Compartir
Publicidad

Las calderas, termos y calentadores deberán reducir sus emisiones un 30% a partir de este mismo mes

Las calderas, termos y calentadores deberán reducir sus emisiones un 30% a partir de este mismo mes
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer sin ir más lejos ya os dimos una serie de consejos para ahorrar en la factura y a la vez aminorar el consumo energético en nuestras casas, siendo las calderas uno de los puntos tratados, unas calderas que hoy vuelven a ser protagonistas pero por imperativo legal, y me explico.

Las calderas de calefacción deberán reducir sus emisiones, al menos, en un 30%, una obligación que viene determinada por la reciente Directiva Europea de Eficiencia Energética que va a suponer un completo rediseño que se tendrá que llevar a cabo desde este mismo mes de febrero.

Esta normativa comunitaria abarca varios aspectos, desde una serie de requisitos que deberán ser observados por los fabricantes a la hora de crear y desarrollar sus productos hasta complejas auditorías energéticas a las empresas para verificar que están al tanto de la normativa y que por lo tanto cumplen con todos los parámetros establecidos.

Se trata de una norma que ya cumplimenta otra anterior como es la Directiva Europea ERP (Energy Related Products) y que viene a establecer unos requisitos de diseño ecológico para los productos que utilizan energía y para todos aquellos productos que de una u otra forma están relacionados con ella, afectando por lo tanto a la calderas.

5620416220_1110581e4c_o.jpg

En función de esta normativa que afecta a los veintiocho países de la Unión Europea, todo tipo de calentadores, sistemas de calefacción, termos eléctricos y los acumuladores deberán acogerse a estos nuevos criterios de eficiencia energética.

De esta forma y sí ya por ejemplo encontramos en el mercado calderas de condensación que hacen uso de los gases para conseguir más calor con menos gasto combinadas con termostatos y temporizadores vía Wi-Fi, encontramos que a partir de febrero los nuevos dispositivos deberán ser rediseñados, mostrando cada uno una etiqueta energética correspondiente, que además será obligatoria en las calderas de menos de setenta kilovatios.

Con esta medida se busca el que las calderas pasen por un lado a generar menos ruido y menos gases, pero sobre todo a consumir menos, pues atendiendo a estas normas se espera una bajada del consumo de hasta un 30%, algo que no viene nada mal en estos tiempos en los que la pobreza energética está más de moda que nunca.

¿Qué opinan los fabricantes? ¿Me afecta como usuario?

Lejos de lo que en un principio pudiera parecer, incluso los fabricantes ven con buen ojo esta medida, algo que ha corroborado Vicente Gallardo, director de ventas de Bosch Termotecnia en España.

Sus propietarios gastarán menos y serán más ecológicos

Los usuarios que en la actualidad tengan instalados dispositivos que no cumplan con la nueva normativa no tienen porque preocuparse, pues las novedades no les afectan en lo que podría ser una especie de irretroactividad de la norma, pero eso sí, en el caso de cambio de caldera si deberá optar por una caldera de nuevo diseño.

Imagen | Perrimoon

Vía | Europa Press

En Xataka Smart Home | Ahorro energético en calefacción del hogar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio