Tengo un viejo equipo de música que todavía funciona: ¿qué me estoy perdiendo con respecto a un modelo de nueva generación?
Reproductores

Tengo un viejo equipo de música que todavía funciona: ¿qué me estoy perdiendo con respecto a un modelo de nueva generación?

Hace tiempo veíamos cómo en ocasiones era posible reutilizar un antiguo sistema de sonido como equipo para mejorar el audio de nuestros televisores sin gastar un euro, logrando en muchos casos una calidad mejor que la de algunas barras de sonido y opciones baratas más modernas.

Sin embargo, como es lógico, usar un equipo de sonido antiguo nos va a limitar en algunos de los usos y opciones que podremos realizar con ellos como centro del sistema de audio de la sala con respecto a una barra de sonido, altavoz inteligente, receptor AV, amplificador o conjunto de audio de nueva generación.

Por ello a continuación vamos a hacer un repaso por las funcionalidades que podemos perdernos si reciclamos uno de estos viejos equipos tanto para escuchar música como para tenerlo conectado a la tele. De este modo podemos valorar si el ahorro por no comprar un nuevo sistema de audio nos merecerá la pena con respecto a las funciones a las que no tendremos acceso.

Conectividad, reproducción en streaming y de archivos

receptor AV back

En asuntos de conectividad y capacidades de reproducción online hemos asistido a una auténtica revolución en los últimos años. La llegada de Internet a los dispositivos ha logrado que podamos acceder a innumerables servicios de audio en streaming que con los nuevos equipos de sonido podemos usar directamente sin tener que comprar un reproductor aparte.

Los equipos modernos nos permiten reproducir archivos de música a través de la red local en ordenadores, discos duros de red o NAS que tengamos o directamente insertando una memoria USB, soportando los formatos digitales más habituales.

Si somos de reproducir música en streaming desde el móvil y tenemos toda nuestra colección en formato digital conectada a la red local, un sistema de sonido moderno nos ayudará a poder reproducirla desde un único sitio, con opciones extra como organización de álbumes, datos del artista, etc.

Por supuesto, los equipos actuales vienen bien servidos de nuevas conexiones digitales, ópticas, coaxiales, HDMI, Bluetooth y WiFi en sus diferentes variantes, USB y, como no, la mayoría siguen manteniendo la compatibilidad con equipos antiguos por medio de puertos analógicos.

Sin embargo, en el caso de que queramos reciclar un viejo equipo de sonido, probablemente nos estaremos perdiendo gran parte de estas funciones de streaming y conectividad digital, estando obligados a utilizar los socorridos puertos analógicos RCA, jack, o con suerte alguno óptico digital.

Nuevos formatos de sonido envolvente

Dolby Digital y DTS:X

Uno de los principales cambios que ha llegado en los últimos años ha sido la compatibilidad con los formatos de sonido envolvente basados en objetos como Dolby Atmos y DTS:X. Prometen nuevas cotas de realismo y mejor posicionamiento de los efectos, pero para ello necesitamos instalar nuevos altavoces extra en la sala.

Por supuesto, para poder disfrutar de estos sistemas de audio necesitaremos contar con un equipo moderno que tenga menos de cinco años y que sea capaz de decodificarlos correctamente. Si además nuestro sistema es todavía más antiguo (más de 15 años) probablemente tampoco será capaz de trabajar con algunos formatos de sonido digital como Dolby Digital, DTS y sus variantes multicanal sin pérdidas.

Sin embargo, esto puede que no sea un problema para nosotros en el caso por ejemplo de que solo queramos el equipo para la reproducción de música en estéreo o si no cumplimos con todos los requisitos para poder aprovechar los formatos más avanzados.

Si no podemos contar con una sala dedicada para nuestro sistema de cine en casa lo más probable es que no podamos aprovechar las pistas de sonido como Dolby Atmos y DTS:X. Sin contar además con que los distribuidores parecen olvidarse de que a los hispanohablantes también nos gusta disfrutar del sonido envolvente y todas las películas disponibles están en inglés.

Compatibilidad con vídeos 4K y 8K

Es otra de las grandes bazas de las nuevas generaciones de receptores AV, barras de sonido y altavoces inteligentes. La posibilidad de conectar reproductores de Blu-ray UHD a través de entradas HDMI 2.0 o 2.1 cuyas imágenes podremos hacer pasar por ellos y llevar hasta la tele.

Si estamos pensando en comprar un Blu-ray UHD o usar una consola de nueva generación como centro multimedia, es una función que suele venir muy bien, aunque también podemos pasar el audio del reproductor al receptor por una salida óptica y coaxial (nos perderemos la decodificación de formatos HD pero no del Dolby Digital y DTS normales) y llevar la señal de vídeo directamente del reproductor al televisor, por lo que no es imprescindible.

Los equipos de nueva generación cuentan además con entradas y salidas de audio por HDMI compatibles con los estándares ARC y eARC, lo que nos permite enviar el sonido de la tele hacia ellos usando un único cable. Si nuestro sistema de sonido es antiguo nos perderemos esta posibilidad.

Sistema de corrección acústica y procesamiento digital

sistema corrección acústica

Una de las principales características de las nuevas generaciones de receptores AV, barras de sonido e incluso altavoces inteligentes es que vienen con sistema de corrección acústica de serie así como con sistemas de procesamiento digital, funciones que hace unos años estaban destinadas a las gamas más altas y que ahora se incluyen incluso en algunos televisores.

Son características que mejoran y mucho la calidad del sonido percibida, sobre todo si lo vamos a usar para cine con un conjunto de altavoces multicanal y especialmente si contamos con un subwoofer que nos ayude con las bajas frecuencias.

Sin embargo, puede que nuestro antiguo equipo ya tuviese estas funciones (si era de gama media-alta es probable que las tenga) y que siga dando buenos resultados. Tanto que no merezca la pena actualizar el modelo dado que los nuevos sistemas de corrección acústica son básicamente los mismos que hace 8 o 10 años, aunque con algunas mejoras, claro.

Los equipos modernos han añadido algunas funciones extra como la ecualización de varios subwoofers, la posibilidad de nivelar el volumen al cambiar el canal, el control desde móviles y tabletas, la posibilidad de guardar varios perfiles de audición y algunas más.

Foto Portada | Gabriel

Temas
Inicio