El Gobierno congela el precio de la bombona de butano y limita el del gas natural: esto es lo que costará hasta final de año

El Gobierno congela el precio de la bombona de butano y limita el del gas natural: esto es lo que costará hasta final de año
Sin comentarios

Los precios de la energía siguen disparados, tanto en la electricidad como en los carburantes, algo que ha obligado al Gobierno a tomar medidas urgentes y de mayor contundencia con la intención de bajar o contener los importes de estos suministros básicos, permitiendo así a las familias un pequeño respiro en sus presupuestos mensuales.

Si hace unos días hablábamos sobre la principal medida estrella del Ejecutivo, el tope al gas, que en un principio no tuvo mucho impacto pero que ya parece estar cosechando resultados, ahora le toca el turno a otra importante orden dada en el pasado Consejo de Ministros que afectará a los consumidores de gas butano y natural en sus viviendas.

Se trata de poner también un "tope al gas" pero esta vez para el consumo doméstico, es decir, al que nos llega a casa ya sea a través de una instalación de gas natural o de la clásica bombona de butano.

precio bombo

Hace aproximadamente un mes que dicha bombona alcanzaba su precio máximo histórico con un importe a pagar por el consumidor que pasó de los 18,63 euros a los 19,55 euros para la tradicional de 12,5 kg, un incremento que suponía el máximo permitido por la ley de un 5% cada dos meses.

Ahora el Gobierno ha querido ir un paso más allá y ha anunciado en la web del Ministerio para la Transición Ecológica que ha aprobado un Real Decreto-ley para la congelación del precio de los gases licuados de petróleo envasados, es decir, para la popular bombona de butano.

El precio de 19,55 euros, que se fijó en la última revisión el pasado 12 de mayo, se mantendrá fijo hasta finales de este año, aunque no se ha aclarado cómo se compensará ni quién lo hará por este tope artificial al gas.

Tope también en la subida del gas natural

Si lo que tenemos en casa es una instalación de gas natural y estamos acogidos a la Tarifa de Último Recurso de gas (TUR), también podremos aprovecharnos de este tope al preciado combustible, aunque esta vez no con un precio máximo sino con una limitación en su posible subida.

En en marzo se decidió mantener el límite del 15% al incremento máximo del coste de la materia prima en su fórmula de cálculo para las revisiones del 1 de abril y del próximo 1 de julio. Ahora, esta medida para contener el impacto del precio del gas en los pequeños consumidores se aplicará también en las próximas revisiones del 1 de octubre y el 1 de enero de 2023.

Como vemos, la ventaja es inferior que en el caso del butano, ya que no se congela el precio y nuestra factura podrá subir un 15% en octubre y otro 15% en enero, como máximo, aunque por lo menos se limita dicha subida.

Imagen | Josean Prado

Temas
Inicio