Compartir
Publicidad

¿Merece la pena conectar los componentes de nuestro equipo de cine o Hi-Fi con cable balanceado?

¿Merece la pena conectar los componentes de nuestro equipo de cine o Hi-Fi con cable balanceado?
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque hasta hace unos años los cables de modulación balanceados eran patrimonio casi de forma exclusiva de las instalaciones profesionales, la popularización del cine en casa y el crecimiento del mercado de la Alta Fidelidad han provocado que muchos fabricantes de componentes introduzcan salidas y entradas balanceadas en sus dispositivos de gama alta.

Dos productos tan populares últimamente como el reproductor de Blu-ray Disc Oppo BDP-105 o el reproductor de audio HDD HAP-Z1ES de Sony, entre muchos otros, incorporan salidas balanceadas con conectores XLR. Son componentes de alta gama, por supuesto, pero su precio es razonable, y, sobre todo, son inequívocamente domésticos, y no profesionales.

Balanceado o no balanceado, he ahí el dilema

En los cables no balanceados (o single-ended), que son los que utilizamos habitualmente en nuestros componentes cuando usamos los conectores RCA, la señal de audio es transportada empleando dos conductores, y son relativamente sensibles a los campos electromagnéticos, que pueden inducir ruido en la señal, deteriorándola.

Los cables balanceados, sin embargo, suelen recurrir a conectores XLR, que incorporan tres patillas (y el cable otros tantos conductores), y la señal de audio se transporta por duplicado, pero una de las «copias» tiene la polaridad invertida o en contrafase.

Conector XLR

Esta decisión de diseño incrementa la inmunidad de los conductores balanceados a los campos electromagnéticos, de manera que si una interferencia consigue atravesar la malla de protección, inducirá el ruido en ambos conductores en el mismo sentido, y quedará cancelado al invertir la contrafase y sumarla a la fase en el dispositivo receptor.

En teoría, un cable balanceado solo debería aportar una mejora claramente apreciable en instalaciones en las que se utilizan tendidos de cable muy largos, o bien en entornos en los que hay presente mucha «contaminación electromagnética». Esta es la razón por la que son tan habituales en las instalaciones profesionales.

Ahora, en la práctica

Mi experiencia me ha indicado que, efectivamente, en los equipos domésticos, en los que la longitud de los cables es comedida, no existe ninguna diferencia si empleamos cables no balanceados de cierta calidad. De hecho, he realizado pruebas comparando cables no balanceados y balanceados de hasta 5 metros, sin apreciar ninguna diferencia.

Cable no balanceado

Si, aun así, encontráis cables balanceados a buen precio, los componentes de vuestro equipo de cine en casa o Alta Fidelidad incorporan tomas XLR y queréis curaros en salud apostando por conexiones balanceadas, adelante. Al final lo único que realmente importa es la percepción que tenga cada uno acerca del sonido de su equipo, que, obviamente, es subjetiva.

En Xataka Smart Home | ¿Por qué es importante en ocasiones apostar por un cable HDMI de calidad?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio