Compartir
Publicidad

¿Has escuchado alguna vez unos altavoces como los Zero 1 de Avantgarde? Probablemente no

¿Has escuchado alguna vez unos altavoces como los Zero 1 de Avantgarde? Probablemente no
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos conocemos bien los altavoces electrodinámicos. Es posible que a algunos usuarios no les suenen por esta denominación, pero los reconocerán al descubrir que son los más populares, los que podemos identificar fácilmente por su difragma circular. Los altavoces electrostáticos, que suelen utilizar un único transductor plano de gran dimensiones, son menos conocidos que los electrodinámicos, pero muchos aficionados a la música están familiarizados con ellos. Curiosamente, el «bicho raro» de la familia son los altavoces de bocina.

En países como Japón, Alemania, Suiza o Francia los altavoces de bocina son relativamente conocidos, pero en España solo los audiófilos suelen estar familiarizados con ellos. Lo que me ha animado a escribir este post, y a hablaros de estas peculiares cajas acústicas, no ha sido otra cosa que el reciente lanzamiento de los Zero 1, los nuevos altavoces de bocina del fabricante alemán Avantgarde. Como podéis ver en la imagen que abre el post, son unas cajas diferentes. Y con mucha personalidad. Veamos por qué merece la pena conocerlas.

Esto es lo que nos ofrecen las bocinas

La principal seña de identidad de los altavoces de bocina es su elevada sensibilidad, que en los Zero 1 alcanza los 104 dB. No obstante, estas son unas cajas activas de tres vías, por lo que la amplificación está integrada dentro del recinto. De «atacar» las bocinas de agudos y medios se encargan dos amplificadores de 50 vatios, mientras que de excitar el woofer electrodinámico se responsabiliza un amplificador de 400 vatios (la diferencia de potencia revela con claridad la diferencia de sensibilidad que existe entre un tipo de altavoz y otro).

Zero2

En cualquier caso, lo más interesante de estas cajas es que también incorporan un DAC de última hornada que nos permite enviarles directamente música digital desde cualquier fuente o equipo informático. Los chips encargados de la conversión de dominio han sido fabricados por Burr Brown, aunque desconozco el modelo. Como veis, son unas cajas ambiciosas, aunque probablemente no serán económicas (aún no conocemos su precio).

Pero lo realmente interesante para los aficionados que nunca han escuchado unas cajas de bocina es averiguar cómo es su sonido. Yo aún no he oído las Zero 1, pero sí otros modelos de Avantgarde, y también las cajas de bocina de otros fabricantes. En mi opinión, todas ellas destacan por su enorme escena, por el elevado nivel de presión sonora que son capaces de alcanzar y por su dinámica. Y adolecen de un nivel de ruido y una tasa de distorsión subjetiva algo mayor que las de los mejores diseños electrodinámicos. Pero esta es solo mi opinión. Si tenéis la oportunidad de escucharlas, no la dejéis escapar.

Más información | Avantgarde | Sound & Pixel Planet
En Xataka Smart Home | Wilson Audio nos da algunas pistas acerca de Sabrina, su altavoz más «asequible»

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio