Por qué es tan importante aplicar la regla de los 10 segundos para reiniciar (bien) un router

Por qué es tan importante aplicar la regla de los 10 segundos para reiniciar (bien) un router
Sin comentarios

Hay gente que nunca reinicia su router: craso error. Una tarea tan rápida y sencilla puede servirte para solucionar problemas con la conexión y otros fallos menores, cambiar tu IP dinámica, para que se haga efectiva una actualización o parche, para expulsar hackers temporalmente y hasta para mejorar la cobertura y velocidad de la conexión. Sin embargo y por fácil que parezca, hay quien no lo hace bien. Sí, reiniciar el router es fácil pero tiene su truco: cumplir la regla de los 10 segundos. Te explicamos qué es y por qué es tan importante.

Cómo reiniciar (bien) tu router

Rout

En general, existen tres formas de reiniciar tu router: con el botón específico on/off que encontrarás probablemente en la parte trasera, desde la configuración del dispositivo (accediendo desde el navegador mediante la introducción de las IPs 192.168.1.1 o 192.168.0.1 y usando su clave de acceso – suele estar la que viene por defecto –) o, en caso de que no tenga botón de ON/OFF, a las bravas soltando el cable de corriente. No obstante, lo más cómodo y recomendable es no complicarse y optar por la primera opción.

Hay un error muy común, especialmente si optamos por el botón ON/OFF, a la hora de reiniciar el router: encenderlo demasiado rápido, como quien apaga y enciende el interruptor de una lámpara. En realidad, tu router es una especie de pequeño ordenador (con su CPU, memoria, almacenamiento local, etc.) y el proceso es más similar al de desconectar el cargador de un portátil de la corriente, momento en el cual transcurren unos segundos hasta que la luz LED del cargador se apaga

Elijas la opción que elijas, deja tu router completamente apagado durante al menos 10 segundos, pero la recomendación va desde 10 a 30 segundos (obviamente podrías más tiempo, pero si necesitas internet ya, lo suyo es que todo vuelva a estar operativo lo antes posible). Porque si lo enciendes inmediatamente después, no se producirá un reinicio completo, ya que el dispositivo guarda información durante un pequeño intervalo de tiempo por si por ejemplo hubiera un apagón de luz.

Si esperas al menos 10 segundos antes de volver a encenderlo, el router se reiniciará al completo: comenzará a repartir direcciones IP entre los dispositivos que estén conectados, abrirá sus procesos de operación y se ejecutarán los cambios pertinentes en su configuración (si los hubiera).

¿Por qué esperar al menos 10 segundos?

Los tiros van por la analogía que establecíamos más arriba respecto a los cargadores de los portátiles: porque los routers disponen en su interior de condensadores, que básicamente son pequeñas baterías. No es que almacenen mucha energía, pero sí la suficiente como para mantener los chips de memoria operativos durante varios segundos después del apagado (o, de forma equivalente, el cese de la corriente).

Esperando al menos esos 10 segundos de rigor nos aseguramos de que los capacitores están vacíos y la memoria se ha borrado al completo. Ojo, hay quien ante modelos de routers veteranos recomiendan estirar estos 10 segundos hasta medio minuto.

Solo así se reinicia completamente la configuración del router, algo que nos interesa para beneficiarnos de todas las virtudes de reiniciar el router.

Temas
Inicio