¿Estás pensando en dar el salto al vinilo? Si vas a comprar un tocadiscos, estos son algunos aspectos a valorar
Reproductores

¿Estás pensando en dar el salto al vinilo? Si vas a comprar un tocadiscos, estos son algunos aspectos a valorar

Los vinilos están viviendo una segunda juventud. Un momento revival que está provocando que cada vez ocupen más espacio en las tiendas, sobre todo por la desaparición del resto de formatos físicos ante la llegada masiva de propuestas basadas en el audio en streaming.

Y junto con el aumento de los vinilos, también los tocadiscos están aumentando su presencia en el mercado. De contar con un espacio en las tiendas, al que el término escaso, le quedaría corto, han pasado a ostentar posiciones privilegiadas. Muchos usuarios pueden pensar en hacerse con un tocadiscos o giradiscos y en ese sentido hay algunos aspectos que puede ser interesante considerar.

Qué tocadiscos comprar

Antes de decantarte por un tocadiscos o por otro, merece la pena detenerse en apartados como sus funciones y componentes o las conexiones de las que disponen, aunque quizá el que influirá en todo sea el presupuesto. Repasamos punto por punto.

Presupuesto: ¿tocadiscos baratos o caros?

Euro

El primer punto y el para muchos, más determinante, es el relativo al dinero que queremos y podemos gastar. Contamos con un catálogo en el que hay precios para todos los gustos y bolsillos. Encontramos modelos económicos de unos 50 euros a tocadiscos de altas prestaciones que llegan a los 1.700 euros.

El precio va en función de la calidad de sonido que ofrecen, los materiales de construcción y de las funciones con las que cuentan, por lo que ya depende de cada usuario elegir el que más convenga a sus necesidades y capacidad económica.

Funciones y componentes

Sony

En general, es interesante pararse a mirar qué ofrece el tocadiscos además de reproducir vinilos. Los hay con sintonizador de emisoras AM/FM o los que añaden un puerto USB para reproducir MP3, o incluso convertir el audio del vinilo a digital y almacenarlo. Sin embargo, el aspecto clave son los componentes del giradiscos.

Y aquí hay que diferenciar entre un modelo automático o manual. Mientras en el primero se dispone de una calibración mecánica del brazo que hace que este se active con pulsar un botón o palanca, en los manuales debemos ser nosotros quienes levantemos y bajemos el brazo para que inicie el proceso. Estos suelen ofrecer más precisión para pinchar o mezclar pistas.

La cápsula fonocaptora es otro de los elementos clave. Debemos optar, en la medida de lo posible, por un cabezal independiente y una aguja de calidad, pues es la parte que se encarga de estudiar los surcos del disco y de leer las ondas sinusoidales.

Tocadiscos

Es importante también conocer la velocidad que ofrece, pues en conjunción con el tamaño del disco que soporta permite ofrecer distintas capacidades. Podrán reproducir LP a 33 RPM, SP a 78 RPM... que pueden darse en discos de 7, 10 o 12 pulgadas.

Otros aspectos a considerar son las bases, el plato y el motor. Empezando por las bases, estas deben ser suaves y de poca altura, ideales para sustentar un equipo que absorberá mejor las posibles vibraciones cuanto mayor sea su peso. En el segundo aspecto, sería interesante buscar un modelo de tracción directa para lograr un movimiento es más uniforme y un menor ruído de fondo. El equipo puede ser algo más caro, pero ofrece mejor resultado. La alternativa son los de correa o los de polea.

En cuanto al motor, es aconsejable que sea de de corriente continua y tracción directa, un sistema que facilita una alimentación estable del equipo y, por lo tanto, un mejor suministro de energía.

Para finalizar, podemos buscar un tocadiscos que incorpore los altavoces. Es ideal si no queremos depender de una salida de audio externa y no nos importa perder calidad de sonido. De esta forma podemos escuchar la música directamente desde nuestro tocadiscos. Es algo que podemos encontrar en modelos de gama baja o gama media.

Conexiones: más importantes de lo que parecen

Rca

Puede parecer un aspecto menor, pero cobra importancia si lo que queremos es digitalizar los vinilos que tenemos en casa. Es básica la presencia de una toma RCA a la que también podemos añadir una salida de auriculares en el frontal y otra salida en la trasera para conectarle otra salida si queremos usar por ejemplo un Home Cinema.

El puerto USB o S/PDIF es el indicado si lo que queremos es exportar el audio a formato digital y cada vez es más habitual en los equipos.

tocadiscos

Tocadiscos recomendados

En función de todos estos factores, podemos encontrar modelos económicos como es el Sunstech PXR3, un modelo que por poco más de 70 euros ofrece sintonizador analógico de radio FM estéreo, puerto USB 2.0 para grabar las canciones y entrada auxiliar.

Sunstech PXR3 - Tocadiscos (33 y 45 rpm, USB, FM), color marrón

Sunstech PXR3 - Tocadiscos (33 y 45 rpm, USB, FM), color marrón

Un escalón por encima podemos encontrar el Aiwa APX-680BT, que puedes conectar a cualquier altavoz bluetooth, o más alto aún y por 309 euros el Audio-Technica AT-LPW30TK, muy orientado si lo que buscas es disfrutar de la alta fidelidad.

El límite lo pone nuestro bolsillo y si hay solvencia siempre podemos optar por modelos como el Sony PSHX500, que por algo más de 400 euros ofrece conversor analógico a digital integrado y compatibilidad con audio de alta resolución y conexión a nuestro smartphone.

Sony PSHX500 - Tocadiscos con Capacidad para convertir a Audio, Dos velocidades, Negro

Sony PSHX500 - Tocadiscos con Capacidad para convertir a Audio, Dos velocidades, Negro

Aunque si buscas la verdadera experiencia retro, este RAPLANC de más de 9.000 euros (no se nos ha escapado ningún cero) simula un tocadiscos antiguo, pero esconde funcionalidades como reproductor de CDs, puertos USB y bluetooth.

Temas
Inicio