Compartir
Publicidad
Tengo un Receptor AV antiguo que todavía funciona, ¿qué me estoy perdiendo por no actualizarme a un modelo de nueva generación?
Reproductores

Tengo un Receptor AV antiguo que todavía funciona, ¿qué me estoy perdiendo por no actualizarme a un modelo de nueva generación?

Publicidad
Publicidad

Los receptores AV son los centros de nuestros sistemas de cine en casa. Nos ofrecen amplificación, tratamiento del sonido e imagen y decodificación de formatos de audio cada vez más complejos, tanto que en los últimos años han sufrido un espectacular incremento de prestaciones y funcionalidades que los fabricantes se encargan de vendernos atrayendo nuestra atención hacia nuevos y flamantes modelos.

Sin embargo, ¿de verdad son cambios tan impresionantes? Es decir, si tengo un receptor con unos cuantos años (por ejemplo unos 8 o 10) que todavía funciona bien, ¿notaré muchas diferencias si me compro uno de nueva generación?, ¿merece la pena?, ¿qué funciones encontraré que no tenía mi antiguo aparato?

Vamos a suponer que nuestro actual receptor AV tiene suficiente potencia de amplificación y soporta la decodificación básica de formatos como Dolby Digital y DTS (incluso puede que también en sus versiones HD). ¿Qué me estoy perdiendo por no actualizarme?

Nuevos formatos de sonido envolvente

Dolby Digital y DTS:X

Uno de los principales cambios que ha llegado en los últimos dos años ha sido la compatibilidad con los formatos de sonido envolvente basados en objetos como Dolby Atmos y DTS:X. Prometen nuevas cotas de realismo y mejor posicionamiento de los efectos, pero para ello necesitamos instalar nuevos altavoces extra en la sala.

Así, si no podemos contar una sala dedicada para nuestro sistema de cine en casa lo más probable es que no podamos aprovechar este tipo de pistas de sonido. Sin contar además con que los distribuidores parecen olvidarse de que a los hispanohablantes también nos gusta disfrutar del sonido envolvente y todas las películas disponibles están en inglés.

Compatibilidad con vídeos 4K

Es otra de las grandes bazas de las nuevas generaciones de receptores AV. La posibilidad de conectar reproductores de Blu-ray UHD a través de entradas HDMI 2.0 cuyas imágenes podremos hacer pasar por el receptor y llevar hasta la tele.

Si estamos pensando en comprar un Blu-ray UHD es una función que suele venir muy bien, aunque también podemos pasar el audio del reproductor al receptor por una salida óptica y coaxial (nos perderemos la decodificación de formatos HD pero no del Dolby Digital y DTS normales) y llevar la señal de vídeo directamente del reproductor al televisor, por lo que no es imprescindible.

Conectividad, reproducción en streaming y de archivos

receptor AV back

Aquí si hemos asistido a una auténtica revolución en los últimos años. La llegada de Internet a los dispositivos ha logrado que podamos acceder a innumerables servicios de audio en streaming que con los nuevos receptores podemos usar directamente sin tener que comprar un reproductor aparte.

También podemos reproducir archivos de música a través de la red local en ordenadores, discos duros de red o NAS que tengamos o directamente insertando una memoria USB en el receptor, que soportará los formatos digitales más habituales. Si somos de reproducir música en streaming desde el móvil y tenemos toda nuestra colección en formato digital conectada a la red local, un nuevo receptor nos ayudará a poder reproducirla desde un único sitio.

Sistema de corrección acústica

sistema corrección acústica

Una de las principales características de las nuevas generaciones de receptores AV es que vienen con sistema de corrección acústica de serie, función que hace unos años estaba destinada a las gamas más altas. Es una característica que mejora y mucho la calidad del sonido percibida, sobre todo si lo vamos a usar para cine.

Sin embargo, puede que nuestro antiguo receptor ya tuviese esta función (si era de gama media-alta es probable que la tenga) y que siga dando buenos resultados. Tanto que no merezca la pena actualizar el modelo dado que los nuevos sistemas de corrección acústica son básicamente los mismos que hace 8 o 10 años.

Se ha añadido algunas funciones más como la ecualización de varios subwoofers, la posibilidad de nivelar el volumen al cambiar el canal y algunas más, pero si tenéis un modelo con un sistema de Audyssey probablemente no notéis mejoras significativas con respecto a las versiones actuales, que incluso han recortado prestaciones en algunas marcas (como por ejemplo Onkyo) para abaratar precios.

En Xataka Smart Home | La importancia de la corrección automática en los equipos de cine en casa (I): Por qué debo usarla

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio