Cómo preparar el frigo cuando nos vamos unos días fuera para ahorrar en la factura de la luz y evitar intoxicaciones
Electrodomésticos innovadores

Cómo preparar el frigo cuando nos vamos unos días fuera para ahorrar en la factura de la luz y evitar intoxicaciones

HOY SE HABLA DE

Llega la hora de irte de vacaciones, de salir unos días de casa en verano o en cualquier época del año para aprovechar un fin de semana largo y hacer una escapada. Además de hacer la maleta y dejar los equipos de vigilancia preparados, hay un electrodoméstico al que debes prestar especial atención.

Es el frigorífico, un aparato cada vez con más tecnología habitualmente encendido las 24 horas del días y que ahora mientras estamos fuera probablemente deberá seguir haciendo su trabajo si no queremos desperdiciar la comida que en él guardamos. ¿Cómo lo preparo para estos días de ausencia?

Si puedes, apágalo por completo

frigo

Si te vas a ir durante un largo periodo de tiempo (más de una semana) y no tienes mucha comida almacenada, lo mejor es que la gastes antes, la utilices, la dones a un familiar, amigo o vecino y apagues el frigo por completo.

Según un estudio publicado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), mantener un frigorífico funcionando durante todo un mes puede llegar a costar aproximadamente entre 3,5 y 7 euros en función del tamaño, características y prestaciones.

Cifras que incluso se pueden superar con la nueva factura de la luz y si nuestro modelo es de tipo americano, side by side o uno antiguo muy poco eficiente y que no cuente con buen aislamiento.

Sube la temperatura y pon el "modo vacaciones"

Otra de las cosas que podemos hacer es cambiar la temperatura del frigorífico (no del congelador) para seleccionar una más elevada que consuma menos, algo que algunos modelos ya tienen previsto con un modo especial de funcionamiento denominado "vacaciones".

Lo que hace esta función es subir unos grados la temperatura objetivo del frigo de los entre 3 o 5 habituales a entre 10 y 15 grados, bajando el consumo eléctrico, pero también, no debemos olvidarlo, conservando peor los alimentos que en él almacenemos.

frigo

Por ello es una medida interesante si solo vamos a dejar cosas no susceptibles de estropearse fácilmente a esa temperatura como bebidas, panes, frutas, verduras, embutidos y similares, pero no si queremos guardar carnes o pescados frescos.

También es conveniente que si estamos pensando en dejar una temperatura más alta de lo normal antes limpiemos bien el frigo por dentro para evitar la proliferación de bacterias que podrían estropear los alimentos o causar malos olores a nuestra vuelta.

Tu cocina, bien cerrada y en oscuridad

frigo

Tampoco debemos olvidarnos de adaptar la cocina a nuestro periodo fuera de casa para que el frigorífico trabaje lo menos posible pero mantenga bien fresquitos los alimentos.

Por ejemplo, si tenemos toldos y persianas conviene dejarlos bajados para que no de el sol, asegurarnos de que la ventana está cerrada e incluso la puerta también para que se cree un microclima donde la temperatura de la cocina no suba en exceso y así el frigo trabajará menos.

Aprovecha el congelador

También puedes optar, si tu modelo de frigorífico te lo permite, pasar la comida que puedas al congelador para desconectar la parte del frigo y hacer uso del congelador al máximo de su capacidad.

En general suele resultar útil en modelos side by side o incluso si tenemos un congelador de tipo arcón eficiente y con buen aislamiento. Será una forma de no desperdiciar alimentos y al mismo tiempo ahorrar por no tener el frigo encendido.

El truco del cubito de hielo

Cajon Extra Space

Al volver a casa tras unos días fuera podemos pensar que el frigo ha seguido funcionando perfectamente en nuestra ausencia, pero quizá se ha podido ir la luz durante algunas horas. Si este es el caso, no basta con mirar el cuadro de diferenciales para saber cuánto tiempo ha sido, ya que una palanca bajada solo nos indicará que hubo una sobretensión en algún punto de la red, pero no sabremos si se produjo un corte en el suministro ni cuánto duró

Además puede que tengamos instalado un interruptor que se rearma solo, en cuyo caso tampoco sabremos cuánto duró el corte. El problema en estos casos es que puede haberse producido uno o varios cortes estropeando potencialmente los alimentos que guardamos en el congelador y por supuesto en la nevera. ¿Cómo saber si esto ha sucedido?

Pues hay un truco muy sencillo que podemos llevar a cabo con suma facilidad. Se trata de congelar el agua de un recipiente tipo vaso pequeño, tarro o directamente tener preparados unos cubitos de hielo de los grandes. Antes de irnos nos aseguramos de que están bien congelados, hechos un bloque y los metemos en un recipiente o una bolsa de plástico en el congelador por si se derriten.

Si al volver nos encontramos con que estos bloques de hielo han perdido la forma inicial o están parcialmente derretidos, probablemente el frigo haya sufrido un proceso de descongelación lo suficientemente importante como para estropear los alimentos, aunque aparentemente ahora parezcan estar bien congelados.

Temas
Inicio