Cómo acabar con las ventanas empañadas en casa. Trucos y consejos para lograrlo sin gastar un euro
A fondo

Cómo acabar con las ventanas empañadas en casa. Trucos y consejos para lograrlo sin gastar un euro

Llegan los primeros fríos importantes, coincidiendo con la llegada del invierno y como suele ocurrir con cada bajada importante de las temperaturas juntos con la lluvia o la nieve, llega también un fenómeno característico como es la condensación en las ventanas de casa. Un fenómeno que resulta molesto sobre todo porque impide tener una buena visibilidad de lo que ocurre en el exterior.

La condensación en las ventanas es un fenómeno que se produce, sobre todo en invierno, y al que solemos poner remedio con métodos más o menos efectivos. Por eso vamos a repasar una serie de trucos y pasos para evitar que se forme vaho en los cristales de las ventanas.

Vaho y condensación... el enemigo en casa

Condensación

La formación de vaho, o lo que es lo mismo, la condensación, es un fenómeno que se produce sobre todo en invierno. Es el efecto de la combinación que se produce entre las bajas temperaturas del exterior y al aumento de la humedad. Estas dos elementos entran en contacto con los materiales de la ventana que normalmente suelen ser cristal y metal.

De ahí que es un buen sistema para evitar la condensación en una ventana, sea el optar por cierres con doble o triple acristalamiento y bajo en misivo, lo que hará que gracias al empleo de una cámara intermedia que separa el vidrio exterior y el interior, disminuye el grado de condensación. Igualmente es preferibles optar por cierres de PVC en lugar de aluminio.

Ventana

Igual importancia puede tener la persiana usada, pues en muchas ocasiones, incluso usando persianas, podemos encontrar con una condensación abundante en los cristales. Por eso puede ser interesante optar por persianas de calidad. El problema es que con estas dos medidas si implica que tengamos que realizar un gasto en forma de reforma, y aquí lo que queremos es buscar métodos caseros que no requieran gasto alguno.

Los trucos para no gastar ni un euro

Ventana

Y el primer paso para evitar la condensación y la formación de van los cristales, pasa por ventilar la habitación. Y es que uno de los motivos por los que aparece la condensación en un cristal, suele ser la falta de ventilación en la estancia, algo que se aprecia sobre todo en los días más fríos.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la importancia de la ventilación, tanto en verano para mantener la casa fresca a primeras horas de la mañana, como para acabar Y ahora, ventilar una habitación también puede servir para acabar con la condensación. Ventilar una habitación cada día unos 5 o 10 minutos, y si es cruzada aún mejor, puede reducir la humedad del interior del hogar.

Con una buena ventilación conseguiremos que el aire del interior se renueve y se purifique

La condensación en el interior de las ventanas se origina por un exceso de humedad dentro de la vivienda debido a por ejemplo a la presencia de más personas en el hogar, de la realización de algún ejercicio físico... Elementos que provocan una mayor diferencia de temperatura entre el exterior y el exterior.

El aumento de temperatura genera vapor de agua que en contacto con el cristal de la ventana, que está más frío, produce una condensación que en los casos más extremos terminan generando unas gotas que llegan moviéndose hasta la pared o la madera, perjudicando, por lo tanto a estos otros materiales.

De esta forma, si tenemos cierres de madera, una condensación excesiva y prolongada en el tiempo, puede llegar a producir moho y que este se extienda por la superficie contigua al cristal de la ventana. Si en el baño el vaho en el espejo, cuando nos duchamos, puede ser divertido, en una ventana puede terminar ocasionando problemas.

Condensación

Junto a la ventilación de las habitaciones, otra forma de evitar la aparición de la condensación, pasa por el uso de aparatos para caldear el ambiente en casa. En este sentido, la calefacción puede ayudar a evitar la condensación, puesto que lo que hace es hacer el aire del hogar más seco, y de esta forma colaborar a la desaparición del vapor de agua que hay en el ambiente.

Ventilar

Igualmente podemos ayudarnos de deshumidificadores, aparatos que se encargan de absorber la humedad y el vapor de agua que flota en el ambiente. Incluso, podemos ayudarnos de ventiladores (mejor los de techo) que pueden ayudar a mejorar la circulación del aire del interior de la vivienda. Además, si quieres lograr que el aire circule lo mejor posible y llegue a las ventanas, debes evitar el uso de cortinas, puesto que estas hacen de barrera impidiendo las corrientes de aire.

En resumen, hemos visto que el mejor sistema para evitar la formación de condensación en las ventanas, pasa por evitar los cambios bruscos de temperatura. No tener en casa ni demasiado calor ni demasiado frío y que hagan contraste con la temperatura del exterior.

Temas
Inicio