Publicidad

Tu equipo de cine en casa no deja de devaluarse, pero el de alta fidelidad puede revalorizarse

Tu equipo de cine en casa no deja de devaluarse, pero el de alta fidelidad puede revalorizarse
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

A mediados del pasado mes de enero publiqué un post en el que reflexioné acerca de las medidas que podemos tomar para intentar sacar el máximo partido a nuestro dinero cuando decidimos gastarlo en componentes de A/V. Lo que me gustaría proponeros en este post, que puede ser considerado un «heredero espiritual» de aquel artículo, es una reflexión acerca de la distinta forma en que varía el valor de algunos componentes de cine en casa y alta fidelidad.

Todos los aficionados al cine en casa somos conscientes de lo mucho que ha evolucionado este mercado desde la irrupción del DVD a mediados de los años 90. Desde entonces no solo han llegado el DVD y el Blu-ray Disc, sino también las teles y los proyectores HD Ready, Full HD y UHD. Y en el ámbito del sonido el Dolby Digital y el DTS, que poco a poco van dejando paso al Dolby TrueHD y el DTS-HD Master Audio, entre otros muchos formatos de audio. Y estos son solo un puñado de ejemplos que nos ayudan a reconocer la rapidez con que pierden valor nuestros componentes de A/V debido a la inmediatez con que son superados. Sin embargo, curiosamente, en el mundo de la alta fidelidad puede suceder justo lo contrario: nuestros dispositivos pueden revalorizarse.

Devaluación vs revalorización

Lo que algunos aficionados a la imagen y al sonido quizás no saben es que el valor de ciertos componentes de audio, los que tienen «pedigrí», que no tienen necesariamente que ser muy caros, puede incrementarse con el paso del tiempo. Suele suceder con aquellos productos que permanecen en el mercado muchos años, algo impensable en el mundo del cine en casa, pero perfectamente asumible en el de los componentes de alta fidelidad.

Mc275l1

Algunos productos que hoy en día cotizan al alza son las versiones originales de las cajas acústicas Consequence de Dynaudio, las ediciones clásicas de la etapa a válvulas MC275 de McIntosh, algunos amplificadores de las primeras etapas de Krell diseñados bajo la batuta de Dan D'Agostino... Por supuesto, hay muchos más, y no siempre se trata de productos muy antiguos; de hecho, algunos son relativamente modernos, pero su persistencia en el mercado ha provocado que su precio vaya incrementándose paulatinamente. Esto ha sucedido, por ejemplo, con las etapas monofónicas JC1 de Parasound.

Esta evolución del valor de los productos que tenemos en casa no tiene mucha relevancia si no pensamos deshacernos de ellos, pero es importante contemplarla porque puede ayudarnos a determinar cuánto dinero queremos gastarnos en cada uno de ellos, adecuándolo a su depreciación o revalorización futuras. Posiblemente sea más interesante asumir un gasto relativamente grande en una etapa de potencia como la mencionada MC275 de McIntosh, cuyo valor perdurará, que en un proyector 4K que posiblemente será superado en dos o tres años como mucho.

En Xataka Smart Home | Cuándo y qué comprar en A/V si quieres sacar el máximo partido a tu dinero

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir