Mantas térmicas eléctricas para ahorrar calefacción en casa: así funcionan, ventajas, inconvenientes y modelos recomendados
Guía de compra

Mantas térmicas eléctricas para ahorrar calefacción en casa: así funcionan, ventajas, inconvenientes y modelos recomendados

A la hora de lograr una temperatura confortable en casa para pasar el invierno básicamente tenemos dos estrategias diferentes: calentar el aire de las habitaciones donde vamos a estar o bien calentarnos nosotros mismos.

La primera opción es la habitual en el caso de que encendamos algún sistema de calefacción clásico, como radiadores, estufas, suelo radiante, etc. La segunda pretende lograr un notable ahorro energético haciendo que nuestra sensación térmica se incremente pero manteniendo el resto de la vivienda fría.

Qué son las mantas eléctricas

manta electrcia

Este es justo el objetivo de las conocidas como mantas eléctricas, también llamadas almohadillas eléctricas, unos dispositivos que llevan una resistencia en su interior capaz de generar una cantidad controlada de calor para mantenernos confortables.

Aunque hace años muchos de nosotros concebíamos estos productos solo para uso medicinal (por ejemplo para trata contracturas y similares), su buen rendimiento térmico hace que sean también propicias para mantenernos calientes ahorrando electricidad.

En el mercado encontraremos multitud de modelos, aunque generalmente hay de tres tipos: las pequeñas de forma rectangular para colocar sobre una zona concreta del cuerpo, las que llevan sujeciones con velcros que podemos llevar siempre encima, y por último las grandes para camas y sillones que son como una manta de tela pero con la capacidad de calefactar.

Cada tipo tiene sus ventajas e inconvenientes así como distintos usos recomendados, ya que ofrecen prestaciones diferentes y sobre todo una capacidad de generar calor y un consumo eléctrico que puede variar mucho en función de la superficie total que sean capaces de calentar.

Cómo funcionan, cuánto gastan y cuánto tiempo puedo tenerlas encendidas

manta eléctrica

Su funcionamiento es muy sencillo. Basta con enchufarlas a la red eléctrica de casa, encenderlas desde el mando integrado que suelen incorporar y ya comienzan a dar un calor seco que podemos regular con diferentes niveles de potencia.

En general en el mercado encontramos modelos que ofrecen varios niveles de potencia calorífica, relacionados con los niveles de potencia eléctrica que consumen. Así, podemos encontrar mantas que alcanzan temperaturas de entre 30 y 70 grados centígrados con consumos de entre 50 y 150 vatios en el caso de las más grandes.

Además de poder encender y apagar desde los mandos integrados en las mantas, que suelen ser de generosas proporciones para que podamos verlos y manejarlos con facilidad, estos mandos suelen incluir un limitador de potencia bien por que se alcanza la temperatura marcada o bien porque hemos sobrepasado el tiempo de uso recomendado por el fabricante, cifra que suele variar entre 30 y 90 minutos, dependiendo del modelo.

Ventajas e inconvenientes de las mantas eléctricas como sistema de calefacción

manta eléctrica

Las mantas eléctricas son unos artículos ideales para calentar la cama antes de dormir, para aportar un extra de calor a una articulación convaleciente o para colocarnos con ellas en el salón mientras vemos la tele o leemos un libro. Estas son sus ventajas e inconvenientes si pensamos usarlas como sistema de calefacción:

  • Su principal ventaja es que generan un calor seco instantáneo y agradable que podemos regular fácilmente con el mando incluido en el propio cable.
  • Además presentan un consumo eléctrico reducido que en media no sobrepasa los 100 vatios, lo que nos permitirá mantenernos calentitos por mucho menos coste que con cualquier sistema de calefacción de la vivienda, incluidas las bombas de calor.
  • También son una buena opción como complemento de un sistema de calefacción tradicional que podremos bajar unos grados para ahorrar energía gracias al uso de la manta eléctrica para generar ese extra de calor corporal.
  • Son portátiles, ya que podemos trasladarlas con facilidad a cualquier habitación donde queramos usarlas.
  • Son muy económicas de adquirir, con precios que parten de los 20 euros en los modelos pequeños
  • Son una buena opción si solo vamos a estar en casa un rato por ejemplo en la hora de comer, cenar, etc. y no queremos encender toda la calefacción que tardará en calentar la casa y con un coste mucho más elevado.

