Publicidad

Consejos básicos a la hora de hacernos con un reproductor multimedia para nuestro hogar
Reproductores

Consejos básicos a la hora de hacernos con un reproductor multimedia para nuestro hogar

Publicidad

Publicidad

Cuando nos decidimos por la compra de un reproductor multimedia para nuestro hogar, uno de los pasos previos es investigar y conocer cuales son las características técnicas de cada aparato para poder realizar siempre la compra más acertada. Y es que estamos ante una compra de cierta magnitud en la que conviene no tirar el dinero.

Pero conocer las especificaciones no lo es todo y así tenemos que buscar el reproductor (como cualquier aparato en general) que se adapte a nuestras necesidades concretas y de igual manera lo haga también a nuestro presupuesto disponible. Algo a lo que vamos a intentar colaborar con esta guía

Empezamos por advertir que las tres "B" (bueno, bonito y barato) rara vez se suelen dar. Siempre vamos a estar más tentados por comprar el modelo más caro del mercado, aquel reproductor multimedia que te permita reproducir el mayor número de formatos o archivos posibles, pero esto es algo que no siempre es posible o necesario en función de lo dicho al principio.

No obstante vamos a ir viendo distintas opciones y posibilidades buscando en todas y cada una de ellas las opciones más completas.

¿Reproductor multimedia externo o interno?
1366 2000

El primer aspecto a estudiar es si vamos a necesitar de un reproductor multimedia interno o externo en función de nuestras necesidades. Si optamos por uno interno, ya que hacemos un uso exclusivo en casa, no vamos a sufrir de cables a la vista ya que va inserto en la carcasa y lo podemos colocar dentro del ordenador.

Si por el contrario buscamos movilidad lo mejor os buscar un reproductor multimedia externo. Ideal cuando necesitamos desplazarnos con el mismo o si la fuente de datos a cargar la tenemos situada en otro lugar y no queremos cargar con el resto del equipo a cuestas.

Esta sería digamos, la duda más simple a resolver, pues sólo precisamos determinar cual es el uso que le vamos a dar. A partir de aquí entramos en materia, con características técnicas y especificaciones.

Soporte para formatos de vídeo, algo fundamental
1366 2000 2

Lo principal, lo más importante, es que el reproductor sea compatible con todos los formatos de vídeo disponibles. Cuantos más mejor. Y es que aunque hoy día la gran mayoría de los modelos a venta son capaces de reproducir los formatos más populares siempre es conveniente cerciorarse que nuestro reproductor es compatible al menos con los formatos de vídeo "avi, mkv, wmv, mp4, mpeg" o "MP3, Flac y WAV" para audio así como "jpg, png o tiff" para las imágenes.

Igualmente tenemos que estudiar un apartado como es la compatibilidad con los distintos tipos de subtítulos, sobre todo si somos "devoradores" de series o películas en VOS. Así debemos comprobar la compatibilidad del reproductor con distintos tipos de subtítulos como "srt, ssa, sub"...

Conexiones
1366 2000 1

Puedes pasarte por nuestro especial conexiones si quieres ampliar información, pero de entrada comentar que entre las básicas, las indispensables, no puede faltar una toma HDI y otra USB ( a ser posible 3.0). El primero porque dará salida al vídeo y audio, este último permitiendo los sistemas Dolby True HD y DTS-MA y todo por medio de un único cable.

Igualmente la existencia de una entrada óptica puede ser interesante si tenemos cerca algún sistema de sonido en casa o una barra de sonido que no posea entrada HDMI y queremos usarla como fuente de salida.

Puede que incluso encontremos algún reproductor con conectividad inalámbrica complementaria de forma que podemos conectarlo a otros dispositivos o directamente al router de la casa y así tener acceso a archivos en la red local.

Si no posee conectividad inalámbrica, una toma para ethernet puede ser interesante, ofreciendo las mismas funciones que la anterior (a grandes rasgos) pero con un cable de por medio, que siempre es más "engorroso".

Precio y actualizaciones
Firm

El precio es un factor determinante, en el que no podemos entrar a valorar, pues depende de la capacidad económica de cada uno, si bien podemos encontrar en el mercado modelos para todos los bolsillos. No es necesario siempre realizar el desembolso más elevado.

Además debemos vigilar que la marca que hay tras nuestro reproductor, ofrezca un soporte activo en lo referente a actualizaciones de firmware que permitan que al menos durante un tiempo prudencial nuestro dispositivo esté actualizado con los últimos Codecs y formatos del mercado.

Como puedes ver, son sólo unos consejos básicos muy sencillos de tener en cuenta a la hora de comprar un reproductor multimedia, eso siempre que no seamos manitas y nos atrevamos con procesos como el de convertir nuestro ordenador de 12 años como reproductor multimedia.

En Xataka SmartHome | Cinco reproductores multimedia interesantes para llenar de contenidos tu salón

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir