Apagar la regleta en la que enchufas tu Smart TV ahorrará energía, pero puede ser perjudicial para la tele

Apagar la regleta en la que enchufas tu Smart TV ahorrará energía, pero puede ser perjudicial para la tele
Sin comentarios

Cada vez tenemos más dispositivos electrónicos instalados en el mueble principal del salón, como un televisor inteligente, uno o varios sistemas de sonido, la consola, el router, PLC, punto de acceso WiFi, reproductor multimedia, decodificador de televisión, altavoces inteligentes, lámparas LED, etc.

Y una forma de ahorrar en el consumo fantasma y tenerlos a todos un poco más controlados es utilizar una regleta como núcleo principal de las conexiones eléctricas. Enchufamos todos los aparatos a una misma regleta con un montón de tomas disponibles y luego por la noche podemos desconectarlos a todos a la vez de la corriente apretando a un interruptor.

Sin embargo, en la práctica hay algunos elementos que no conviene dejar completamente desconectados. Es por ejemplo el caso del router si queremos seguir teniendo acceso a Internet y la red local funcionando. Pero hay todavía un caso más extremo e importante: algunos televisores modernos no podemos desconectarlos de la corriente eléctrica cuando entran en modo de espera tras apagarlos desde el mando.

Las teles OLED, mejor siempre enchufadas

Ya hemos comentado en varias ocasiones que uno de los defectos más importantes de los televisores OLED es que están fabricados con unos compuestos orgánicos que pueden sufrir un cierto deterioro con el uso, algo que en el corto plazo puede causar las conocidas como "retenciones de imagen" y que a la larga puede derivar en los temidos "quemados" si no tenemos cuidado.

tele Retención y quemados de imagen en panel OLED

Afortunadamente los fabricantes conocen muy bien este inconveniente e implementan funciones en sus modelos que trata de evitarlos. Y una de estas funciones es lo que se conoce como "ciclos de compensación", un sistema de control de píxeles que permite alargar la vida útil de los paneles.

La idea es sencilla pero potente. Cada cierto tiempo la tele analiza el estado de los píxeles del panel variando el voltaje de los que sea necesario para mantener la uniformidad en todos los subpíxeles de forma que no apreciemos esas retenciones o quemados.

¿Cada cuanto lo hace? Pues lo habitual es que tras 4 horas de uso de la tele el sistema operativo marca en su lista de tareas pendientes que tiene que hacer un ciclo de compensación rápido, algo que realiza automáticamente cuando pulsamos el botón de apagado en el mando.

regleta

¿Qué sucede si apagamos la tele directamente desde una regleta? Pues que estos ciclos nunca se realizan y con el tiempo se va acumulando la degradación en los píxeles ocasionada por logotipos y textos estáticos, lo que a la larga dará lugar a los famosos quemados que ya no tiene solución.

Es algo que se puede observar con facilidad en muchas tiendas, que tienen decenas de teles conectadas a una misma regleta o diferencial que bajan cuando cierran, acumulando píxeles con estas degradaciones y dando por cierto muy mala imagen a la tecnología OLED.

Es decir, si tenemos un televisor OLED conviene que siempre lo apaguemos desde el mando a distancia y lo dejemos en modo "stand by" enchufado a la corriente, por si le da por hacer estos ciclos o alguno más general que suelen realizar cada 2.000 horas.

Entonces, ¿estaré gastando más electricidad al tener que dejar la regleta encendida con todos los aparatos conectados?. Para estos casos hay modelos de regletas con interruptores individuales para cada enchufe que nos permiten dejar la tele encendida y el resto apagados.

Y si lo que nos preocupa es dejar gastando el LED indicador de la tele todo el día, hay modelos que nos permiten gestionar su funcionamiento desde el menú de configuración, permitiéndonos apagarlo por completo. Además, dejando la tele en modo de espera no perderemos la opción de encenderlas de forma remota por WiFi, con asistentes de voz, enviando contenidos desde un reproductor tipo Chromecast, etc.

Temas
Inicio