Compartir
Publicidad

Cómo lograr resultados perfectos en tus impresiones 3D gracias a estos sencillos trucos

0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si has tenido alguna vez una pieza impresa en 3D, o bien tienes una impresora en casa y fabricas cosas con cierta frecuencia, verás que el acabado no es absolutamente perfecto. Esto ocurre incluso si seleccionamos la calidad de impresión más alta, con el correspondiente retardo en confeccionar la pieza.

El truco consiste en utilizar productos que alisen las piezas impresas en 3D, aunque tendremos que tener mucho cuidado para que dichos procesos de pulido y abrillantado no sean nocivos para la salud. En Xataka Smart Home ya hemos hablado de alguna alternativa como PolySmooth y Polysher, pero con piezas fabricadas en ABS o PLA podemos lograr un acabado prácticamente perfecto y brillante.

Polysher

Desde luego, la solución de PolySmooth, un filamento soluble en alcohol, y Polysher, una cámara que expone la pieza a dicho compuesto, es a todas luces mejor. Pero si no queremos invertir más y necesitamos una pieza con un acabado prácticamente perfecto podemos seguir las instrucciones de este vídeo de YouTube.

La acetona es un disolvente bastante potente que puede deshacer el ABS, uno de los materiales más utilizados en la impresión 3D con el permiso del PLA. El truco entonces consiste en crear vapores de acetona para suavizar el modelo. Como cuentan en el vídeo, necesitaremos una bandeja, un vaso en el que quepa holgadamente el modelo a suavizar y una plataforma de metal, junto con una toalla de papel y un pedazo de cartón.

Modelo antes y después

Hay que colocar el modelo y la plataforma en la bandeja, doblar una toalla de papel y colocarla en el fondo del vaso. Luego tenemos que sujetarla con la cartulina y empapar la toalla en acetona. Colocamos el vaso sobre el modelo y echamos agua en la bandeja para que los vapores de acetona no se escapen. Importante porque los vapores de acetona son tóxicos, así que mejor hacerlo en un sitio bien ventilado.

Detalle de la pieza

Una vez alcanzado el resultado que queremos, retiramos el vaso y dejamos que se seque el modelo. Como podéis ver en el vídeo también podemos agilizar el proceso si introducimos un pequeño ventilador en la cámara para forzar el flujo de vapor para ir puliendo la pieza.

Si utilizamos PLA como material de impresión, podemos utilizar otro método para pulir las piezas. El PLA es soluble en Tetrahidrofurano (THF), con lo que podemos simplemente utilizar bastoncillos de algodón con dicha sustancia o una bayeta para alisar la superficie.

Vía | Lifehacker

Vídeo | YouTube

En Xataka Smart Home | PolySmooth quiere mejorar el aspecto de las impresiones 3D con un pulido casi perfecto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio