Dispositivos para mejorar la cobertura WiFi en toda la casa: tipos de equipos, ventajas e inconvenientes
Redes locales

Dispositivos para mejorar la cobertura WiFi en toda la casa: tipos de equipos, ventajas e inconvenientes

Las redes inalámbricas y especialmente las WiFi forman ya una parte indispensable de nuestras vidas digitales, ofreciéndonos acceso a Internet y sus múltiples servicios. Sin embargo, no siempre su rendimiento dentro de casa es el óptimo, teniendo ralentizaciones, cortes en la conexión, áreas de la vivienda que se quedan sin cobertura o simplemente incrementos en el retardo de los paquetes que nos impiden jugar online.

En otras ocasiones hemos comentado fórmulas para mejorar el rendimiento de estas redes WiFi por ejemplo colocando el router en la mejor ubicación posible, o averiguando dónde hay interferencias de los vecinos, eligiendo el canal más adecuado y el ancho del banda del mismo.

Pero si tras hacer todo esto no logramos mejorar significativamente la potencia o cobertura de nuestra querida WiFi, entonces probablemente deberemos optar por comprar algún equipo adicional que nos permita obtener una red inalámbrica de calidad en casa.

¿Qué alternativas tenemos actualmente? Pues en el mercado hay ahora mismo un amplio abanico de opciones, aunque no todas nos servirán en cualquier circunstancia ni tendrán el mismo coste económico. Por ello a continuación vamos a hacer un repaso por las alternativas más comunes que podemos encontrar en las tiendas, sus ventajas e inconvenientes y casos de uso recomendados.

Extensores de la señal WiFi

Wifi Amplificador

La forma más sencilla, rápida y económica para mejorar la cobertura inalámbrica dentro de casa es un extensor o amplificador de la señal WiFi. Se trata de equipos en general de pequeño tamaño que podemos conectar directamente a un enchufe y son capaces de amplificar la señal de una red WiFi ya existente.

Lo que hacen es básicamente detectar la señal de la red WiFi que ya tengas en tu casa y la amplifican para que llegue más lejos, ampliando así el radio de cobertura. La red resultante tendrá habitualmente el mismo nombre o identificador que la original y se copiará la contraseña de forma automática, sirviendo el extensor como una especie de puente bidireccional entre la red antigua y la nueva generada por él mismo.

En algunos casos, además de ampliar las redes existentes los extensores también crean su propia red WiFi totalmente independiente, con un nombre diferente y otra contraseña. Esto tiene la desventaja de que tendrás que reconfigurar tus dispositivos para conectarte, aunque si siempre vas a tener esos dispositivos conectados al extensor, es un mal menor a cambio de un mejor funcionamiento.

repetidor wifi

Como comentábamos al comienzo, su principal ventaja es la sencillez. Basta con enchufar a la corriente el adaptador y poco más. En la mayoría de los casos la configuración se realiza de forma automática teniendo quizá solo que cambiar algunos parámetros si queremos por ejemplo una nueva contraseña. Además también son equipos relativamente baratos.

Su inconveniente es que estos dispositivos para empezar no suelen contar con las últimas prestaciones del mercado o si lo hacen ya no son tan económicos. Además, no saben analizar el estado general de las redes inalámbricas de casa y si queremos un área de cobertura muy amplia deberemos recurrir a instalar varios de estos equipos que quizá no se lleven muy bien entre sí reduciendo la velocidad máxima ofrecida.

En el caso de que encontremos un modelo con lo último en conexiones de alta velocidad, esta conexión no podremos aprovecharla en su totalidad si el router de casa es poco potente, puesto que estaremos limitados en un cuello de botella a la máxima velocidad que la interfaz inalámbrica del router sea capaz de gestionar. Por ejemplo, de poco nos servirá comprar un amplificador con WiFi 6 de alta velocidad si el router cuya señal amplifica solo es capaz de trabajar con WiFi 4.

Sistemas de redes WiFi Mesh

La evolución directa de los "simples" extensores WiFi son los denominados sistemas WiFi Mesh o en malla, que pueden parecer básicamente lo mismo pero tienen grandes diferencias.

Se trata de equipos con diseños más complejos y que nos ofrecerán las mejores prestaciones posibles hoy en día, con múltiples nodos capaces de comunicarse entre sí para establecer los parámetros de la red más adecuados en cada momento.

Constan básicamente de un nodo principal que puede o no funcionar como router y que deberemos conectar por cable Ethernet al router de la operadora. Este nodo principal se comunicará de forma inalámbrica o por cable con el resto de nodos satélite que vengan el paquete, creando una red WiFi uniforme entre todos ellos con los mismos parámetros y contraseñas.

MESH

La ventaja es que los nodos pueden comunicarse entre sí para señalar el estado de la red, si hay interferencias en alguno de ellos, si existe saturación porque tenemos muchos dispositivos conectados, etc. Con esta información se redirige el tráfico a los nodos menos saturados y se mejora el rendimiento general de la red.

Además, los fabricantes están apostando cada vez más por estos equipos y les incorporan las últimas tecnologías, estándares y funcionalidades, sistemas de protección antivirus para todos los dispositivos conectados, además de opciones de conexión cableadas que nos facilitan llevar la conexión Ethernet a las habitaciones partiendo de un enlace WiFi.

