Compartir
Publicidad
Tecnologías para mejorar la imagen en monitores: repasamos las posibilidades del mercado y sus diferencias
Curiosidades

Tecnologías para mejorar la imagen en monitores: repasamos las posibilidades del mercado y sus diferencias

Publicidad
Publicidad

A la hora de hacernos con un monitor debíamos de optar generalmente por dos tipos de tecnologías para la mejora de imagen. O preferíamos AMD FreeSync, el modelo gratuito y el más extendido, o nos hacíamos con un monitor con Nvidia G-Sync, alternativa más potente pero que a la vez encarecía el precio final del monitor.

Esto era así al menos hasta el CES 2019, cuando Nvidia lanzó una noticia que nos dejó con la boca abierta: su tecnología G-Sync Compatible (inicalmente A-Sync) de forma que los monitores podrían contar vía software y no sólo hardware con esta mejora, abaratando precios y añadiendo competencia. Y llegados a ese punto conviene recordar las diferencias entre todas estas tecnologías.

NVIDIA G-Sync

Nvidia

Nvidia G-Sync es la solución más potente hasta la fecha. Lanzada en en 2013, permite a los monitores compatibles con las tarjetas con su tecnología G-Sync, acabar con problemas cómo el tearing, el stuttering y el input lag resultante del V-Sync.

Para ello, NVIDIA G-Sync realiza una sincronización entre la GPU Nvidia de nuestro equipo y el monitor que estamos usando. Vía hardware y mediante un módulo desarrollado por NVIDIA la imagen mejoraba notablemente pero eso sí, aumentando el precio del monitor en cuestión.

AMD FreeSync

Amd Freesync

Frente a esta opción hay otra, la más extendida, comandada por AMD. El otro gran fabricante de tarjetas lanzón, dos años más tarde, el sistema AMD FreeSync. Su propuesta iba por un camino parecido aunque no idéntico. En lugar de hardware usaban software para lograr los mismos resultados.

AMD FreeSync se basa para lograrlo en la sincronización adaptativa de DisplayPort. De esta forma busca lograr frecuencias de actualización dinámica, de forma que se sincronice la frecuencia de imágenes entre el monitor compatible y las tarjetas gráficas, en esta ocasión de la gama Radeon.

 VESA Adaptive-Sync

Vesa

VESA Adaptive-Sync es la otra alternativa. Nacida a medio camino en el tiempo entre las dos anteriores, es fruto de la asociación de estándares de electrónica de vídeo (VESA). VESA Adaptive-Sync se sirve la conectividad DisplayPort 1.2a para lograr los mismos objetivos que las dos tecnologías antes vistas.

Adaptive-Sync se busca sincronizar dinámicamente los gráficos entre gráfica y pantalla, esto es, que la velocidad de representación de cuadros de la GPU, fotograma a fotograma sea fiel en el panel del monitor.

G-Sync Compatible

Nvidia

Y este era el panorama hasta que en el CES 2019 Nvidia anuncia su modelo G-Sync Compatible. El objetivo de G-Sync Compatible es intentar lograr lo mismo que con NVIDIA G-Sync pero eliminando el hardware de la ecuación, pues esta fórmula no incluye módulo físico G-Sync en el monitor. Se abaratan por lo tanto los precios.

G-Sync Compatible es una tecnología sólo se podrá activar en monitores que la compañía haya testeado y haya validado, y estos se tratan de monitores compatibles con la tecnología Variable Refresh Rate (VRR).

La tecnología G-Sync Compatible de Nvidia quiere ofrecer una experiencia similar de Variable Refresh Rate (VRR) a lo que logra AMD FreeSync y para ello, al eliminar el módulo de los monitores debe certificarlos para garantizar que no cuentan con problemas de blanking, pulsing, flickering o ghosting.

De forma paralela, para poder contar con este certificado, estos monitores seleccionados deben contar con un panel HDR10, es decir, eso es, que ofrezca una luminosidad de 1000 nits y que además cuente con una cobertura de color DCI-P3 del 100%. Esto quiere decir que para aprovechar G-Sync Compatible con contenido HDR vamos a precisar de un monitor con el sello "G-Sync Ultimate" y no bastará con G-Sync normal.

Nvidia opta por una sincronización vía software gracias a un driver que se encarga de controlar las sincronización entre la gráfica y la pantalla. Pero llegados a este punto, ¿qué diferencia hay entre G-Sync y G-Sync Compatible?.

Hay que aclarar que en ambos casos nos encontramos ante G-Sync Compatible dos tecnologías de sincronización adaptativa si bien ambas funcionan de forma totalmente diferente. La primera es la más potente y la que mejor resultado ofrece, si bien el monitor debe tener un módulo físico que es el que sincroniza con la tarjeta gráfica frame a frame. En el segundo caso, Nvidia ha optado por drivers propios para emular el proceso usado por VESA o AMD con sus propuestas y elimina de esta forma el uso de un módulo para lograr dicha sincronización.

Para poder usar G-Sync Compatible debemos de contar con alguno de los monitores certificados por Nvidia en un proceso que no está siendo sencillo. El objetivo final es frenar la escalada de ventas de AMD, que era la opción que con más fuerza aparece en el mercado, al menos en los monitores de gama baja y gama media.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio