Compartir
Publicidad

El día en el que tu nevera inteligente se pone a enviar spam

El día en el que tu nevera inteligente se pone a enviar spam
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Llegará el día en el que nuestra nevera sea parte de una gran red informática capaz de enviar spam? Según un informe publicado por la compañía Proofpoint ese día ya ha llegado, aunque lo cierto es que con los datos aportados, tal y como indican en Ars Technica, no hay forma de asegurar al 100% que esto haya sido así.

La conclusión del informe indica que una botnet formada por más de 100.000 dispositivos conectados a Internet como ordenadores, Smart TVs, routers e incluso un frigorífico se vieron implicados en el envío de 750.000 e-mails con contenidos maliciosos durante un período de dos semanas.

La nevera que te spamea

Después de aguantarnos la risa un poco al imaginarnos a nuestra hipotética recién adquirida nevera inteligente enviando spam a diestro y siniestro, lo cierto es que, según asegura Proofpoint, esto ha sido posible por la mala configuración de estos dispositivos por parte de sus usuarios o, simplemente, por el hecho de no haber cambiado la contraseña de acceso que traen por defecto (sin ir más lejos, ¿cuántos de vosotros le habéis cambiado la contraseña al router que usáis para conectaros a Internet? ¿Y a vuestra red WiFi? Pues eso).

Proofpoint no da detalles sobre el software que usaron los atacantes y al ser preguntados por Ars Technica sobre cómo han podido saber qué tipo de dispositivos conectados a Internet han formado parte de esta botnet, la compañía asegura que el rastreo llevado a cabo de las IPs implicadas en el envío masivo de e-mails ha devuelto algunos nombres de ciertos fabricantes. Por otro lado, también han podido observar que muchos de estos correos fueron enviados desde dispositivos que estaban conectados a Internet sin pasar por ningún router, indicando que la IP pertenecía a un producto concreto que no podía ser confundido con ningún otro que estuviera conectado a la red local de su ubicación.

En cualquier caso, más allá de las dudas que podamos tener sobre la fiabilidad del informe, no parece nada descabellado que cualquier dispositivo conectado a Internet pueda ser objeto de este tipo de acciones, sobre todo si cuenta con una aplicación integrada que le permita enviar correos. Si no teníamos suficiente con los ataques realizados por botnets de miles y miles de ordenadores ahora llegan los electrodomésticos inteligentes para subirse al carro.

Más información | Ars Technica, Proofpoint

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio