Qué es el Bono Social Térmico, quién tiene derecho a pedirlo y cómo funciona para ahorrar en la factura de la luz

Qué es el Bono Social Térmico, quién tiene derecho a pedirlo y cómo funciona para ahorrar en la factura de la luz

Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Radiador

Estamos viviendo unos meses en los que el protagonismo lo tiene una subida de precios generalizada que afecta a prácticamente todos los ámbitos de la vida y los suministros energéticos, no son ajenos a estos cambios. Hemos visto como se ha disparado el precio de los combustibles fósiles, del gas o de la electricidad y en relación a esta, en las últimas horas ha cobrado protagonismo el bono social térmico.

Se trata, cómo podemos ver en la web específica del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, de una ayuda directa para beneficiarios del Bono Social Eléctrico de forma que pueden conseguir un ahorro en la factura de la luz que por ejemplo se puede aplicar para reducir los gastos de calefacción o de agua caliente sanitaria.

Qué es el Bono Social Térmico

Electricidad

El mismo Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico señala que es una ayuda directa para beneficiarios del Bono Social Eléctrico por el uso de la calefacción y el agua caliente o cocina. Es por lo tanto, una ayuda directa para beneficiarios del Bono Social Eléctrico que son usuarios que presentan una especial situación de vulnerabilidad.

La diferencia, es que el Bono Social Eléctrico no es una ayuda directa. Cómo ya explicamos en su día, es básicamente un descuento en la factura eléctrica que se aplica sobre el PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor) que ofrece un 25% de descuento en el precio del PVPC para consumidores "vulnerables" y aquí explicamos cómo solicitarlo.

Frente al anterior, el Bono Social Eléctrico se trata de una medida para reducir el precio en la factura de la luz creada en el art. 5 del Real Decreto-ley 15/2018, de 5 de octubre, de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, que afecta a los usuarios conocidos cómo vulnerables por medio de un sistema de ayudas directas para mitigar los gastos de calefacción y agua caliente sanitaria.

"El Bono Social Térmico tiene por objetivo es complementar la ayuda percibida en concepto de Bono Social Eléctrico por los consumidores vulnerables, para la energía destinada a calefacción, agua caliente sanitaria o cocina, independientemente de cual sea la fuente utilizada".

Y dicho todo esto, hay que establecer una diferencia básica entre el bono social térmico y el bono eléctrico. Y es que mientras éste último se paga a través de las comercializadoras, el Bono Social Térmico se abona directamente a los usuarios con cargo a los Presupuestos Generales del Estado y son las Comunidades Autónomas las encargadas de gestionarlo.

Calefaccion

Esta es la teoría, pero ahora queda ver quiénes son los posibles beneficiarios del Bono Social Térmico. Y es Como tantos otros casos, para poder acceder a este bono, se han de cumplir unos requisitos fundamentales, siendo básica la renta para determinar si es un consumidor vulnerable.

Hemos hablado además de la renta como uno de los valores que se estudian para determinar la vulnerabilidad de un solicitante, un parámetro que no se aplica en el caso de las familias numerosas, en las que no existe ningún criterio de renta.

En este sentido, la cantidad de la que se podrán beneficiar los usuarios está determinada por un lado por la ayuda que reciben con el Bono Social Eléctrico, por la zona geográfica de la residencia y por lo presupuestado en los Presupuestos Generales del Estado. 

Dicho esto, y según recoge la web del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico,en el año 2019 la ayuda está comprendida entre los 25 y 123,94 euros, siendo compatible con cualquier otro tipo de ayudas que otorguen para la misma finalidad. El presupuesto asignado en el año 2019 para esta ayuda es de 75 millones de euros.

Quién puede y cómo solicitar el Bono Social Térmico

Imagen | Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

A diferencia del Bono Social de luz, no es necesario solicitar el Bono Social Térmico. Y es que en este caso, esta ayuda es concedida de manera automática a los beneficiarios del Bono Social Eléctrico.

Dicho todo esto, en la web del Ministerio hay un apartado para consultar la zona climática en la que está ubicada la vivienda habitual a efectos de la determinación de la cuantía de ayuda del Bono Social Térmico que corresponde al posible interesado. Sobre este párrafo tienes el ejemplo.

Imagen | Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

Este valor es, cómo ya hemos comentado, una de las bases que se toman para calcular la cuantía de la ayuda a percibir, en función de la zona climática en la que reside, y de la consideración de vulnerabilidad. Esta es la tabla que me sale por mi zona.

Antes del 15 de enero de cada año, los Comercializadores de Referencia (COR) deben remitir a la Dirección General de Política Energética y Minas (DGPEM) un listado de aquellos de sus clientes que sean beneficiarios del Bono Social Eléctrico a 31 de diciembre del año anterior. Esta medida lo que hace es ayudar a determinar el importe de la ayuda del Bono Social Térmico (BST) y proceder a su pago. Entre los datos que se han de remitir están:

  • Nombre y DNI del beneficiario.
  • Domicilio completo, indicando vía, número, código postal y municipio.
  • Si tiene la consideración de consumidor vulnerable severo o en riesgo de exclusión social.
  • Datos de la cuenta bancaria.

Con todos estos datos, será el Ministerio para la Transición Ecológica el encargado de calcular la distribución territorial del presupuesto disponible y transferir las cantidades a las Administraciones competentes para su pago, que serán las encargadas de hacer llegar los bonos con los importes que les corresponden a los beneficiarios.

Serán las Comunidades Autónomas y también las Ciudades con Estatuto de Autonomía, las encargadas de comunicar a los usuarios la información sobre la ayuda, siguiendo el método que estimen conveniente, pero siempre garantizando la posibilidad de renuncia a la ayuda por parte de los beneficiarios que así lo soliciten.

Una vez aceptado, serán estos entes públicos los encargados de realizar el pago de la ayuda a los beneficiarios de su ámbito territorial.

Imagen portada | Jumpstory

Imágenes interiores | Jose Antonio Carmona

En Xataka SmartHome | Así puedes comprobar si te interesa pasarte a la tarifa TUR con tu factura mirando a cuánto pagas el gas

Comentarios cerrados
Inicio