Compartir
Publicidad
Aclaramos las dudas y analizamos las diferencias y similitudes entre un Home Cinema y un receptor A/V
Altavoces

Aclaramos las dudas y analizamos las diferencias y similitudes entre un Home Cinema y un receptor A/V

Publicidad
Publicidad

Cuando hablas de sistemas de cine en casa son muchos los usuarios que no tienen clara la forma para poder hacerse con uno. De esta forma se suelen confundir dos conceptos como son Home Cinema y receptores de audio y vídeo (A/V). Dos tipos de aparatos con la misma finalidad si bien el camino hasta llegar a ese fin difiere radicalmente si usamos uno u otro.

Así que lo mejor es tratar de explicar las diferencias entre ambos sistemas para que cada usuario escoja el que más se ajuste a su perfil y a su bolsillo a la hora de fabricarse su propio sistema de cine en casa.

Home Cinema
Home Cinema

Es una de las opciones usadas a la hora de montarnos un sistema de cine en casa. Un Home Cinema es la opción más asequible para la gran mayoría de los usuarios que se caracteriza por aunar en un todo en uno tanto el reproductor ya sea de DVD sólo o con Blu-ray y un soporte para ofrecer audio en 5.1.

El mismo aparato que hace de reproductor sirve a la par de amplificador, de forma que si tenemos poco espacio o nuestro presupuesto es reducido con este sistema podemos obtener un resultado bastante decente. Además, se incluyen por regla general los cinco altavoces y el subwoofer.

Las ventajas que ofrece este tipo de dispositivos es claro. Por un lado el precio y que se trata de un todo en uno que nos permite ahorrar espacio agrupando funcionalidades que incluyen el ya mencionado reproductor (DVD o Blu-ray) junto con la capacidad para reproducir unidades externas gracias a un puerto USB así como la de conectarles una consola o un reproductor. Además los más modernos que cuentan con conectividad Wi-Fi permiten actualizarlos mediante la red y el uso de aplicaciones específicas.

Home Cinema

Esas son las ventajas y claro, ahora toca hablar de los puntos negativos que ofrece un Home Cinema. Por un lado tenemos que al ser un todo en uno, no podemos pedirle el mismo rendimiento que a un receptor A/V específico. De igual forma los altavoces que vienen con el Home Cinema no llegan a la calidad que podemos obtener con unos altavoces pensados y elegidos precisamente para nuestro receptor.

Por otro lado los componentes que ofrece están pensados casi en exclusividad para ser usados con el Home Cinema, de forma que si se rompe alguno podemos encontrarnos con que no resulta funcional el resto y o bien lo reparamos o conseguimos uno de repuesto. Si por ejemplo el Home Cinema tiene cinco años y falla la unidad principal, nos quedaremos sin posibilidad de aprovechar el resto de componentes.

Receptor A/V
Original

Ahora toca el momento de hablar de los receptores de A/V. Esos aparatos de los que ayer mismo dimos dos ejemplos, con modelos para todos los bolsillos y necesidades. Básicamente se trata de un sistema de sonido que por lo general no incluye reproductor (no será necesario si ya tenemos por ejemplo una Xbox One S o una PS4) y tampoco altavoces, que debemos añadir por nuestra cuenta.

Destaca por ser mucho más voluminoso, necesario para albergar un hardware pensado para obtener el máximo rendimiento del sonido que gestiona. Al ser modulable, permite el que podamos jugar con los componentes, pudiendo añadir una mayor variedad de altavoces y accesorios.

Al ser modulable permite que se puedan configurar los altavoces de forma independiente, esto es, según la situación de la habitación, la distribución, podemos configurar los altavoces para darle la potencia necesaria según su distribución en el la estancia.

Receptor

Un receptor A/V además cuenta con una inmensa variedad en lo que a soporte de audio se refiere. Es el caso de Dolby Digital, Dolby True HD, Dts, Dolby Atmos... y los más modernos incluso con soporte para HDR10 o Dolby Vision.

Además los modelos más modernos incluyen soporte para usar tanto unidades externas como incluso conexión Wi-Fi y Bluetooth para poder usar y configurar un sistema de altavoces multihabitación.

Las desventajas, pocas, pero han de comentarse. Dos sobre todo, como son el precio, pues un receptor de A/V resulta bastante más caro para la compra que un Home Cinema. Además, el tamaño los hace que no sean aptos para todos los usuarios cuando se trata de habitaciones o estancias no muy grandes.

Como conclusión se puede afirmar que un receptor A/V ofrece más ventajas que desventajas, sobre todo en lo referente a la calidad de sonido que vamos a obtener así como las posibilidades que ofrecen en cuanto a configuración. Si no tenemos problemas de bolsillo y además contamos con un espacio suficiente, es la opción más interesante para montar nuestro sistema de cine en casa.

En Xataka SmartHome | ¿Pensando en comprar un equipo de sonido? Estos son los artículos que tienes que leer antes de ir a la tienda
En Xataka SmartHome | Obtén la mejor calidad de sonido con tu Home Cinema siguiendo estos sencillos pasos al colocar los altavoces

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio