La ola de calor también puede afectar a tu conexión a Internet: cómo evitar que el router se caliente en exceso

La ola de calor también puede afectar a tu conexión a Internet: cómo evitar que el router se caliente en exceso
Sin comentarios

La ola de calor no nos da tregua y llevamos ya varias semanas inmersos en altas temperaturas que nos afectan físicamente, pero no solo a nosotros, también a nuestros equipos y dispositivos electrónicos haciendo por ejemplo que empeore la recepción de la TDT como veíamos hace unos días.

Sin embargo, hay un aparato que puede sufrir aún más que el resto con este calor incesante: el router de casa, ya que suele estar encendido las 24 horas del día para darnos conectividad. ¿Qué puede pasar si se sobrecalienta?

Cómo afecta la ola de calor a tu router

El router, como cualquier otro dispositivo electrónico actual, utiliza electricidad para hacer funcionar sus circuitos, desperdiciando parte de ella en forma de calor que es disipado al exterior (generalmente de forma pasiva en los modelos domésticos) para evitar temperaturas excesivas bajo la carcasa.

Sin embargo, en verano y sobre todo en plena ola de calor, al equipo le costará más expulsar estos grados extra, lo que va haciendo que la temperatura de sus componentes se incremente poco a poco a lo largo del día reduciendo el rendimiento e incluso provocando cortes y ralentizaciones en la conexión.

router

Puede ser un problema que se da solamente en alguna sección del router como en la tarjeta de red inalámbrica que se encarga del WiFi, en la controladora Ethernet o directamente en todo el sistema, pero el calor sí puede llegar a afectar negativamente a tu equipo. ¿Quiere decir esto que puede estropearse por completo?

Esto es muy difícil, ya que harían falta temperaturas muy, muy elevadas en el entorno del router para que sus componentes fallaran completamente. Lo normal es que los fabricantes recomienden un rango de temperaturas para el correcto funcionamiento del equipo de hasta unos 35-40 grados, pero una vez sobrepasadas no quiere decir que los componentes dejen definitivamente de funcionar.

Son cifras que habitualmente no se dan dentro de casa pero que sí rozamos peligrosamente durante estas olas de calor y que pueden empeorar si tenemos más dispositivos en uso cerca del router, como televisores, consolas, reproductores multimedia, receptores de la TDT, etc. De ahí que no esté de más tomar algunas sencillas precauciones para evitar posibles problemas.

Cómo evitar que se sobrecaliente el router

¿Qué podemos hacer para reducir las altas temperaturas en el router? Pues seguir unos sencillos consejos:

  • En primer lugar conviene tener el equipo instalado en un sitio con suficiente ventilación, sin objetos a su alrededor (unos 15-20 cm libres por cada lado) que limiten la convección del aire caliente saliente del router.

  • No es recomendable colocar nada encima del router, ni siquiera el sintonizador de los canales de televisión de la operadora de turno, ya que empeoraremos la situación. Tampoco conviene tenerlo embutido en un mueble o estantería porque se acumulará más calor.

router

  • Si podemos, conviene no situar el router cerca de otros aparatos que emitan calor, ya que estaremos creando una burbuja de altas temperaturas a su alrededor que será difícil de eliminar.

  • Si lo tenemos cerca de una ventana conviene evitar que le dé directamente la luz del sol, ya que lo calentará aún más. Para ello podemos optar por cerrar las cortinas, la persiana o colocar algún libro o similar frente al router que le haga de "sombrilla"

  • Usar un ventilador externo es uno de los mejores sistemas para refrigerar nuestro router. Podemos optar por emplear un modelo USB que vaya a un puerto en el propio equipo o a una toma de corriente e incluso crear nuestro propio sistema de ventilación casero con fuentes de alimentación antiguas. No hace falta que esté encendido todo el día, pero podemos conectarlo en las horas centrales o cuando vayamos a hacer un uso intensivo de la conexión.

  • Podemos usar también un ventilador convencional de gran tamaño. En este caso se puede poner cerca del router en función de oscilación para que al mismo tiempo que mueve el aire de la sala elimine el calor de la superficie de nuestro equipo.

  • Apagar el router cuando no lo usemos. Si no vamos a necesitar el router a ciertas horas del día porque no estaremos, es conveniente dejarlo apagado para que así le dé tiempo a refrigerarse por completo.

Temas
Inicio
Inicio