Metal, papel de aluminio y bolsas: 13 cosas que no debes poner en un microondas

microondas
2 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

El microondas suele ser el electrodoméstico que más abunda en las cocinas de los hogares. No es para menos, pues en tan solo unos segundos podremos calentar o descongelar todo tipo de alimentos. Sobre todo es muy útil cuando no disponemos de mucho tiempo para preparar la comida y en el frigo tenemos sobras o comida precocinada.

En fin, no os vamos a descubrir en este artículo para qué sirve un microondas, pero sí hemos pensado que sería una buena idea recopilar una serie de alimentos y cosas que no debemos introducir en un microondas. Así evitarás cualquier accidente y no te pillará por sorpresa si de repente aparecen chispas en su interior.

Cosas que no debes introducir en un microondas

Aunque podemos colocar la gran mayoría de alimentos en un microondas, su desempeño dependerá del tipo de alimentos, estado y cantidad que coloquemos en él. Aparte de la comida, también debemos tener en cuenta qué recipientes o elementos no se deben colocar nunca en un microondas. Si siempre has tenido dudas sobre qué cosas no debemos introducir en este electrodoméstico, en la lista que te dejamos a continuación podrás averiguar algunos casos que debes procurar evitar.

microondas
Imagen: Sharp
  • Cocer un huevo con cáscara: si introducimos en un microondas un huevo con cáscara, la acumulación de vapor podría llegar a hacer que éste explotase en el interior, echando a perder por completo el alimento.
  • Calentar guindillas: no nos referimos solo a introducir guindillas sin más, sino a cualquier plato que disponga de este fruto. Si bien no es peligroso para el aparato, debemos tener en cuenta que las guindillas pueden llegar a liberar grandes cantidades de capsaicina, el elemento que genera el picante. Al abrir la puerta del microondas, sus partículas se liberarán en el aire, pudiendo producirte un molesto picor en los ojos. Lo mejor que puedes hacer en este caso es dejar la puerta del microondas abierta durante un rato hasta que se liberen los vapores y sin acercar mucho la cara.
  • Verduras con hojas verdes: Si las introducimos en seco en el microondas puede ser peligroso, ya que pueden producir chispas en el interior del electrodoméstico. Debemos cerciorarnos en este caso que se encuentran húmedas o que se encuentran tapadas con un recipiente para cocinar al vapor.
  • Salsas de tomate: es recomendable no introducir salsas de tomate sin tapar en un microondas. No porque sea peligroso, sino porque las pequeñas explosiones que se producen en la salsa debido al calor generado harán que tu microondas se manche, o que incluso te acabe manchando a ti si retiras la salsa sin que alguna bolsa de aire haya explotado.
  • Agua: por muy inofensivo que esto parezca, calentar agua en un microondas puede resultar peligroso, sobre todo si combinamos la taza o vaso con una cucharilla en su interior o bolsa de infusión, ya que podría llegar a hervir de manera repentina debido a la acumulación de energía sin que nos demos cuenta y nos acabemos quemando.
  • Bolsas de papel: viene bien recordar que no debemos introducir nunca bolsas de papel en un microondas. Con esto no nos referimos obviamente a las bolsas que se utilizan para hacer palomitas (éstas ya vienen preparadas para su uso), sino a cualquier bolsa común. Debido al calor generado éstas pueden echar a arder si acumulan el suficiente calor, por lo que sería muy peligroso.
  • Bolsas de plástico: lo mismo ocurre con las bolsas de plástico. Y es que si utilizas alguna de la compra o similares, es posible que el plástico se pueda fundir y trasladar las sustancias nocivas como resultado de la combustión a los alimentos. Lo mismo ocurre con cualquier recipiente de plástico que no esté preparado para su uso en microondas.
  • Recipientes de poliestireno expandido: suelen ser los envases muy comunes para almacenar alimentos, sobre todo para comida precocinada. Este tipo de recipientes no están preparados para su uso en un microondas, por lo que no debes introducir este material en el microondas.
  • Metal: introducir cualquier metal en el microondas nunca es buena idea. Ya sea cualquier cubierto, recipiente o papel de aluminio, entre otros elementos, siempre debes tener presente que el metal y el microondas nunca se llevan bien. Si lo haces, es posible que veas chispas en el interior del electrodoméstico, lo que puede provocar serios daños o poner en riesgo tu seguridad.
microondas
Imagen: Jason Briscoe (Unsplash)
  • Bolsas de semillas: si sueles utilizar este tipo de bolsas para aplicar calor a tu cuerpo, debes saber que las bolsas de semillas están generalmente preparadas para su uso en el microondas, aunque debes seguir las instrucciones cuidadosamente, ya que podemos provocar un sobrecalentamiento de la bolsa si la dejamos demasiado tiempo o si aplicamos demasiada potencia. También conviene revisar que no tenga ninguna parte metálica.
  • Palillos de madera: debido al material empleado, cabe la posibilidad de que éstos acaben incendiándose por el calor generado, por lo que no debes de introducirlos en el microondas.
  • Endender el microondas sin nada dentro: aunque parezca una práctica inofensiva, si dejamos el microondas encendido sin nada dentro durante suficiente tiempo podemos ocasionar daños importantes al electrodoméstico. Esto es debido a que las microondas acaban chocando con las paredes del aparato, pudiendo acabar averiando el electrodoméstico.
  • Uvas: curiosamente las uvas pueden acabar provocando chispas en el interior del microondas si las introducimos en el aparato. Esto es debido a que el vapor atrapado en su interior puede generar una acumulación de energía que acabe ionizando el aire circundante, creando un arco eléctrico. Su estructura y composición dan lugar a este curioso fenómeno, uno que no queremos que ocurra en nuestro microondas. Lo mismo ocurre con algunas otras frutas y verduras enteras y con piel.

Ademas de esta lista, también es recomendable leer muy bien las instrucciones e indicaciones de cualquier preparado o envase, ya que nos podrán aclarar si debemos o no introducirlos en el microondas. Además, si tienes dudas a la hora de envasar cualquier alimento, siempre puedes buscar el logotipo del vaso y el tenedor, indicándonos que el envase es seguro para mantener los alimentos en su interior.

Imagen | Naomi Hébert

En Xataka Smart Home | Conservar alimentos en el congelador no siempre es una buena idea: estos son los que conviene y no conviene congelar, según Balay

Comentarios cerrados
Inicio