Compartir
Publicidad
Cuándo y qué comprar en A/V si quieres sacar el máximo partido a tu dinero
Televisores

Cuándo y qué comprar en A/V si quieres sacar el máximo partido a tu dinero

Publicidad
Publicidad

Acertar en la compra de un nuevo componente de A/V no es fácil. Elegir el momento adecuado para hacernos con una nueva tele, un receptor de audio y vídeo a la última o unas cajas acústicas tiene su complejidad. Y, además, todos sabemos lo difícil que puede ser decantarse por un modelo u otro en un mercado cada vez más saturado de opciones con un abanico de calidades y precios muy amplio.

Honestamente, no conozco una receta infalible que pueda ayudar a todo el mundo a enfrentarse a este trance sin que le asalte ninguna duda. Sin embargo, hay varios consejos, de una lógica aplastante, que he ofrecido en ocasiones a familiares y amigos cuando me han planteado sus muchas dudas a la hora de comprar un nuevo dispositivo de imagen y/o sonido, y creo que, quizás, podrían resultar útiles a los lectores menos familiarizados con todo esto.

¿Cuándo comprar?

Empezaré intentando dar respuesta al cuándo. En principio podemos encontrarnos en dos situaciones claramente diferentes: que necesitemos comprar con cierta urgencia, o que no nos corra prisa hacernos con nuestro nuevo componente de A/V. Si tenemos una tele y se nos estropea sin posibilidad de reparación, por ejemplo, probablemente nos encontraremos en el primer caso. Si, sencillamente, tenemos un dispositivo algo antiguo y queremos renovarlo, posiblemente estaremos en el segundo. En el primer escenario es evidente que no tenemos margen para demorar la compra, así que os aconsejo centraros en determinar qué dispositivo se adecua mejor a vuestras necesidades y presupuesto.

Proyectores 3

En el segundo caso sí tenemos margen, pero es evidente que si nos dejamos llevar por esa idea que dice algo así como «la próxima versión será mejor», acabaremos posponiendo nuestra compra indefinidamente. Según mi experiencia, esta es la duda que asalta con frecuencia a más personas, y, en mi opinión, la mejor opción consiste en, sencillamente, comprar cuando estamos decididos a hacerlo. Posponer indefinidamente la compra para esperar que aparezca el producto que estamos buscando suele acabar frustrándonos, y hay personas que al final se precipitan y acaban comprando sin evaluar bien sus opciones.

Tan solo retrasaría la compra en este segundo escenario si sabemos con certeza que en un período de tiempo relativamente breve llegará al mercado un producto con unas prestaciones y un precio que se ajustan mejor a nuestras expectativas y presupuesto. De lo contrario no esperaría e intentaría encontrar la mejor opción que ya esté disponible.

¿Qué comprar?

Es evidente que lo que todos queremos cuando decidimos comprar un nuevo dispositivo de imagen y/o sonido es sacar el máximo partido a nuestro dinero, y para lograrlo lo ideal es encontrar una solución con la máxima calidad posible, y que, a la par, sea económica. Esto lo tenemos claro todos, sin embargo, muchos nos saltamos un paso importante que merece la pena contemplar, y que es lo primero que os aconsejo hacer: fijar un límite máximo de gasto. Lo ideal es llegar a una tienda física, o empezar la búsqueda en Internet, teniendo muy claro cuánto queremos gastarnos. Si no lo hacemos es probable que acabemos excediendo nuestro presupuesto inicial y alejándonos de la idea que teníamos en mente en un principio.

Una vez que tenemos claro cuál es nuestro «techo» de gasto es evidente que debemos informarnos para intentar encontrar el producto que, sin exceder nuestro presupuesto, nos ofrece la mejor calidad posible y una vida útil más prolongada. En Xataka Smart Home hemos preparado hasta la fecha varias guías de compras que pueden ayudaros a encontrar lo que buscáis. Tenemos una dedicada a los televisores, otra que puede ayudaros a elegir entre una tele y un proyector, una más dedicada a la importancia de los hercios en las televisiones, etc.

Loewe

Antes de concluir el post me gustaría hacer una reflexión que puede ayudaros a fijar vuestro límite máximo de gasto. Todos sabemos que el mercado de la imagen y el cine en casa no deja de avanzar año tras año, un hecho innegable que tiene dos consecuencias muy claras. Por un lado nos permite acceder a productos avanzados a precios muy competitivos. Y, por otra parte, cualquier dispositivo, por sofisticado que sea, es superado en poco tiempo, y, por tanto, se deprecia rápidamente. Por esta razón no hace falta fijarse un «techo» de gasto demasiado alto.

Y, para concluir, un último consejo: no compres nada sin haberlo probado antes en el establecimiento, aunque solo sea mínimamente y en condiciones poco rigurosas. De lo contrario podrías llevarte una decepción. En las grandes superficies comerciales hacer pruebas bien es casi imposible, pero en las tiendas especializadas sí suele ser posible abordarlas con ciertas garantías, por lo que a veces puede interesarnos pagar un poco más si al hacerlo conseguimos incrementar nuestra probabilidad de acierto.

En Xataka Smart Home | Cuándo un proyector da mejor experiencia que un televisor: guía para elegir bien

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio