Compartir
Publicidad

Especial Retro Futuro: Robots

3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre es interesante inventarnos el futuro. Y también echar un ojo al pasado, a ver cómo nuestros mayores y las generaciones anteriores se imaginaban cómo sería nuestro presente hoy. En esta sección Especial Retro Futuro vamos a hablar hoy de los robots o, mejor dicho, lo que llaman robots en el cine y que en realidad son agentes autónomos. Es raro ver una película de ciencia ficción donde no se hayan imaginado que viviríamos rodeados de robots más o menos autónomos y con forma más o menos humana.

No sé si por influencia de las películas, o bien por inventarse el futuro en casa, nuestros mayores y las generaciones anteriores se imaginaban que en nuestra casa tendríamos robots que nos ayudarían en todas las tareas domésticas.

Así, la visión del siglo pasado incluía robots que nos liberasen de las ingratas tareas del hogar. Y que además de dejarnos la casa más limpia que la patena sepan cocinar y traernos una cerveza cuando llegamos a casa.

Karel Capek creó la palabra 'robot' en el año 1920 en su obra Rossum's Universal Robots, a partir de la palabra checa 'robota', que significa trabajo. Así, en la ficción los robots eran criaturas mecánicas dóciles que se fabricaban en la empresa de Rossum, hasta que un científico les dá emociones y se transforman en máquinas asesinas que conquistan el mundo.

Lo más gracioso es que desde entonces se pensaba que los robots estaban a la vuelta de la esquina, y que sólo sería cuestión de pocos años para tener dichos robots como parte esencial de nuestras vidas. Un pensamiento que llega hasta la actualidad, probablemente influenciado por la ciencia ficción y por los avances tecnológicos.

Gygan, un robot fuerte como pocos

Y no, no os penséis que la robótica es algo que se inventó el siglo pasado. De hecho, ya en el año 270 AC Ctesibius, un inventor y médico griego construía órganos y relojes de agua con figuras móviles. En el siglo XX la literatura y el cine, acompañados de los avances tecnológicos, inventaron un futuro en el que el robot pasaría a ser el mejor amigo del hombre. O al menos en las obras en las que los robots no deciden que los humanos somos prescindibles y que los verdaderos dueños son ellos.

En la primera imagen de esta entrada tenemos a un Robot de los años 50, Gentle Robot, controlado por radio y con un montón de relés a su espalda para controlar los distintos motores para realizar diferentes acciones. No sabemos si el transporte de personas estaba entre sus principales cometidos.

La visión de la robótica en los años 60

Tenemos que irnos a los años 60, en los que la electrónica da un avance importante al comenzar a popularizarse los transistores, inventados diez años antes por John Bardeen y Walter Brattain. Gracias a este avance, los robots comienzan a tener movilidad al descargarse del peso de enormes relés y a ganar en funciones.

WAP-1, el primer robot capaz de caminar, de 1969

En 1969 Ichiro Kato crea el primer robot con capacidades de bipedestación. Los robots que caminan, aunque sea como "las muñecas de Famosa", son una realidad. La verdad es que ha costado mucho tener robots que caminen de verdad, así que estos obstáculos técnicos han ido modelando también la visión de cómo sería el futuro.

Walking Gyro, un robot de los 80 con un mecanismo simple de bipedestación

Walking Gyro es un robot del año 1981, donde se seguía investigando cómo lograr un movimiento complejo como caminar con elementos mecánicos simples. Para que os hagáis una idea, la imagen siguiente es de los años 2000, de un robot que consigue caminar gracias a elementos hidraúlicos.

Robot electro-hidráulico que consigue caminar sobre dos piernas

No es de extrañar que los robots tuvieran ruedas, como Robotina (Rosie) de Los Supersónicos (Jetsons), una buena serie para ver cómo sería la humanidad en el futuro. Eso sí, aunque no hemos alcanzado todavía los coches voladores y no tenemos cintas transportadoras en casa, hay muchas cosas en las que la serie ha acertado de pleno, como la videoconferencia y las pantallas planas de televisión en nuestros hogares.

¿Cómo nos veían en los 80?

En 1988, Nicole Yorkin de Los Angeles Times entrevistó a 30 personas para imaginar el futuro. Y, hablando de robots, seguían pensando que los robots nos cocinarían, limpiarían, harían la colada y la cama. "Los robots harán una gran variedad de tareas domésticas y comenzarán a estar disponibles comercialmente a finales de los noventa".

En los 80 surgieron algunas películas de culto como Cortocircuito, con un simpático Johnnie 5 como robot militar convertido a robot humanizado (ojo al mensaje) o Blade Runner, que nos presentaba un futuro de lo más sombrío con la ingeniería genética para la creación de vida inteligente, aunque no sin sus propios problemas al ponerles fecha de caducidad.

Pero la película que quizas mejor retrate a los robots en el hogar y las interacciones sea El hombre bicentenario de 1999, basado en una novela de Isaac Asimov de 1976, uno de los mejores escritores de ciencia ficción y quizás el que mejor ha tratado el tema, y al que le debemos las tres leyes de la robótica.

Otro clásico, A.I. de Steven Spielberg (Aunque comenzó su rodaje Kubrick), nos plantea las dudas de los seres humanos a la hora de aceptar a los robots cuando éstos son tan parecidos a nosotros que son capaces de tener sentimientos.

El siguiente documental de National Geographic de 2007 nos ilustra en el "estado del arte" de dicho año en lo que a la robótica se refiere, y también se atreve a pronosticar los avances de los próximos años.


Robots humanos por damienthorns

La realidad no supera la ficción, al menos en la actualidad

Y llegamos a 2013. ¿Qué robots tenemos en nuestras casas? Bueno, con un poco de suerte tenemos un robot de limpieza, como los que ha analizado mi compañero minue en varias entradas, como éste de LG y este otro de iRobot.

Y si vivimos en el país del sol naciente podemos ir a un restaurante con robots, nada de tenerlos en casa todavía para que nos lleven la comida a la mesa.

Restaurante atendido por robots

Si hablamos de restaurantes, este restaurante de Sushi también nos ofrece la comida, esta vez llevándonos los platos volando hasta nuestra mesa. Eso sí, guiados por un ser humano desde un iPad.

En este restaurante la comida llega volando, literalmente

Si somos afortunados y tenemos una casa con jardín, a lo mejor tenemos un robot que nos corte el césped, como este que vimos en esta entrada de Xataka Smart Home. O, si tenemos muchas ventanas en casa, podemos contar con un robot que nos las limpie.

HSR de Toyota

Lo más parecido que tenemos a los robots de las películas es el HSR de Toyota, un robot para facilitar la vida a personas mayores o con alguna discapacidad.

La idea de que los robots cuiden a personas mayores y les ayuden en las tareas diarias no es nueva y desde luego ya se está trabajando en esa línea, como podemos ver en este enlace. Como no podía ser menos, también el cine se ha hecho eco de ello. Aquí tenemos una de las últimas películas que tratan el tema. Se llama "Un amigo para Frank", y la verdad es que tiene muy buena pinta y en cuanto salga en vídeo la veré.

Hace poco Marc Dinee, director general de iRobot, nos decía en una entrevista que "Los robots humanoides son para la ciencia ficción". Pero soñar es lo que ha hecho que la humanidad haya alcanzado el nivel tecnológico actual. Así que habrá que ver dónde nos llevan nuestros sueños y qué limites nos pone la tecnología, aunque si algo ha demostrado el ser humano es la capacidad de superar todos los obstáculos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio