He cambiado al plan más barato de Netflix con resolución 480p para ahorrar: estas son mis conclusiones

He cambiado al plan más barato de Netflix con resolución 480p para ahorrar: estas son mis conclusiones
Sin comentarios

Tras la subida de precios de Netflix de hace unos meses, y las polémicas decisiones que la compañía está tomando en torno a su servicio, muchos usuarios se están replanteando si seguir en la plataforma o dejar de pagar la suscripción. La llegada de un plan con anuncios, o el cobro adicional del servicio por perfil en casa ajena, entre otras estrategias, es algo que afecta directamente a los bolsillos de los suscriptores.

Con el fin de averiguar si merece la pena el ahorro, hemos configurado Netflix para la reproducción de series y películas a una resolución máxima de 480p, la única resolución disponible para los suscriptores del plan Básico de Netflix. Te enseñamos cómo hacerlo y cuánto acabarías ahorrando si te convence el cambio.

Cambio al plan Básico, con una resolución máxima de 480p

Actualmente, Netflix cuenta con tres planes: Básico, Estándar y Premium. Las diferencias principales entre estos planes se encuentran en el número máximo de dispositivos que reproducen contenido de manera simultánea, el número de dispositivos en los que poder descargar contenido, y la resolución máxima que podemos alcanzar.

Planes
Imagen: Netflix

El plan Básico de Netflix, que es el que hemos estado probando para el artículo, cuenta con una resolución máxima de 480p, y no es posible reproducir contenido de forma simultánea en otros dispositivos. Su precio es de 7,99 euros al mes y supone un ahorro de 4 euros en comparación al plan Estándar y 10 euros para el plan Premium, siendo este último plan el único con soporte de contenido en 4K UHD y HDR con Dolby Vision.

Cómo bajar de calidad en Netflix sin cambiar de plan

Para realizar las pruebas hemos adquirido el plan Básico, pero si quieres hacer la prueba con el plan Premium, también puedes modificar la calidad de vídeo desde los ajustes de la cuenta. Para ello puedes ir a Cuenta > Perfil y control parental > Configuración de reproducción. Sin embargo, si haces esto con un plan Premium de Netflix, la resolución mínima en el televisor será de 720p, así que la única forma de conseguir 480p en Netflix desde la tele es pasar al plan Básico.

Calidad

En los ajustes podemos modificar la calidad en Automático, Bajo, Mediano y Alto, y lo podemos hacer para cada perfil de la cuenta, sin alterar la configuración de otros perfiles. Seleccionando la calidad de 'Bajo', según Netflix, consumiríamos unos 300 MB de datos por hora.

No obstante, nuestras pruebas no se han realizado con el objetivo de ver el consumo de datos, sino para conocer si el bajón en calidad nos merece la pena para ahorrarnos unos euros.

480p se hace notar, pero todo depende de tu equipo y la distancia de visionado

Para las pruebas hemos hecho uso de un monitor para PC de 24 pulgadas con un panel 1080p, en el salón con una Xiaomi TV P1 de 55 pulgadas, que cuenta con un panel 4K, y un OnePlus Nord 2 con pantalla FHD+. Y sí, lógicamente, el bajón en la resolución se nota considerablemente. Sin embargo, todo depende del equipo del que dispongas y la distancia en la que sueles ver el contenido.

Por ejemplo, si no cuentas con una Smart TV de alta resolución y tienes enchufado un reproductor multimedia como un Chromecast o Fire TV con la app de Netflix, puede que sea una buena opción, ya que tu televisor no podrá ir más allá en cuanto a resolución debido a sus limitaciones técnicas.

Otro punto clave es la distancia de visionado. Y es que si sueles reproducir Netflix en un monitor 1080p y te encuentras a no más de 1 metro de distancia, la disminución en calidad se hace notar bastante. En cambio, para un monitor 1080p estándar, si sueles situarte a una distancia de casi dos metros o más, la diferencia es mucho menos perceptible.

Netflix
Netflix en 540p en un televisor 4K de 55 pulgadas

En la tele, el cambio era bastante más radical, ya que al tratarse de un panel de tales dimensiones, tendríamos que alejarnos a unos 3 metros o más para que el cambio no fuese tan grave. En nuestro caso, tenemos el televisor a una distancia de unos 2,30 metros desde el sofá que tenemos enfrente, y bajar a dicha resolución se ha hecho notar.

La diferencia es clara en cuanto al bitrate y al pixelado de la imagen, sobre todo en las escenas donde más acción y movimiento hay. Si a esto le sumas una escena algo más oscura, la calidad se corrompe demasiado, y solamente es salvable dependiendo del tamaño de tu tele y si te encuentras a una distancia alejada del mismo.

Netflix 480p
"El agente invisible" de Netflix a 480p

En el móvil, la diferencia en calidad se ha notado en algunas escenas más que otras, aunque teniendo en cuenta que se trata de una pantalla que solemos tener prácticamente pegada a la cara cuando vemos un vídeo o una película, la experiencia no es muy agradable.

No obstante, y esto es a título personal, podría vivir perfectamente con esta calidad. Y es que no suelo estar tan acostumbrado a la alta resolución ya que la gran mayoría del contenido que veo es en el PC. Por supuesto, estas circunstancias pueden ser distintas a las tuyas.

Me sigo quedando en el 4K, pero no ha sido una experiencia del todo horrible

Como elección personal, no bajaría a 480p a voluntad, aunque ver una película completa a esta resolución no sería algo como para llevarme las manos a la cabeza, ya que suelo estar acostumbrado a ver contenido en Netflix desde el humilde monitor de mi PC y bastante alejado (vaya, una demostración de cómo ver Netflix mal).

En cuanto al ahorro, todo depende de las personas con las que compartas la cuenta. Si no compartes el gasto con otras personas, entonces evidentemente encontramos un ahorro de unos 10 euros respecto al plan Premium. De todas formas, el plan básico solo admite un dispositivo simultáneo, así que compartir gastos en este plan no es muy buena idea.

No compensa cambiar al plan Básico mientras se pueda compartir en el Plan Premium

Una de las ventajas de las plataformas de streaming es el hecho de poder compartir la cuenta con otras personas, siempre y cuando exista un número de dispositivos para reproducir contenido de manera simultánea. De esta manera, la suscripción al plan Premium de Netflix nos puede salir a un precio mínimo de unos 4,50 euros al mes por cabeza si compartes con otras tres personas.

De esta forma, si compartiendo cuenta en el plan Premium te puede salir hasta casi un 50% más barato que el plan Básico sin compartir, ¿para qué bajar a 480p? Bueno, está prácticamente confirmado por la compañía de que habrá cambios en eso de compartir, así que si bien no merece la pena actualmente, puede que en un futuro no acabe siendo tan descabellado.

Tal y como hemos mencionado más arriba, puedes probar a bajar la calidad de Netflix sin tener que cambiar de plan y así decidir por ti mismo si te merece la pena el cambio.

Netflix, el servicio más caro

Netflix es actualmente la plataforma más cara para ver series y películas en streaming, con un coste de 17,99 euros mensuales en su plan Premium. Es por ello que son muchos los que están buscando alternativas a este servicio, aunque si disfrutas en gran medida de este servicio en tu día a día, no dispones de un equipo compatible en HD y quieres ahorrar, puede que cambiar al plan Básico te acabe compensando.

Temas
Inicio
Inicio