  • En cuanto a las principales desventajas, tenemos en primer lugar que el calor es muy localizado y se dispersa rápido hacia el aire si no tapamos la manta con otra manta de tela, nuestra ropa, una sábana o similar.
  • Son de uso individual, por lo que si somos varios en casa, tendremos que tener cada uno la nuestra, lo que multiplica el consumo eléctrico. Aún así, sumando los consumos de todas siguen gastando mucho menos que el típico radiador eléctrico de 1.500-2.000 vatios.
  • Estamos limitados a la longitud del cable, por lo que si queremos movernos de habitación y seguir calentitos tendremos que desenchufar y volver a enchufar. Además, este cable suele resultar molesto cuando nos tumbamos y hay que tener cuidado de que no se doble.
  • En general no están pensadas para largos períodos de funcionamiento, con cifras ideales que oscilan entre 30 y 120 minutos, por lo que no suelen ser recomendadas para estar horas y horas encendidas como hacemos con los sistemas de calefacción clásicos.
  • Por supuesto apenas calientan el aire de la habitación donde estemos. Nos mantendrán a nosotros a buena temperatura, pero más allá de ahí la vivienda seguirá fría a no ser que encendamos la calefacción convencional.

Modelos recomendados

Manta eléctrica de espalda Soundelity

electrica

Si queremos un modelo para colocar en la espalda y cuello podemos optar por esta Manta eléctrica espalda Soundelity con 5 niveles de temperatura que se apaga tras 120 minutos de funcionamiento. Tiene unas dimensiones de 85x60cm, protección contra sobrecalentemianto, es lavable a máquina y tiene un precio de 21,99 euros.

Manta Electrica Espalda y Cuello, 60 x 85 cm Almohadilla Eléctrica con 4 Niveles de Temperatura, 120 min Apagado Automático Protección contra Sobrecalentamiento, Lavable a Máquina

Almohadilla Bromose

almohadilla

Si queremos un modelo sencillo solo para la zona lumbar podemos optar por este de Bromose con 6 niveles de temperatura seleccionables entre 40 y 60 grados. Sus dimensiones son de 60x30cm, tiene una funda lavable, función de apagado automático (1 / 2h) y cable de dos metros. Su precio es de 22,09 euros.

30 x 60cm Almohadilla Elèctrica de Calefacción con Función de Apagado Automático Lavable Máquina 5 Grados de Calefacción Terapéuticos Franela Suave Alivio del Dolor Muscular para Espalda Cuello Hombro

Almohadilla Nezini

almohadilla

Un modelo similar al anterior es este de Nezini, pensado para la zona lumbar o regiones pequeñas del cuerpo que podamos cubrir con sus 30×60cm. Tiene un temporizador con dos horas para el apagado automático, 6 niveles de temperatura a elegir entre 40 y 60 grados y su tejido es extraíble y lavable. El precio es de 16,99 euros.

Manta Eléctrica 30×60cm Almohadilla Eléctrica Térmica apagado automático de 2h, Manta Térmica Eléctrica con 6 Niveles de Calentamiento y 4 Temporizadores para Espalda, Cuello, Hombros(Gris)

DISUPPO manta eléctrica

manta electrica

Si lo que buscamos es una manta de grandes dimensiones para la cama o el sillón, podemos optar por este modelo de DISUPPO con un tamaño de 130 X 180 cm fabricada en tejido de franela. Cuenta con 9 niveles de temperatura, apagado automático, protección contra sobrecalentamiento y cable extraíble para poder meter en la lavadora. Su precio es de 59,99 euros.

DISUPPO 130 X 180 cm Manta Eléctrica Franela , Manta Térmica Calefaccion Rápido, Temperatura de Calentamiento de 9 Niveles, Apagado Automático, Protección contra Sobrecalentamiento

Nota: Algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Xataka Home

Temas
Inicio