejor calidad. Solemos infravalorar la labor de un buen sistema de sonido, y desde Xataka Home recomendamos echarle un ojo a algunas barras de sonido si nos hemos decantado por un modelo con un sistema de audio algo inferior.

El hecho de contar ahora con paneles más grandes y que ocupan casi la totalidad de la superficie frontal, ha hecho que el sonido pase a un segundo plano. Afortunadamente, con la llegada del HDMI 2.1 y su compatibilidad con eARC para ofrecer sonido sin compresión y a máxima resolución, además de los estándares Dolby Atmos y DTS:X, podremos montarnos un buen sistema de sonido adicional a nuestro televisor si así lo deseamos.

Aspectos clave para encontrar un buen televisor a un precio justo

Lo principal de todo es tener claras las características que queremos tener en nuestro televisor. Dependiendo del uso que le demos, tendremos unas opciones u otras. Como ya hemos mencionado arriba, existen diversas tecnologías, así que lo recomendable sería tener un tiempo para meditar lo que realmente necesitamos.

Entre los televisores de gama alta, solemos encontrar modelos que van a partir de los 1.000 euros. Aquí encontramos características tales como un panel QLED u OLED, sistemas avanzados de gestión del brillo, tecnologías punteras de escalado, etc. A partir de cierto precio encontramos también paneles con tasa de frecuencia de hasta 120 Hz y las características propias del gaming. Los precios pueden dispararse incluso a los 30.000 euros en la gama más premium. Aquí os dejamos con algunos ejemplos:

TV QLED 163 cm (65") Samsung QE65QN95A Procesador Neo QLED 4K, Inteligencia Artificial, Smart TV

TV QLED 163 cm (65") Samsung QE65QN95A Procesador Neo QLED 4K, Inteligencia Artificial, Smart TV

TV QLED 55'' Samsung QE55Q80A 4K UHD HDR Smart TV

TV QLED 55'' Samsung QE55Q80A 4K UHD HDR Smart TV

TV OLED 55" - LG OLED55C15LA.AEU, UHD 4K, α9 Gen4, webOS 6.0, Smart TV, Asistentes de voz, Dolby Atmos, Blanco

TV OLED 55" - LG OLED55C15LA.AEU, UHD 4K, α9 Gen4, webOS 6.0, Smart TV, Asistentes de voz, Dolby Atmos, Blanco

En la gama media y de entrada, Dejamos de lado la tecnología OLED, pero seguimos encontrando modelos muy interesantes con buenos paneles, compatibilidad con múltiples formatos de HDR y que nos servirán para todo un buen puñado de usos. Generalmente los precios de estos televisores van desde los 300 a los 900 euros. En nuestro artículo dedicado a los Premios Xataka de este año recopilamos algunos de los mejores modelos.

Hisense 55A66G 2021 Series - Smart TV 55" 4K UHD con Dolby Vision HDR, DTS Virtual X, Freeview Play, Alexa Built-in, Bluetooth

Hisense 55A66G 2021 Series - Smart TV 55" 4K UHD con Dolby Vision HDR, DTS Virtual X, Freeview Play, Alexa Built-in, Bluetooth

TCL QLED 55C725 - Televisor 55 Pulgadas QLED, Smart TV Resolución 4K HDR Pro, HDR Multi-Format, Game Master, Sonido Onyko Dolby Atmos, Android TV, Google Assistant Incorporado, Compatible con Alexa

TCL QLED 55C725 - Televisor 55 Pulgadas QLED, Smart TV Resolución 4K HDR Pro, HDR Multi-Format, Game Master, Sonido Onyko Dolby Atmos, Android TV, Google Assistant Incorporado, Compatible con Alexa

Sony KD50X80J - Smart TV de 50" con 4K Ultra HD, Google TV, Processor X1, Triluminos Pro, HDR (modelo 2021, color negro)

Sony KD50X80J - Smart TV de 50" con 4K Ultra HD, Google TV, Processor X1, Triluminos Pro, HDR (modelo 2021, color negro)

¿Qué sacrificamos cuando nos vamos a la gama de entrada?

En el sector de los televisores hay mucha competencia, además de un sinfín de modelos de cada fabricante con distinto rango de precios. Las teles que rondan entre los 250 y 400 euros son las gamas más básicas que podemos encontrar a día de hoy, y aunque dispongan de resolución 4K, evidentemente se sacrifican características para que puedan estar disponibles a ese precio.

Ni QLED, ni OLED, ni ningún otro término comercial del estilo. Los televisores en este rango de precios serán en su gran mayoría LCD-LED con retroiluminación EdgeLED o DirectLED. Esto significa que nos olvidamos de un brillo y colores descomunales, y generalmente la gestión de los negros es bastante inferior a las de gamas superiores.

hisense

En cuanto al HDR, tecnologías como la de Dolby Vision se reservan para la gama media y en adelante. Y por supuesto, también se descartan todo tipo de tecnologías enfocadas al gaming, como el VRR, los 120Hz o el HDMI 2.1.

Tampoco encontraremos procesadores tope de gama para el escalado de imagen mediante inteligencia artificial. Si bien algunas de las teles de gama de entrada si presentan ciertas maneras de escalado, el resultado no será el mismo.

Con esto en mente, no quiere decir que no recomendemos la compra de estos televisores, sino informar acerca de las características que no cuentan. En caso de que el uso que le vayáis a dar al televisor esté enfocado a ver los canales de la TDT y alguna película o juego de manera casual, no es una mala opción si las tecnologías mencionadas antes no restan un peso importante para vosotros.

Temas
Inicio