Esto es lo que recomiendo hacer al instalar una cámara conectada para evitar que tu casa se acabe convirtiendo en Gran Hermano

Esto es lo que recomiendo hacer al instalar una cámara conectada para evitar que tu casa se acabe convirtiendo en Gran Hermano

Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Vigilancia

A la hora de proteger nuestra casa durante nuestra ausencia, uno de los métodos más habituales es el que pasa por hacer uso de cámaras de sistemas de seguridad. Desde cerraduras inteligentes, pasando por timbres conectados, sensores de presencia o cámaras de vigilancia.

Y con estas últimas nos quedamos, puesto que ante las noticias que aparecen en los medios de comunicación en las que son protagonistas por espionaje y filtraciones de seguridad, llega el momento de ver qué medidas podemos adoptar como usuaria, para evitar ser víctimas de nuestros propios sistemas de vigilancia. Y es que por citar dos ejemplos, ahí está el escándalo de los anfitriones en Airbnb o las cámaras espías en hoteles.

Para no sentirse un Gran Hermano

Gran Hermano

Y es que usando un sistema de cámaras de vigilancia, estamos poniendo en juego uno de nuestros derechos fundamentales o mejor dicho varios. Se trata de la privacidad, pero también del derecho a la imagen y de la protección de nuestra intimidad.

De entrada, siempre recomiendo que a la hora de comprar una cámara de vigilancia (y en general cualquier dispositivo), adquiere cámaras de seguridad de marcas reconocidas y confiables. Si puedes, investiga y lee opiniones de otros usuarios para asegurarte de que el fabricante tenga una buena reputación en cuanto a la privacidad y seguridad de sus dispositivos.

Camara

El primer aspecto está relacionado no con la cámara en sí, sino con el medio que usa para poder transmitir datos: es la red WiFi de casa. Aquí es importante que te asegures de que tu red Wi-Fi esté protegida con una contraseña segura y encriptación WPA2 o WPA3 si es posible. Esto dificultará el acceso no autorizado a tus dispositivos conectados, incluidas las cámaras de seguridad.

Si ya tienes la cámara en casa, lo primero que yo haría es cambiar las contraseñas predeterminadas que vienen ya fijadas. Muchas cámaras de seguridad vienen con contraseñas predeterminadas y es conveniente cambiar estas contraseñas por unas seguras y únicas tan pronto como instales la cámara.

Siempre es aconsejable utilizar contraseñas fuertes que incluyan letras, números y caracteres especiales para ponérselo difícil a cualquiera que intente acceder a esas imágenes.

Además es conveniente conocer si existen actualizaciones de firmware y mantener el firmware de la cámara de seguridad actualizado. El motivo es que los fabricantes suelen lanzar actualizaciones para corregir posibles vulnerabilidades de seguridad, así que revisa regularmente si hay actualizaciones disponibles y aplícalas.

Y ya que una de las funciones que ofrecen es la posibilidad de acceso en remoto, es aconsejable configurarlo para que sea seguro. Si necesitas acceder a las imágenes de la cámara de seguridad de forma remota a través de Internet, asegúrate de configurar el acceso remoto de manera segura. Para eso, bucea entre las opciones de la cámara y activa las conexiones cifradas o cambia los puertos predeterminados para evitar accesos no autorizados.

Desactiva la visualización en tiempo real. Si no necesitas ver las imágenes de la cámara de seguridad en tiempo real, desactiva esta función. Limitar la transmisión en vivo reduce la exposición a posibles ataques y evita que otras personas puedan acceder y ver lo que la cámara está capturando.

Luego es importante la situación de la cámara. Colócala cámara en lugares que te permitan vigilar tus propiedades sin comprometer la privacidad de los vecinos u otras áreas sensibles. Asegúrate de que la cámara esté enfocada en tus propiedades y no en áreas donde otras personas quieran proteger su privacidad.

Además y si quieres que la cámara pase desapercibida, siempre puedes colocarla en algún punto de la casa en el que quede situada de forma disimulada. Además puedes usar elementos de decoración como plantas o cortinas para que nadie se dé cuenta de que hay una cámara vigilando.

Blink
Imagen | Blink

Si ya tienes la cámara habilitada, monitorea tus registros de actividad. Mantén un ojo en los registros de actividad de tus dispositivos de seguridad. Si notas algún comportamiento sospechoso, como accesos no autorizados o actividad inusual, investiga y toma las medidas necesarias para protegerte.

Puedes adoptar medidas caseras para intentar salir de dudas si notas algo raro como comprobar si por ejemplo la cámara realiza movimientos extraños (en el caso de cámaras panorámicas o 360º) o si se registran ruidos y no hay nadie en casa (y no son de los vecinos), lo que puede indicar que alguien más que no eres tu, quizás tiene acceso a la cámara.

Recuerda que aunque estas medidas pueden ayudar a proteger tu privacidad, no existe una garantía total de que no serás espiado. Siempre es importante estar alerta y tomar precauciones adicionales para proteger tu privacidad y seguridad en línea.

Imagen portada | Los Interrogantes

En Xataka SmartHome | Timbres conectados y cámaras de vigilancia en la puerta de casa: esto es lo que debes tener en cuenta para usarlas de forma legal

Comentarios cerrados
Inicio