¿El principal inconveniente? Pues es claramente el precio. Los sistemas de redes WiFi Mesh son mucho más caros que los simples extensores, como poco duplicando o triplicando el importe a pagar si queremos hacernos con un conjunto de dos o tres nodos.

Adaptadores PLC con WiFi integrado

plc

Otra de las opciones disponibles en el mercado son los adaptadores PLC con WiFi integrado. Se trata de sistemas muy sencillos de instalar que utilizan la red eléctrica de casa ya existente para llevar la conexión de forma cableada hasta las distintas habitaciones.

Constan básicamente de un primer adaptador PLC generalmente sin capacidades WiFi que se conecta al router de la operadora por Ethernet y diferentes nodos o adaptadores satélite repartidos por las habitaciones.

El adaptador principal envía la señal de datos a través de los cables eléctricos de la vivienda hasta las distintas salas de la casa. Una vez allí, el adaptador PLC satélite con capacidades WiFi recoge la señal de datos procedente del enchufe eléctrico y establece un punto de acceso inalámbrico al que se conectarán nuestros dispositivos como móviles, ordenadores, etc.

Suelen ser una muy buena opción y ofrecen un excelente rendimiento en instalaciones eléctricas relativamente modernas, aunque no están tampoco exentos de problemas y posibles situaciones de cortes y fluctuaciones de la velocidad que pueden llegar a resultar en un auténtico quebradero de cabeza.

Plc Wifi1366

Su principal ventaja es que son muy sencillos de instalar y configurar. Basta con enchufarlos a un enchufe libre y poco más como emparejarlos en algunos modelos o ajustar algunos parámetros por medio de una aplicación móvil. Además, también nos suelen ofrecer puertos Ethernet integrados para conectar equipos por cable en las habitaciones.

Su desventaja es que son soluciones más caras que los simples amplificadores de cobertura (aunque algo más económicos que los sistemas Mesh si optamos por las versiones básicas). Si buscamos por modelos con lo último en estándares de conectividad y que incluso sean compatibles con redes en malla, entonces el precio sube rápidamente.

Además, su rendimiento real dependerá del estado de la red eléctrica de la casa, de los electrodomésticos que tengamos enchufados y de si los dos nodos están bajo el mismo circuito eléctrico en el cuadro de luces. Esto puede hacer que, dependiendo de cada caso particular, el rendimiento sea excelente o muy deficiente, algo que no sabremos hasta haberlos comprado e instalado en casa.

Puntos de acceso inalámbrico

Una opción hasta hace unos años muy utilizada para mejorar el WiFi que venía de serie con el router de la operadora eran los puntos de acceso inalámbrico, con sus diferentes formas, tamaños y prestaciones.

Su nombre describe perfectamente cuál es su función: crear un punto de acceso a Internet por medio de un enlace inalámbrico de forma directa allí donde lo instalemos. Son muy habituales en grandes empresas e incluso en pequeños negocios, aunque menos comunes en los hogares de tamaño medio.

Punto Acceso1366

El punto de acceso necesita obligatoriamente de un router para funcionar. Se conecta a él mediante un cable Ethernet que le concede la máxima velocidad posible de la red local para que pueda distribuirla posteriormente mediante WiFi a zonas donde el router no llega.

Su principal ventaja es su sencillez de instalación y configuración. Basta con conectarlo al router, a la electricidad y quizá configurar algún parámetro como contraseña, identificador de red y demás por si no queremos usar los que vengan de serie. Tras esto y previo apagar la red WiFi del router de la operadora ya tendremos nuestra nueva WiFi funcionando.

Su inconveniente es que, para el mercado residencial, no suele haber mucha variedad en las tiendas y las mejoras técnicas como nuevos estándares, WiFi 6, etc. llegan principalmente a los modelos profesionales o semiprofesionales, que suelen ser bastante más caros.

Routers adicionales

router

Por último, siempre nos queda la alternativa de utilizar un segundo router como sistema auxiliar para ampliar la cobertura de la red WiFi. En este punto podemos optar por usar uno antiguo que ya tengamos en casa para ampliar la cobertura configurándolo como repetidor o directamente por comprar y configurar un modelo de router neutro de nueva generación que nos proporcione lo último en conectividad.

Utilizar un router adicional tiene la ventaja de que en general será más potente y con más prestaciones que el que tengamos de serie procedente de la operadora, pero no siempre será la mejor solución posible.

Por ejemplo, si compramos un modelo neutro de mucha mejor calidad con una red WiFi más potente pero al final tenemos que instalarlo justo al lado del módem de la operadora, puede que en las habitaciones más alejadas de la vivienda sigamos teniendo problemas de cobertura y nos hayamos gastado en un equipo que no ofrecerá mucha mejora con respecto a lo que ya teníamos.

Y si lo que hacemos es utilizar un viejo router como extensor de la señal o repetidor colocado en un lugar intermedio de la vivienda, nos estaremos ahorrando el comprar más equipos, pero quizá ese router antiguo que ya teníamos como descartado por ser obsoleto no ofrezca las mejores prestaciones, logrando una red ampliada que será de buena cobertura pero de poca velocidad.

Temas
Inicio